Diapositiva 1 - WordPress.com

Diapositiva 1 - WordPress.com

ARCHIVO DIGITAL ARTSTIC OLITERARI O1 proyecto desliz desliz Octubre 2007 La Habana deslizarse proyectodesliz Los autores dedesliz gustamos del disfrutedediferentes manifestaciones artsticas y/o literarias en una misma muestra. Nos placen inclusolas interacciones entrelos distintos gneros y sus tradicionales especializaciones, siemprequeestos comprendan un desliz. Y logren esoquenosesabebien ques ni cmoocurrequesolemos llamar a grossomodola expresin artstica. O literaria. El proyectodesliz tienedos formas demanifestarse, queresultan complementarias: la revista ArchivoDigital Artstico-Literariodesliz defrecuencia semestral-, y el proyectoartsticoy literariodesplazamientos, queconsisteen una muestra itinerantedeautores y propuestas mediantela sucesin devarias presentaciones (curadas por el equipodesliz ), quesellevarn a caboen el periododeseis meses, entrerevista y revista, en tantos lugares pblicos e instituciones culturales comosea posible, dentroy fuera deLa Habana. desliz nobusca la destruccin deningn orden establecido, sinoms bien el vapuleoola sacudida constantedelos costados detodoorden. desliz es dela opinin dequesi realmentese quierela conmocin del sistema, ha deescarbarseen sus simientes y zonas menos visibles, no prestandoexcesiva atencin a fachadas opisos superiores, por ms espectacular queresultela demolicin a mazasolimpiodecualquier edificaci n. Por ltimoqueremos dejar claroantes dela proyeccin -por si algn representantedel establishment sesintiera aludido- queestefilm noguarda relaci n alguna con la vida real. contacto:[email protected] Nuestra pgina web, an en construccin: proyectodesliz.blogspot.com

deslizarse Usted se halla al inicio de la revista Porta da Parte prime ra proyecto desliz desli z Contrapora tada Parte segun da Part e terce ra Un suelto proyecto desliz [ parte 1 ] desli z

deslizarse azarosamente planos-gua / planos-gua deslizarse azarosamente [parte 1] X X X X elige X de los autores sealados con una X X X X X proyecto desliz azarosamente deslizarse planos-gua

[parte 1] Exergo desliz (El sumario que ofrecemos a continuacin es la sugerencia desliz, y por tanto se puede leer seguiendo el movimiento Clemente predeterminado de Padn las 4 poemas diapositivas) Carlos M. Luis Guillerm o Daghero 2 textos inditos Jos Koze r 3 poemas inditos Nail Pieir mnadas y mi Lorenzo o nusdramas 4 poemas i Garca Vega nditos 3 minicuento s inditos Tim Ga ze, 3 poem as as

micos i Mario nditos Cervantes 5 poemas visuales inditos Alejandro Arango M ilin El patio de mi casa o The flesh failures teatro indito proyecto desliz desli z [ parte 1 ] Debemos abandonar nuestro hogar, por as decirlo, porque nuestros hogares con frecuencia son sitios de racismo, sexismo y otras prcticas sociales nocivas. El lugar en el que nos localicemos, atendiendo a nuestras historias y diferencias especficas, debe ser un sitio en el que quepan lo que pueda rescatarse del pasado y lo nuevo que pueda hacerse. [Caren Kaplan, "Desterritorialitions: The Rewiting of Home and Exile in Western Feminist Discourse". Cultural Critique, 6, primavera de 1987.] deslizarse azarosamente planos-gua / Guillermo

Daghero dos textos Guillermo Daghero Crdoba (Arg) 1967, poeta. Colabora en la revista ts ts (BsAs/Arg) y en Intemperie Ediciones (Santiago de Chile). Coordina dos proyectos editoriales, Verbena ediciones, junto a Federico Racca (Cba/Arg), y la Coleccin "Dipositifs" junto a Florent Fajole en la editorial francesa le clou dans le fer (Reims/Paris). inditos erencia la h flor ay fa una ( erencia la h / 2002 indito ) contacto [email protected] mail.com deslizarse desl [parte Guillermo Daghero dos textos inditos las vacas fueron x mucho tiempo blanco i negro

lecheras x dems grandes lindas colas con gordas rizos ondulantes correr l llllllllll llllll saltar all erencia la h to flor ay fa una sobre las plantas deslizarse pis de los pieses ando ver de s olor es

desl [parte Guillermo Daghero dos textos las vacas hicironse los s sonidos delete las vacas ni el cencerro inditos algunos postes de quebracho algunos metros de alambre liso erencia la h flor ay fa una deslizarse au!ssi!! desl [parte Guillermo Daghero la dis dos textos

ancia con el color sonido olor es la vaca inditos el campo son todos los campos las vacas son blancas i negras erencia la h flor ay fa una deslizarse 4 no es + un n par desl [parte Guillermo Daghero dos textos inditos

las ves las ves las ves cortas se subieron __se al camin movan la cola alini acomod van se van se erencia la h mir van se flor ay fa una se van deslizarse vachenement vachenement desl [parte Guillermo Daghero mor dos textos

inditos erencia la h ar delavacatantosaos a lugar campotantosaos silencio al ver las ves cortas flor ay fa una sssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss sobre la balanza ingenuas ellas las ves cortas deslizarse las ves blancas las ves negras desl [parte Guillermo Daghero dos textos fernndez eno mor en el fondo del campo levantando las manos

arriba i abajo arriba i abajo inditos fernndez no erencia la h more hace gimnasia hernndez m ira flor ay fa una deslizarse en lo alto i en lo claro del cielo flamea un dios tiquitito desl [parte Guillermo Daghero dos textos inditos erencia la h

flor ay fa una ( flor ay fa una / 2004 indito) deslizarse desl [parte Guillermo Daghero dos textos herradura de mula herradura de mula suma a quel alm nula herra herra del alma que sud dura dura ah! inditos herradura de mula erencia la h flor ay fa una ierroh

algo ciento herradura de mula accin acto efecto i lamento s herradura de mula quel alm nada a nula nada quel mundo in ocupa un erra da i errah deslizarse suelo cielo h i des consuelo desl [parte Guillermo

Daghero alguien anda por los lmites de la casa la casa es un lugar puede tener un rbol de cualquier casa que pende de las estaciones shhh ssh dos textos sh shh sh sh sh s { la poesa anda la polica } gnero de unos 25 cm orejas ojos pintados manitos de beb negro grisceo blanco tambin el cuerpo del gnero vivo erencia la h { a simple vista visto con alguna distancia desde la altura de la casa puede verse puede leerse puede ser un libro de sal mos donde habla dios tirado en el parque delantero de la casa de cualquier casa

mustela nivalis mustela ibrica donosilla satandera villera basride deslizarse h los perro s mero de an borde s lado s i costados elemento no metlico nmero atmico 8 ozono ozono empieza a ser retorno de una vctima posible inditos flor ay fa una shh manitos de beb { cuitas } mustela frenata chucuru quique anodinas } desl [parte Guillermo Daghero

dos textos inditos ovejas tranquilas pastan por verdes lugares hmedos frtiles verdes claros ovejas dbiles tranquilas nadie es ajeno a ovillo blanco erencia la h cuando flor ay fa una ovejas distante ! lo mismo esto al mismo tiempo todos lejanos al ovillo marrn ovejas se intranquilan de rbol i cae esto verdes pastan oh!

cuando ovillo negro una rama a tierra desprende _ se con ruido sucede [en el pensamiento esto es pensado por ovejas se disipan mente contradas algo ovejas por favor ovejas por el favor dios ! episodio fuyen don como una batalla campal ] equi sticamente _ con la fragilidad del asunto _ ! deslizarse

ovejas sigan dando pulloveres sigan con los pulloveres sigan con los chalecos con las bufandas sacos sacones medias guantes i escarpines desl [parte Guillermo Daghero pjaro pasa volando canta ligero se va se pierde se cae dos textos inditos parece erencia la h flor ay fa una pjaro deslizarse pasa volando canta ligero se va se pierde

se cae perece desl [parte Guillermo Daghero dos textos amarillo amarillo real el pavo el trigo en suspensin el horizonte del llano o linda la oveja el caballo e inmvil no la vaca no sabe con que el avin est triste est con la cabeza baja est descendiendo dificultades inditos erencia la h flor ay fa una la cabra en la montaa v

deslizarse rrastrando eee eeel ro que viene crecido arrrrr tamaos de tutores e desl [parte Jos Kozer E SE N TOPR U A La Habana, 1940. N TACI Vive en USA desde 1960 y lleva diez aos de jubilosa jubilacin. Su ltimo libro espera sea durante muchos aos su penltimo. A DAY AT INNISFREE Esta vez voy a ser Yeats en Innisfree, o mejor, su botero: la prtiga y la atencin concentrada, yo todo oreja, l todo voz, y entre los dos haremos un par de poemas al modo eslabonado japons (pastores recogiendo epazote) (abejas machiegas destilando icor): Virgilio Pound Li Po se inclinan al escucharnos declamar (qu digo, canturrear) poemas al alimn. Y ni uno ms. Innisfree, la liberacin. Ni una palabra ms. Llegan los violinistas (seis) con sus violines de una sola cuerda precedidos por (seis) guitarreros cubanos pulsando sus tres. Caramillos. Siringas. Comento en voz alta que son de pinga los siringueros,

Yeats atacado de risa. Yo, cariacontecido, me dispongo a explicarle el sentido de un sinfn de expresiones habaneras, de por all por los aos cincuenta, Santos Surez. Eh? Todo se lo tengo que dar comido, esta gente no tiene ni Jos Kozer tres poemas [ indito ] a day at innisfree un da feliz tumba deslizarse desl [parte idea de aquello, mira que no saber lo que es ae, ae la chambelona (o si me pides el pescado te lo doy). Y le dieron el Nobel. A m que no me digan que la justicia existe. Lo pongo de vuelta a remar (est viejo) lo ayudo con la prtiga desde la popa, boga, Yeats, boga, remos a los toletes, y a bregar (de pinga el caso: se ve que esta vez me entendi) (si le digo que me jam, le tengo que volver a dar una explicacin). Llegamos. Novias ninfas nos esperan: las regordetas pelirrojas con trenzas a los tobillos para Yeats: las flacungas trigueas de cintura rumbera para un servidor (de Yeats) (no olvidis que yo es l). Y para aumentar el regocijo de ambos bardos aadamos al festn bandoneones

(mate) acordeones (ms mate) un par de largas trompetas tibetanas (namast). Fergus, feliz, en una floresta cohabitada por msicos y poetas (aqu se va a pasar hambre) una mesa, doce sillas, diez comensales. Faltbamos, ya llegamos. Yeats espejismo de yo, a una cabecera. Y yo, impaciente por ser espejismo de su disminuido espesor, me apoltrono (equidistante) a la otra cabecera, apenas a la fantasmagrica sombra de un recuerdo entre acadmicos de alto nivel dictando cursos de la moderna poesa en salones casi deshabitados: huele a tormentilla (ah, es el florero centro de mesa). Al ataque. Platos hondos de ame, cuencos cavernosos de quimbombo (que resbala con la yuca prieta, se lo explico?): vaca frita, chatinos, y una doble racin por desl [parte 1] iz Jos Kozer tres poemas [ indito ] a day at innisfree un da feliz tumba deslizarse cabeza de moros (sin cristianos). Y de beber, vino del pas (lase, agua de coco). Siesta. Larga y tendida. Gran silencio cunde en toda la isla. Poeta bifronte duerme a la pata suelta atiborrado de luz (lo que hace es

un calor que le zumba el mango) el ame y el chatino en el fondo de la pupila: palmada (los violinistas se desvanecen) palmada (se esfuman los guitarreros) no hay mesa, no hay corifeos, Fergus cogi las de Villadiego (si es que estuvo) ni ninfas ni abejas machiegas, no hay recoleccin de la miel pelirroja de los hiperbreos. Yeats, Selected Poems. Me recuesto al filo de la siesta a leer, y nadie pareca. desl [parte 1] iz Jos Kozer tres poemas [ indito ] a day at innisfree un da feliz tumba deslizarse desl [parte 1] iz

Jos Kozer tres poemas [ indito ] a day at innisfree un da feliz tumba deslizarse UN DA FELIZ Los hindes me llenan la cabeza de mitos. Vacas con cincuenta ojos, mujeres de ocho brazos (y hasta diecisis). Y luego ese asunto del cero inconmensurable, la partida de locos que va a la guerra a hacerse picadillo para reaparecer multiplicados por mil y volver a hacerse en otra guerra (csmica) picadillo: ya son mil (por mil) pronto habr mil millones en aquel cacho de tierra llenndome la cabeza de baratijas. No me queda un tomo de pasin, slo me mueve el afn de vivir (bien) un da ms (entindase por bien, la salud corporal). No me mueve mi Dios para quererte sino que haya Dios, cielo, se me acoja en el Paraso con bombos y platillos, eones para charlar con Shakespeare (por ejemplo). Ahora procede explicar que tengo 67 aos muy cumplidos, el tramo se acorta, no es mito decir que va en picada, y no s bien qu hacer entre mares de tinta, letra impresa, capacidad media, una legibilidad intermedia, y la ley imperiosa maldita sea de la Muerte. Vaco la cabeza de hindes, sus serpientes de anillos incontables (me quedo con el maj) las vacas incomestibles de ojos sensuales (tanto repudio a la carne de vaca no mata el hambre

de esa gente) poemas de sepetecientas estrofas (se los empuja su padre). desl [parte 1] iz Jos Kozer tres poemas [ indito ] a day at innisfree un da feliz tumba deslizarse Hoy es lunes. El ao no es votivo. Estoy afeitado (me duch) mis payasadas lingsticas son una arquitectura de redomas y trastes que me niego en redondo (rotundo) a desechar. Soy occidental. De mareas y boludeces, de revoltijos entremezclados, mi diosa es Kama, y aunque apenas hoy por hoy le entregue mi herramienta, sostengo an un remeneo mental que me va ms (mucho ms) que la inmvil condicin de una carne atascada en la postura nica de un dios reumtico. Abundancia, mas slo dos brazos. Barroco, mas slo dos ojos (ni Argos ni Polifemo ni la serpiente donde reverbera la mirada de astros en los gneos ojos). Mi razn de ser, un caimito: un plato hondo de arndanos con fresas, zarzamoras. En la mesa, un ramillete de margaritas (la modestia de la flor forma parte de la abundancia). Completo el

cuadro con Guadalupe que hace su aparicin, ocupa su sitio (enfrente) y le cae (canina) al almuerzo de maana martes, ocho brazos para la carne de vaca, cincuenta ojos para la lenteja (lentejuelas reverberan cuando cambia de piel el ofidio) y luego entrambos charlotear sobre el inconmensurable asunto de Jos Kozer tres poemas [ indito ] a day at innisfree un da feliz tumba desl [parte TUMBA En el espejo ovalado el obituario: en el espejo cuadrado la lpida: en el espejo trizado las briznas, las paralelas abriendo sus filosas cuas (en firme) a lo largo de la piel recin fallecida detrs del estupefacto azogue de los espejismos deslizarse Nail Pieiro Nmade -nace en un lugar de Cuba, en fotgrafa y performer. 1974. Poeta, 4 poemas inditos,

Asumir Agona acto mail.c t n co [email protected] e nail om Tuve una casa Trabajos Foto Elena V. Molina deslizarse desl [parte Nail Pieiro Pieiro Nail Asumir Asumir la soledad uterina. Olvido en el decursar del encuentro las empatas. Lo diluido no te alcanza en la extraeza de la imagen, forma esttica de los vasos tortuosamente incomunicables. Asumir la soledad, volver a tu cuerpo, buscarlo y desconocerlo, discurso pasivo en espera, esquinado, ojo revisor. 4 poemas inditos, Asumir Agona Tuve una casa Trabajos

No existe lo otro sino en m. No existe ella sino en m. No busques hacia ti. deslizarse desl [parte 1] iz Nail Pieiro Pieiro Nail Agona 4 poemas inditos, Agona: Asumir Tres soluciones tpicas: Dormir Mutar Escribir. Agona Tuve una casa Cansancio sin resolucin. Trabajos Su masticar verde gorgreo, elptico y zumbante. deslizarse desl [parte 1] iz Nail Pieiro Pieiro Nail Tuve una casa, una ciudad, una provincia, un pas

ngel Escobar 4 poemas inditos, Pero no habit la casa ni la ciudad ni la provincia ni el pas. Estuve encerrada sin la mencin. Solo eplogos sostenedores de aqu y all existes. Ventanas de palo y balcn. Habit en el librero y en el seudnimo exterior, transit de nombre en nombre, cada lugar un repuesto. La fiebre de mencin sobrecoga cada vez en la carretera una valla: Aqu termina Aqu empieza el mundo recortado, el puzzle de lo humano. Observaba de un lado a otro reconoca la misma hierba y el mismo polvo. desl [parte 1] iz Asumir Agona Tuve una casa... Trabajos deslizarse Trabajos Nail Pieiro Pieiro Nail Trabajo el desuso terminal, costra hirviente del retorno el mapa de costa a costa trabajo sobrevivir, rquiem hacia las manos,

dentro del blanco y negro, aprieto el gris. Gris tarde mortecina Gris tarareo matizado Trabajo el por venir holocausto futurista, 4 poemas inditos, Asumir Agona Tuve una casa Trabajos velocidad en la cornisa a un marco reiteradamente rectangular. Trabajo la noche que llega al da, desl [parte 1] iz deslizarse la angustia feliz. Cuento las costillas de un cuerpo que adiciona vrtebras. Trabajo el sin nombre entre el entusiasmo frentico y la boca batiente, acidulzor continuo. Trabajo el ahora magro, y la espera voluntaria, una vida suicida atiborrada de ticas. Trabajo el rostro plegado, el retorno pausible en relojes cloroformos, digitales, mecnicos, areniscos.

Nail Nail Pieiro Pieiro 4 poemas inditos, Asumir Agona Tuve una casa Trabajo s Muestro la lengua larga, salivosa, y aviento el pecho deslizarse desl [parte 1] iz desl [parte 1] iz lorenzo garca vega Soy , y nac en Jagey Grande (Cuba), el 12 de noviembre de 1926. Me he definido como escritor no-escritor, y ahora, en la Playa Albina, me siento como escritor fantasma. Fui Premio Nacional de Literatura en 1952 (algo de lo cual parece que muchos no quieren enterarse). Pero, sobre todo, soy el octogenario que aspira a ser considerado como el miembro ms N ESE joven del llamado grupo de la Dispora. Y tambin, por supuesto, tengo libros publicados, algunos R P de los cuales (algunos o todos?) confieso que son muy lindos. UTO

A IN T AC sin sentido tres minicuentos inditos lorenzo garca vega la conviccin sobre los fieles difuntos el bautismo de un ocultista deslizarse desl [parte 1] iz tres minicuento s inditos lorenzo garca vega sin sentido la conviccin sobre los fieles difuntos el bautismo de un ocultista deslizarse sin sentido Infierno. No hay duda de que se trata del Infierno. El pjaro enfermo entra en la casa, y se pone, lentamente, muy lentamente, a volar dentro de ella. Arrastra el pjaro una pantalla que est embarrada con los restos de la comida que lo ha enfermado. Se producir la muerte! Se prepara para matarlo la cirujana facista, la cual conducir al pjaro hasta el quirfano tantico.

Pero antes, la cirujana pronuncia un discurso nacionalista, donde repetidamente se cita a Unamuno. Es que el pjaro perteneci a un viejo del Home, a un viejo todo destartalado. Pues el pjaro entr, por una rendija, en el Home. Ttulo de este mini-cuento sin sentido: El pjaro que en un quirfano asesinaron los facistas. La cirujana, ya s se sabe, no es otra que Juana la Loca. O, ms bien, diramos que es Juana la Loca en pelcula, protagonizada por Aurora Batista. Ya que hay dos discursos que los biblifilos del Home interceptan: uno, explcito en su declaracin desgarrada; el otro, como contrario y elptico, pero con sinuosidades que lo acercan al primero. Los dos discursos son gemelos y, sin embargo, despus de pronunciados, tienen que separarse, para as seguir sus rutas distintas. "Sigue, pensador abracadabrante", le dice el espritu al mismsimo Telenuro Rising. desl [parte 1] iz tres minicuento s inditos lorenzo garca vega sin sentido la conviccin sobre los fieles difuntos el bautismo de un ocultista deslizarse la conviccin sobre los fieles difuntos

El personaje secundario logr, despus de haber saltado sobre un pozo, que el fuego ardiera. Y entonces los viejos biblifilos, al sentir en el patio del Home lo ardiente de ese fuego encendido por el personaje secundario, empezaron a ver visiones. Sencillo, muy sencillo: pues se abri el Texto que contiene la historia del doctor Juan Fausto, y se produjo su transformacin. Pues surgi el mismsimo mono grande y viejo que le haba tendido la mano al doctor Juan Fausto, pero ahora tendindole la mano a los biblifilos del Home. As como, tambin, trasladando la gran niebla contenida en la historia de doctor Juan Fausto al patio del Home, al instante ste (o sea, el Home) se transform en el Hospital donde estara la abuela difunta de Telenuro Rising. Pero, veamos las cosas con cuidado, sin precipitacin. Vuelven los muertos? Por qu vuelven los muertos? Pero lo que s se est acercando es la conviccin de que los fieles difuntos pueden ser disparatados. O lo que s se sabe es que hay noche cerrada, es decir, que la noche cerrada se cierne sobre el techo de este mini-cuento. Es noche cerrada, se oye a un alguien, a un alguien que lo vuelve a decir desl [parte 1] iz tres minicuento s inditos lorenzo garca vega sin sentido la conviccin sobre los fieles difuntos el bautismo de un ocultista

deslizarse el bautismo de un ocultista "El hombre, aunque tiene una chispa divina, por estar manchado por el pecado mortal viene a ser como el que se ha cado en un pozo de guarapo, pero de guarapo sin sabor. Pero cmo es el que se ha cado en un pozo de guarapo sin sabor? Nada le puede ser natural. Todo le brinca por los pelos. Est preso en una materia extraa, muy semejante al man tostado, pero fro. Esto, en total estado de embriaguez lo dijo, gritando, el cura borracho, el Padre Rogelio Brgido Cair, mientras, en su orinada parroquia (todas las paredes de su iglesia tenan las huellas de una meada), oficiaba en el bautismo del nio (y ms tarde, al llegar a la adultez, ocultista) Telenuro Rising, celebrado en Calimete, el da 28 de marzo de 1928. Un da, por cierto, el 28 de marzo de 1928, todo gris, tal como si lo cubriera un cielo de la pueta, o lo que es lo mismo, un cielo ignescente, aunque ominoso, y con un fuego como de medio pelo. Pero, las cosas son como son, tal como tambin lo dijo, al mirar fijamente las tetas de Carmita, la madrina del bautismo, el borracho un cura inmutado, sin duda Padre Rogelio Brgido Cair.Y esto, por cierto, fue dicho en el mismo momento en que un mdico visitante del pueblo, el doctor Csar Carb, tambin borracho como una cuba, se metiera dentro de un confesionario, dispuesto a oficiar como sacerdote. desl [parte 1] iz tres minicuento s inditos lorenzo

garca vega sin sentido la conviccin sobre los fieles difuntos el bautismo de un ocultista deslizarse Y, qu ms? Pues ms nada. Ya que, lo que ocurri en aquel bautismo innombrable, qued en el recuerdo de los asistentes como si hubieran pasado una plancha (pero no caliente, sino fra pero, fra?, una plancha fra?, cmo pudo ser eso?) por sus cabezas, por sus frentes, y hasta por sus cuellos. Se quiere cosa ms rara? ("Es inexplicable lo absurda que puede ser la vida", se dijo a s mismo, despus de haber terminado la ltima pgina de su libro "Lincoln y Mart", el historiador Emeterio S. Santovenia). Pues quizs, en esta horrible Playa Albina donde vivo, si ya no est aquella memorable colchoneta tirada en un solar yermo que tan unida a mi vida lleg a estar, s est hoy (junto a la visin del arbolito frente a mi ventana), en el patio de mi casa un montn de tierra con un pjaro muerto en la orilla derecha, por lo que esto, esto slo, ha bastado para que el bautismo de Telenuro Rising, ocurrido, como ya se dijo, en 1928, se levantara de nuevo en un plano que bien pudiera ser considerado como un enloquecido plano Carlos M. Luis LaHabana, Cuba, 6deseptiembrede1932. ViveenNYde1962a1979; enMiam i del 79enadelante. Estuvoenel crculodeam igos deOrgenesyespecialm entedeLezam a. Alrededorde1950 descubredosobras, del

socialism outpicoal socialism ocientfi codeEngelsyel surrealism odeCirici Peciller. PocodespusaccedeaunlibrodecollagesdeMaxErnst. Todoestoconfi rm aquetanto el socialism ocom oel surrealism ohabanestadosiem predentrodel. Afi nesdelos90 descubrelapoesavisual. BrevereseadeMnadas N ESE R P O AUT IN C Acogeunos En el ao2000 publiconcleos (Ediciones Catalejo) queTre Colagge con mscara. Carlos M. Luis Seleccincedidapor suautor de Mnadas yOtros Minusdramas,de recienteaparicinenCordona, Argentina,Editorial Verbena. textos queescrib en Aix-en-Provencebajola influencia deuna seriede msicos, pintores y escritores, entreellos Cage, Webern, Feldman, Tobey, Klee, Wols, Beckett y Perec. Continuandoen esa misma direccin publicoahora mnadas. Deacuerdocon el diccionariodela Real Academia la mnada es Cada unodelos seres indivisibles perodenaturaleza distinta, quecomponen el

universo, segn el sistema deLeibnitz. // Infusoriomicroscpicode organizacin muy sencilla es un conjuntodepequeos textos reunidos en dos partes, etc Para darleun sentidodecontinuidad a stas mnadas oinfusorios, he incluidoalgunos delos ncleos (revisados) aadiendoadems, unos minusdramas queresponden al mismoespritu. MNADAS MINUSDRAMAS deslizarse desl [parte desl [parte 1] iz MNADAS En pared: rasguos Por el suelo: mscaras regadas Hilos cuelgan del techo Carlos M. Luis MNADAS MINUSDRAMAS Mdico llega presuroso buscando enfermo Y solo encuentra en el lecho relieve de cuerpo. Mscaras regresan a sus puestos En pared: rasguos borrados Hilos caen del techo. II Sombra desaparece Fragmentos de espejo por el suelo Loco zafndose de sus amarras deslizarse

Sombra barre fragmentos de espejo. desl [parte 1] iz MNADAS III Cajita. Dentro figuras vestidas de negro Como trasfondo silueta de tren Carlos M. Luis MNADAS MINUSDRAMAS Otro elemento: espejos a ambos lados Artista entierra cajita Aos despus: desentierro. Tren ya no est Figuras en negro cuelgan del techo Espejos reflejan tren que ya no est. Artista exclama: "los sueos terminan en espejos". IV Tocamos puerta y nadie responde. Voz detrs de puerta dice: deslizarse "lo que contina despus del silencio es la caca de los recin nacidos" desl [parte 1] iz MNADAS V

Enfermo y su sombra Rfaga de viento Mscara hace muecas. Carlos M. Luis MNADAS MINUSDRAMAS VI Cementerio de juguetes Beckett aparece Juguetes al unsono "Te estbamos esperando". deslizarse desl [parte 1] iz MINUSDRAMAS (drama para un tren de juguete) De cada lado del escenario salen dos trenes de juguete en sentido opuesto. Carlos M. Luis MNADAS MINUSDRAMAS La cuerda de cada tren tendr distinta duracin. Vuelve a repetirse lo mismo hasta que los dos trenes se detengan. Dos actores salen al escenario y hacen una genuflexin en el mismo sitio donde los trenes se detuvieron. (sin ttulo) Acto primero: Actor contempla pedazo de carne tirado en el suelo.

deslizarse desl [parte 1] iz MINUSDRAMAS Acto segundo: Aparecen personajes disfrazados de fantasma aullando. Carlos M. Luis MNADAS MINUSDRAMAS Acto tercero: Entran en el escenario unos perror. Actor cuarto. Autor detrs del cortinaje le dice al pblico: "en eso consiste la lgica de la obra" Teln. (drama para mil actores (homenaje a Antn Von Webern) deslizarse Mil actores pronuncian al unsono una palabra distinta de cuatro slabas. La obra no puede durar ms de cinco segundos. MINUSDRAMAS desl [parte 1] iz

(sin ttulo) Acto primero: Tres columpios. Tres actores comienzan a mecerse. Primer actor: "la suma de las partes nunca me convencer" Segundo actor: "He perdido mis espejuelos". Tercer actor: "Tengo deseos de orinar". Carlos M. Luis MNADAS MINUSDRAMAS Acto segundo: Columpios mecindose solos. Detrs del teln: Primera voz: "Estoy convencido". Segunda voz: "encontr mis espejuelos" Chorro de orina cayendo. deslizarse desl [parte 1] iz MINUSDRAMAS (sin ttulo) Actor sale al escenario arrastrando un gran mueco de felpa. De espaldas al pblico comienza a despedazarlo. Una vez terminado se vuelve hacia la audiencia y dice "Itte missa est". Carlos M. Luis MNADAS

MINUSDRAMAS (dramatikn: actor vestido elegantemente sentado de espaldas al pblico y frente a un espejo.una vez terminado, actor rompe espejo a pedazos) Ver y no verse Pregunta de lo desconocido Antifaz cubre al curioso Como si mirara el otro lado Mendigos juran Matrix redux deslizarse Orfanato: rpido y fcil Maravilla tierra distante MINUSDRAMAS desl [parte 1] iz Pero cerounos Cuando luz lunar Presenta salvacin Y no abreviaturas. Carlos M. Luis Perdideas: sin duda En animas mundi: respuesta MNADAS MINUSDRAMAS Olvida al otro el otro reflejado. Nadas al vuelo. Acuosas y perdidas

Imgenes ya no quedan. Narciso: todo termin contacto: [email protected] deslizarse Clemente Padn Oriundo de Lascano, Rocha, Uruguay (1939). Poeta experimental, artista y diseador grfico, artecorreista, performer, videista y networker. Licenciado en Letras dirigi la revista Los Huevos del Plata en la dcada de los 60s. Ha expuesto individualmente en Estados Unidos, Italia, Corea, Argentina, Uruguay, Alemania, Espaa, Canad, Brasil, Blgica y Japn. Entre otras distinciones fue invitado personalmente a la XVI Bienal de San Pablo, a las Bienales de La Habana (1984 y 2000) y a la de Cuenca, Ecuador (2002). Becado por la Academia de Artes y Letras de Alemania (1984), ha dictado seminarios sobre poesa experimental en los 4 rincones del mundo. Desde "La Poesa Debe Ser Hecha por Todos", Montevideo, 1970, ha realizado decenas de performances en todo el globo. Es autor de 20 libros y centenares de notas y artculos publicados en diferentes pases. Ha participado en mltiples eventos en Internet desde 1992 y ha editado dos CD Roms con trabajos de Net Art. Ha sido distinguido con el "Premio Pedro Figari" a la trayectoria artstica, Uruguay 2005. Fue invitado a participar en el Coloquium "Konkretismus" sobre los 50 aos de la Poesa Concreta por la Universidad de Stuttgart, Alemania, 2006, y hoy da, Setiembre 2007, est curando Concentrado Performance en Montevideo, Uruguay, con la participacin de 25 performers latinoamericanos. Performance Performance Poema de amor Este verso debe leerse de frente al pblico Este verso debe leerse de espaldas al pblico NOIGRANDES Sr. Lector Este verso debe leerse caminando Este verso debe leerse acostado boca arriba Este verso debe gritarse Clemente Padn Es-te ver-so de-be si-la-bear-se

Este verso debe declamarse Este verso debe repetirse (ad libitum) deslizarse desl [parte Performance Poema de amor NOIGRANDES Sr. Lector Clemente Padn Poema de amor Plenitud, desdichas, alegras, manos tendidas, crepsculos, caricias, ganas de morir, esperanza, mi vida. Palabras, letras, puntos suspensivos... metforas, retrica, versos, comas, enumeraciones, inflexiones verbales, mi vida. deslizarse desl [parte Performance NOIGANDRES Poema de

amor NOIGRANDES Sr. Lector Clemente Padn deslizarse desl [parte Performance Poema de amor Sr. Lector NOIGRANDES Sr. Lector Clemente Padn deslizarse desl [parte deslizarse Imagen del performance Just Do It...! realizado por Clemente Padn en Quebec, Canad, 2007. Clemente Padn C. Correo Central 1211 11000 Montevideo, URUGUAY

[email protected] m.uy Tel. 00 (598 2) 506 0885 Clemente Padn cuatro poemas desl [parte desl [parte 1] iz MARIO CERVANTES (Barranquilla-Colombia, 1971) Ha publicado en TS TS (revista en soporte papel), en la antologa GRANMAVISUAL 2006 y en ZUNAI y en LA CASA DE ASTERIN en la Red. P O E M A S i deslizarse n V cinco d I i S t U

o A s Ir a poema 1 Ir a poema 2 Ir a poema 3 Ir a poema 4 Ir a poema 5 deslizarse Mario Cervantes poema 1 Ir a poema 2 Ir a poema 3 Ir a poema 4 Ir a poema 5 desl [parte 1] iz P O E M A S i n V

cinco d I i S t U o A s L E S deslizarse Mario Cervantes Ir a poema 1 poema 2 Ir a poema 3 Ir a poema 4 Ir a poema 5 desl [parte 1] iz P O E M A S i n

V cinco d I i S t U o A s L E S deslizarse Mario Cervantes Ir a poema 1 Ir a poema 2 poema 3 Ir a poema 4 Ir a poema 5 desl [parte 1] iz P O E M A S i

n V cinco d I i S t U o A s L E S deslizarse Mario Cervantes Ir a poema 1 Ir a poema 2 Ir a poema 3 poema 4 Ir a poema 5 desl [parte 1] iz P O E M A S

i n V cinco d I i S t U o A s L E S Ir a poema 1 P O E M A S i Mario Cervantes n V cinco d I i S t U o

A s L E S deslizarse acto [email protected] t n co mari cerv .com l m ai Ir a poema 2 Ir a poema 3 Ir a poema 4 poema 5 desl [parte 1] iz desl [parte 1] iz Tim Gaze es escritor y poeta. Toma el arte de escribir en el reino de lo ilegible. Si pasamos ms all de palabras legibles, podemos acercarnos a un rea universal, humana, que trasciende la lengua. N ESE OPR T U

A IN TA C Tim Gaze Tim Gaze direccin electrnica: [email protected] direcciones web: www.asemic.net www.avance.stunink.com direccin postal: P O Box 1011, Kent Town, SA 5071, Australia Foto de mano. Tim Gaze. deslizarse desl [parte 1] iz Tim Gaze p o e m a s tres a s m i c o s

deslizarse desl [parte 1] iz Tim Gaze p o e m a s tres a s m i c o s deslizarse desl [parte 1] iz Tim Gaze p o e m a s

tres a s m i c o s deslizarse Alejandro Arango Milin, 1983, La Habana. Licenciado en Dramaturgia. Aficiones: cine, teatro, narrativa, con msica de fondo. teatroindito SEN PRE O T AU IN TAC El patio de mi casa o The flesh failures (en tres actos y dos intermedios) desliz publicar esta obra en tres partes durante los [ contacto tres primeros nmeros de la revista. En este nmero [email protected]

[email protected] presentamos el Primer Acto y Primer Intermedio] Telf. (053)7656165 deslizarse desl [parte 1] iz desl [parte 1] iz teatroindito Alejandro Arango Milin El patio de mi casa o The flesh failures Primer Acto y Primer Intermedio deslizarse personajes Moribundo 1 Moribundo 2 Moribundo 3 Moribundo 4 Margarita Ayudante Maestro de ceremonia y artistas del

circo desl [parte 1] iz teatroindito Alejandro Arango Milin El patio de mi casa o The flesh failures Primer Acto y Primer Intermedio deslizarse Primer acto El amanecer Del Moribundo 1 solo vemos la cabeza y los brazos, que sobresalen de la tierra. El resto del cuerpo est atrapado verticalmente en un pozo de cemento blando que, mientras se solidifique, le partir los huesos, le quemar la piel y le impedir respirar. Los brazos abiertos, estirados sobre la tierra, estn atados a unas estacas firmes. El Moribundo 2 tuvo la boca y el ano cocidos, desde que, el da anterior, por el segundo agujero le fuera introducida una rata que se abre camino a travs de la carne de su cuerpo, poco a poco, con sus pequeos dientes. Ahora vemos que, a fuerza de romperse los labios, el Moribundo 2 ha liberado su boca de las costuras. El Moribundo 3 tiene los ojos vendados y cuelga de una soga corta, atada por una punta a una mata de mangos y por la otra a sus muecas. De los pies, que no llegan a la tierra, est amarrada una pesada bolsa de concreto duro, que oscila en el aire como un pndulo. Dos altavoces, en extremos opuestos, reproducen una grabacin similar a Radio Reloj (o sea, la voz de un locutor sobre los golpes constantes que marcan cada segundo), pero en este caso, al concluir el minuto que est siendo contado, comienza el mismo minuto con la misma narracin. (El tiempo puede estar detenido en cualquier punto. El locutor habla sobre un asunto cotidiano, que es apenas noticia.) Faltan unos minutos para que comience a amanecer.

Los Moribundos estn desnudos. Hablan con gran dificultad. El Moribundo 2 resulta casi ininteligible (las palabras que lleven p, b, m, etc., saldrn de sus labios como balbuceos totalmente incomprensibles). Moribundo 3. Ese fue otro mango, no? Caen como si fueran piedras. La verdad es que son peores. Por lo menos las piedras no se comen. Y recuerdo que los mangos tenan buen sabor. Ahora mismo me cuesta trabajo recordar. Es difcil. Despus de masticar tantas cscaras y nada ms, nada ms en toda la semana, es difcil. Ya ni siquiera tengo que esforzarme por vomitarlas. El sabor Moribundo 2. Cllate. Moribundo 3. Cmo? Moribundo 2. Shhh. Moribundo 1. Que te calles! Moribundo 3. Qu le pasa? Moribundo 1. No sigas hablando. Moribundo 3. Deberan agradecrmelo. No es fcil hablar. En esta posicin no es fcil hablar, y cualquier sonido es preferible a ese del desl [parte 1] iz teatroindito Alejandro Arango Milin El patio de mi casa o The flesh failures Primer Acto y Primer Intermedio deslizarse por el cuello y por los muslos, y todava puedo hablar. Y puedo pensar. Fjense que no hablo de los dolores ni de la fiebre. Cuando pasen unas horas, y se me partan las cuerdas vocales como las de una guitarra, van a ver qu es peor. Moribundo 1. T lo viste? Moribundo 2. No s. Moribundo 1. Pero algo pas por ah, verdad? Moribundo 2. S.

Moribundo 1. Alcanc a distinguir una sombra. Estoy seguro. Moribundo 3. Una sombra de qu? Moribundo 1. Alguien acaba de pasarnos por detrs. Moribundo 2. Por detrs. Moribundo 3. Est ah? Por qu no lo llamaron? Moribundo 1. T lo viste. No fue una ilusin ma. Moribundo 2. Creo, lo vi. Moribundo 3. Por qu no lo llamaron? Moribundo 2. Iba rpido. Moribundo 1. Solo pude mirarlo al final. Pas corriendo. Volando. Cay desde el muro y se lo trag la oscuridad. Los pies nunca sonaron en la yerba seca. Pero la sombra era la de una persona. Moribundo 3. Cmo fue que no nos vio? Por qu no me avisaron? Todava puedo gritar. Moribundo 1. No tuvo tiempo. Moribundo 2. Se fue. Moribundo 1. Ya es intil. Moribundo 3. All afuera el patio se ve tan negro como aqu? Por qu no nos vio? No estarn delirando otra vez? Moribundo 2. (Al Moribundo 3.) Grita! Moribundo 1. Ya es intil. Moribundo 3. Grito? Moribundo 1. Pareca que estaba huyendo. Seguro que no nos vio por la velocidad, porque estaba huyendo. Moribundo 3. Yo no escucho a ningn perseguidor. No hay sirenas, ni voces, ni ladridos al otro lado del muro. Huyendo de quin. Moribundo 2. (Al Moribundo 3.) Grita! El Moribundo 3 comienza a aspirar el aire de un grito. Moribundo 1. Solo vamos a escucharlo nosotros. Y el Dueo. Moribundo 2. No importa. Moribundo 1. S. (Al Moribundo 3.) No lo hagas. No quiero empezar tan temprano. Tenemos que aprovechar estos minutos que nos quedan de descanso. Moribundo 3. Descanso. Estamos descansando? Bueno: yo quiero cansarme. Dime todo lo que desl [parte 1] iz teatroindito Alejandro Arango

Milin El patio de mi casa o The flesh failures Primer Acto y Primer Intermedio deslizarse se te ocurra que yo pueda hacer en esta posicin para que se me acaben las energas cuanto antes. Dime. Deja ese optimismo ridculo y dime: por qu las voy a guardar? Y para qu? Pausa. Moribundo 3. Me cuesta trabajo respirar. No puedo tragar tanto aire. No puedo gritar. Moribundo 2. Mira. Moribundo 1. Adnde? Moribundo 2. All, detrs de la estaca, hay algo. El Moribundo 1 apenas puede girar el cuello. Moribundo 2. Algo blanco. Plido. Claro. Moribundo 1. No hables demasiado. Moribundo 2. Y redondo. Moribundo 1. Espera. Moribundo 3. Qu hay? Moribundo 1. (Al Moribundo 3.) Algo en la tierra. Pero el cemento se ha puesto duro. (Desiste un momento. A s mismo.) Demasiado duro. En menos de una hora (A los otros.) Es verdad que el cepo era mejor que este pozo. Quin lo iba a imaginar, no? Cuando estaba en aquel saco, en el callejn, quin lo iba a imaginar. Y el cepo pareca una tortura de verdad. Moribundo 3. (Al Moribundo 2.) l est sonriendo? Moribundo 1. (Al Moribundo 2.) No puedo ver mucho ms que t. Algo blanco y redondo. Moribundo 2. Se le habr cado Moribundo 1. La sombra. Seguro era algo importante que el hombre llevaba encima, y necesite regresar para recogerlo. (Al Moribundo 2.) Mejor no sigas hablando. Moribundo 3. (Al Moribundo 1.) Cmo pudiste sonrer? Pausa. Moribundo 3. Llevo toda la noche haciendo lo imposible por recordar algo que me provoque un poco de gracia. Por lo menos una sonrisa que se me quede aqu, dentro

de la capucha. Pero es mejor hablar y no pensar. Hablar. O escuchar, aunque sea la mierda de grabacin que nos han puesto, que ni siquiera tiene interferencias. (Respira, sofocado.) T, explcame por qu es mejor pensar y no hablar. O descrbeme con lujo de detalles todo lo que ests sintiendo ahora, en esa trampa de cemento. Desde las moscas en la cara, hasta la impotencia: todo. Moribundo 1. Parece una especie de mscara. Una mscara blanca. El Moribundo 2 ha sentido a la rata moverse en sus entraas. Moribundo 2. Se est moviendo. Moribundo 1. La rata? Moribundo 2. Se est moviendo. Moribundo 1. No grites. Relaja el abdomen. desl [parte 1] iz teatroindito Alejandro Arango Milin El patio de mi casa o The flesh failures Primer Acto y Primer Intermedio deslizarse Moribundo 3. Para qu se hizo jirones la carne de los labios, si no va a gritar? Moribundo 1. (Al Moribundo 2.) No, deja los ojos abiertos. Escucha la grabacin todo el tiempo que puedas. No pienses en la rata. No grites. Mantn la boca bien cerrada. (Al Moribundo 3.) T, abre la tuya. Aprovecha ahora, y di lo primero que se te ocurra, para que a este el grito se le atore en la garganta. El Moribundo 2 siente un dolor profundo y prolongado, cada vez ms intenso. Se contrae, se encoje, sin resultados. Moribundo 1. El ltimo programa que vi en la televisin fue el parte del tiempo de por la madrugada. Un da antes de mi captura. Todo era distinto, y no imaginaba lo peligroso que era aquel callejn. Casi no recuerdo. Entonces la mujer rubia del tiempo me dijo que iba a ser una noche fresca, y que haba luna llena y algunas nubes. Y en eso, mientras hablaba, se le resbal de la mano el puntero, y se le

pusieron los cachetes colorados, y yo pens: ella tambin est despierta ahora? Moribundo 3. Est mejor? Est vivo? Moribundo 1. Resulta que ese parte no era una grabacin; o que alguien quera hacerle perder el trabajo a la rubia, porque transmitieron segundo a segundo, sin ningn corte, la vergenza de aquella mujer mientras buscaba otro puntero largo y afilado para sealar al mapa. El dolor ha alcanzado un punto climtico. Moribundo 3. Yo digo que grite. Que se saque de adentro a la rata con un buen aullido. Moribundo 2. Ya. Ya estoy mejor. Mejor. No puedo ms. Moribundo 3. Falta poco para que amanezca. Una noche menos. Moribundo 1. Lo que est all es una mscara. Pausa. Moribundo 1. Es una mscara. Moribundo 3. (Al Moribundo 1.) Ests seguro? Moribundo 1. Es la mscara blanca. Moribundo 2. No puede ser. Moribundo 3. Eso no cambia nada. No, no ha cambiado nada. Todo sigue igual. No puede ser. Moribundo 1. Solo conozco a una persona que lleva mscara. Moribundo 2. El Sonmbulo. Moribundo 1. El Sonmbulo. Moribundo 3. Detrs del disfraz puede estar cualquiera. Nadie lo ha visto, nadie lo sabe identificar. El disfraz es un perfecto comodn. Moribundo 1. Todos lo han visto. En algn lugar, todos lo han visto. Y no importa quin sea realmente. Ah est la mscara. La nica mscara que todos conocemos. Moribundo 2. Tendr que regresar. Moribundo 1. Y tendr que regresar a buscarla. Y cuando venga Moribundo 3. No digas eso. Es ms probable que esta soga se rompa, hilo a hilo, antes del amanecer. O que la rata de su vientre muera, atorada con algn pedazo de desl [parte 1] iz teatroindito Alejandro Arango Milin El patio de mi casa o

The flesh failures Primer Acto y Primer Intermedio deslizarse Pausa. Moribundo 3. Dentro de cinco minutos va a comenzar la salida del sol. Los gusanos no soportan la luz del sol en los ojos. Y durante casi toda la maana me dejan tranquilo. Hasta que tengan sombra, y regresen al trabajo. Eso es lo nico que espero. Que amanezca. Moribundo 2. Ellos van a cogerla. La mscara. Van a cogerla. Moribundo 1. No. Mira: algo s cambi. La soga de mi mueca derecha est cediendo. (Refirindose al Moribundo 3.) l no puede ver. Est blanda. Si lo intento un poco ms, voy a poder liberar el brazo. La mano saldr de las ataduras con los huesos y la carne intactos. Algo ampollada, no importa. Esperen. Moribundo 2. Rpido. Moribundo 3. Con esa mano puede alcanzar la mscara? Moribundo 2. Antes que ellos, no s. Moribundo 1. No es fcil. Estuve toda la madrugada tratando de zafar la mano, y, no s cmo, hace un rato sent que la cuerda estaba floja en la estaca. Moribundo 2. Aprate. Moribundo 1. Estos minutos han sido los mejores que he pasado en los ltimos das. La verdad es que no s si pueda alcanzar la mscara. Y esa incertidumbre me gusta. Moribundo 2. Ya est. Moribundo 1. Espera. Moribundo 3. Rpido. Esa mujer est al llegar. Moribundo 1. Falta poco. Moribundo 3. Con la mscara en un arbusto, soy capaz de soportar otro da. Moribundo 1. Unos minutos deliciosos, y estn por acabar. Moribundo 3. No juegues. Termina lo que vayas a hacer. Moribundo 1. Ya. La mano est libre. Pero no la siento. Hay que dejarla respirar, y que se despierte. Moribundo 2. Alcanzas. Moribundo 3. Un verdadero ciego, sin gafas ni bastn, podra describir todo lo que l est haciendo. Hace tiempo conoc a uno que me celebr el peinado, y la ropa, y hasta me recomend un atajo para llegar al trabajo. Ahora no me acostumbro. Pero vamos a ver, vamos a ver: la mscara est a medio metro, y la vas a tocar con la yema de los dedos. No? No, la alejaste un par de centmetros. Shhh. Silencio. Esas son las uas araando la superficie. El agujero de un ojo? Por ah, no la sueltes.

Despacio. Ya la tienes. No? Moribundo 2. Qu vas a hacer? Moribundo 1. Me parece bien aquel arbusto. Moribundo 3. Trala. As. Ahora libera el otro brazo, y sal de ah. Concntrate. No puede ser difcil. Todo lo que sabes del circo debe ser til. Con una estaca puedes romper el cemento. No? Moribundo 1. En el fondo, tengo los pies trabados en una viga. Las dos manos libres no son suficientes. desl [parte 1] iz teatroindito Alejandro Arango Milin Pausa. Moribundo 1. Pero estoy haciendo un esfuerzo. Miren. Y creo que la soga de abajo tambin se est aflojando. Pausa. Moribundo 3. Nada cambi, no? Pausa. Moribundo 1. Ya no recuerdo lo que se senta el cuerpo aqu adentro. No puedo describrtelo. Creo que si alguien me quita de repente todo este peso de arriba, voy a salir volando. (Pausa.) La soga est bailando en mis tobillos. As. Miren. Logr desenterrar una estaca. Ahora puedo cavar discretamente hasta el fondo del cemento, y escapar. S que puedo. Lo hice un milln de veces, el mismo espectculo. S que puedo repetirlo. Silencio hasta el final de la escena. Primer intermedio En el circo El patio de mi casa o The flesh failures Primer Acto y Primer

Intermedio deslizarse Maestro de ceremonia. Y ahora, estimado pblico, con enorme pesar debo hacer un anuncio: la programacin de este da se ver afectada brevemente por un triste suceso que aconteci hace pocas horas. Por las expresiones que veo en los rostros, creo que ya han podido adivinar de qu se trata. Es una costumbre que en este punto del espectculo ocurra el suceso ms esperado de la noche. El plato fuerte que protagoniza la estrella ms resplandeciente bajo esta carpa; el autor no: el catalizador de tantas sorpresas, tantas lgrimas, tanta tensin, y alegras en ustedes. Todos saben de quien hablo. l es el hombre que desafa las barreras, que destroza candados y cadenas con sus msculos, que soporta la asfixia (Pausa.) Ya no. Ya no es. (Pausa.) Hoy, precisamente hoy, nuestro genial escapista tena el propsito de deleitarnos con su ms reciente estreno. Uno que ensay durante meses con el colectivo de este circo para la ocasin, para despedirse de ustedes, de su pueblo, y provocarles la sensacin de un recuerdo impresionante. Pero hoy, precisamente hoy, cuando pareca que sus habilidades eran capaces de enfrentar el peligroso reto, un accidente, desgraciado como todos, puso fin al propsito y a nuestro hroe. (Pausa.) Lamentamos su prdida como la del familiar ms querido. (Pausa larga.) No, no. A l no le hubiera gustado que su pblico lo despidiera de esa forma. (Pausa larga.) Nosotros hemos tenido una idea para compensar su sacrificio. Una idea afortunada, salida de tan estril situacin: un merecido homenaje. Su vida, su trabajo, el resplandor de su estrella sern despedidos ahora, bajo esta carpa. Y todo est preparado para el brevsimo entierro. (Pausa.) Ah, ven?, ellos recitan las ltimas palabras al cuerpo de nuestro mejor escapista. En el centro del crculo pueden observarlo: hemos cavado con nuestras manos un enorme agujero, de tres desl [parte 1] iz teatroindito Alejandro Arango Milin El patio de mi casa o The flesh failures Primer Acto y Primer

Intermedio deslizarse una caja metlica, plida y gruesa, clausurada hermticamente por cerraduras de combinaciones infinitas, como una caja fuerte.) (Pausa.) Vean, ya depositan una flor sobre el atad. Un ltimo smbolo. Y es hora de nuestras palabras: ahora descienden el fretro hasta lo ms profundo del agujero. Es la ceremonia con la que todos los artistas del circo soamos. Solemnidad, frialdad y emocin compartidas, pblico, narracin. Un espectculo, estimados amigos, sencillo, atractivo y ritual. Ya el cofre est en el fondo. Aquellos, los colegas de las palas, regresarn la tierra a su lugar. Veinte metros cbicos de tierra. Una carga pesada sobre el tesoro, para que est mejor protegido. (Pausa.) Maana en la tarde, todo este escenario se habr esfumado: las gradas, los biombos, las candilejas, los mstiles, la carpa. El parque volver a ser un lugar tranquilo y extenso. Y sobre el espacio que ellos (los colegas) casi han terminado de rellenar, jugarn nios, montados en sus bicicletas, o gateando, por curiosos que son, y caminarn hombres con esas mascotas que siempre buscan escondite para los excrementos, y llover, o nevar. La profundidad es solo una precaucin. Y vean: tambin es necesario apisonarla. No olviden nunca que all descansan los restos de un ser humano muy especial. (Pausa.) Es suficiente. El atad est enterrado, y la ceremonia debe concluir. No creen? Todos podemos expirar un ltimo suspiro; el aire que hemos contenido por minutos. La solemnidad, amables espectadores, ha terminado. Ya lo dije: esto es un circo, y ustedes vinieron por diversin y sorpresas. (Pausa.) Escuchan la cancin? Qu significa esa cancin? Risas. Podemos bailarla, no? (Pausa larga.) El nmero ms ridculo. (Pausa.) No, yo solo estoy bailando, esperando a que entren. (Pausa larga.) Por qu no llegan? (Gritando al fondo.) Otro accidente? No. Es que no encuentran las narices. (Pausa larga.) Al fin. Son ellos. Ellos son los payasos. El nmero ms ridculo de la noche. (Pausa muy larga.) Por qu pararon la cancin? (Susurrando al fondo.) No se escucha la msica. (Pausa.) Qu es aquello? Algo se mueve por ah. Lo ven? La tierra est como burbujeando donde ellos cavaron. Pueden creerlo? Miren, es como si golpearan desde abajo. No, no es posible. Un fantasma, un espritu. Quiere salir. Media tonelada de tierra no lo detiene. Vayan, vyanse todos de aqu. Es peligroso. Parece que va a estallar. Saquen a los nios de las gradas. No es posible. Pausa larga. Maestro de ceremonia. Qu es eso? Unos dedos estirados y rgidos (los del Moribundo 1) rompen la superficie de la tierra. Maestro de ceremonia. Es l, adorado pblico! Escap de la muerte, frente a nuestros ojos. Vanlo! Al nico, al maestro. No existen barreras que puedan detenerlo. Ya lo han visto. Nuestras lgrimas se cristalizan y desaparecen, se convierten en risas

y alegra. Aplausos. una merecida ovacin para [esta obra, que se publicar enPor tresfavor, partes, nuestro hroe continuar en el prximo desliz] proyecto desliz [ parte 2 ] desli z deslizarse azarosamente planos-gua / planos-gua deslizarse azarosamente [parte 2] X X X X

elige X X X de los autores sealados con una X proyecto desliz azarosamente deslizarse planos-gua Rafael Villar es Orellana 5 fotos [parte 2] Exergo desliz (El sumario que ofrecemos a continuacin es la sugerencia desliz, y por tanto se puede leer seguiendo el movimiento predeterminado de las diapositivas) Andrs Ajens

entre vistas: La poesa ch ilena no existe, y por dems no es buena , por ernesto gonzlez bar nert y entre vistas a ajens, po Lpez Oliva Manuel r Escrito sobre la piel desliz Fundamentacin del perform ances por Nelda Castillo Obras plsticas a partir de Escrito sobre la piel Javier Moya H ernndez, proyecto arqui tectnico Kmilo Vald s Fortes 4 obras pl sticas Juan Carlos Flores muestra del proyecto Vegas 4 poemas en versin sonora del dis co Vegas Town y la versin texto corre spondiente al libro indito del mismo nombre,. Fotos tomadas durantes la estancia del poeta en Vegas Liz Silabe o tctil, 5 poemas, i ndito

proyecto desliz desli z [ parte 2 ] el chul de paso pozooso, el chul, de paso pesa, ponle la guita, pon sooso y aade claros anos, claros fierros, ponle la guita, el repertorio de hades, su ligereza y cantar de tortas rechinando los dientes; cortando muecas y trozos de tela viviente de encima de mis hombros, meique con meique, rostro con rostro, costado a costado a sumergirse todo en la pileta del esfuerzo; parco Lezama, y nos fremos todos. al Perlongher. Lizabel Mnica deslizarse azarosamente planos-gua / desl [parte 2] iz entre vistas Andrs Ajens: La poesa chilena no existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) entre vistas a ajens (desliz) Andrs Ajens (Concepcin, Chile, 1961); zentre otros libros: El entrevero (en prensa), No insista, carajo (2004), Ms ntimas mistura (1998) y La ltima

carta de Rimbaud (1995); en traslape del portugus: Poemas inconjuntos y otros poemas, de Alberto Caeiro Fernando Pessoa (1996). co-dirige www.lenguandina.org, con el lingista y escritor boliviano Zacaras Alavi Mamani deslizarse desl [parte 2] iz La poesa chilena no existe, y por dems no es buena entrevista de cernesto gonzlez barnert a andrs ajens entre vistas Andrs Ajens: La poesa chilena no existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) entre vistas a ajens (desliz) 15 de julio Me gustara que a ti mismo te hicieses una pregunta que nadie ms te ha hecho y te la respondieras. Una que nadie ha tenido la gentileza de hacerla? Extraa, singular pregunta: no slo su eventual respuesta fuera otra pregunta sino, asimismo, es como si fuera una pregunta a s, a s mismo, mismo de quien la plantea, as: Me gustara que...?, subentendido: realmente me gustara que...? Un s mismo ensimismado tal vez, tal vez especular, acaso sin proponrselo (pero quin dijo que un s mismo escritor se confunde con la consciencia?), se pregunta por su deseo, deseo que otro (se) d una pregunta indita y, cmo no, de paso, que (se) le responda. Me gustara (realmente) eso?, se pregunta otro s mismo, para el caso: t. Cmo saber?, cmo saber de tu deseo escritor? Y sobre todo: cmo no responder por ti, cmo no suplantarte o representarte en la responsabilidad de tu deseo y, sin embargo, de algn modo, franco, responder tambin, esto es, preguntar? Esa pudiera ser la pregunta que (te/me) pides, Ernesto, preguntndote si realmente te gustara que yo me hiciera una pregunta, una pregunta inslita, jams hecha, una que nadie hasta ahora haya tenido la gentileza de hacer, ni a m ni a ti ni a

nadie? Esta pregunta no la pudiera, no la debiera responder, es claro, sino t, o alter, so pena de birlarte el deseo, el deseo de responder, esto es, so pena de responder a lo que no me corresponde responder, y, a la vez, a estas alturas es que alguien an sigue leyendo esta frase? , cmo no responder? A esta pregunta, a esta nfima pregunta-respuesta o respuestapregunta, habr ya comenzado a responder en otro lugar, aqu mismo. En una palabra, acaso una frase, para decirlo ya en buen romance migrante, en aymara: jikisinkamaya. deslizarse desl [parte 2] iz (Un acorde, cmo no, de inmemorial actualidad: guaCa renga entre vistas Andrs Ajens: La poesa chilena no existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) entre vistas a ajens (desliz) deslizarse la vida puede ser vvida, revvida la muerte puede ser mortal? me reitera su waka uta de gracia? *

*** jakaanx wakisikispaw chamamp chamachtasis jakaa Jiwaasti jiwayakispati ajayump janchimpi wakutapax mayamp mayampi, jallalla situti Waka uta? Cmo no traducir. Si la duccin que conlleva tal operacin, cuyo trans allende y aquende y al travs no desactiva del todo su compulsin de luz, de transparencia incorprea o (muerte) ideal, eso llama tanto a una abierta reserva como a pasajes por parajes menos luciferinos y/o divinos (raz ind.-europ., brillar, iluminar), a intervinientes trans-sombras y aun a interasombros tal vez: desde ya en aymara, lengua de los meridionales Andes (y no pues en japons, donde la expresin sera una redundancia impronunciable, entre poema o canto [uta] y poema japons nativo en japons [waka, en contraposicin al kanshi, poesa china trasplantada al Japn], segn me anoticia el vecino Mamoru Fujita en un caf de La Paz, Bolivia): uta, casa, morada, y waka [waka o guaca], habitualmente traducido como divinidad local o lugar o restos de lo sagrado, pero cuyo timo reenva desde ya a lo en s mismo partido o repartido, como el ayllu o comunidad dual andina, a lo diferido en su identificacin y mismidad; morada de por s diversa, waka uta, estancia en correspondencia. Cmo entonces (traduciendo) no traducir? Incalculable churata aymara de Zacaras Alavi Mamani al paso, en Chuqiyapu marka, La Paz). desl [parte 2] iz Cmo llegaste a la Poesa? La Poesa, eso no hay, no puede haberlo, francamente no ocurre, oiga traslapo otra vez, al paso, El Meridiano de Paul Celan. O, como ms o menos parafrasea o traduce un vecino de Via: Poesa hay slo en cuanto no la hay. Slo aado: esta falta, esta falta de la Poesa (idea o ideal regulador), abre campo a cada poema, a cada escritura a la intemperie, aun la ms rasca o picante lo que no es lo mismo , cada vez. Llegar a la Poesa? Janiwa! Traduciendo (el aymara): pas de Posie! (Otro: A (UMA) PORTUGUESA E quis dar uma vez em uma s frase a impresso pouco importa se vera ou falsa de que deus, o autor e a fala que fala so simultaneamente a escrita e o escritor, trova e catadura do mundo. no achei melhor maneira de o fazer do que tornando transitivo o verbo ser e assim dei voz a frase diverso, sou-te em que o transitivo da cata se corresponde com o intransitivo do encontro. outra vez, prem em conversa, querendo dar incisiva e portanto concentradamente a

noo de que certa moa tinha um tipo rapaz, enxertei a frase aquela rapaz, violando deliberadamente e justissimamente a lei fundamental da concordncia.* Cf. Propiedade da Linguagem, F. Pessoa, in a LINGUA PORTUGUESA, org. de Lusa Madeiros, Companhia das Letras, S. P., 1997; la transcripcin de este pasaje viola, de cierto, abierta y a la vez, apuesta, justsimamente la ley, la escrita transcrita.). deslizarse entre vistas Andrs Ajens La poesa chilena no existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) entre vistas a ajens (desliz) desl [parte 2] iz entre vistas Andrs Ajens: La poesa chilena no existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) entre vistas a ajens (desliz) deslizarse 18 de julio

Cmo ves la poesa actual chilena? Y dentro de ella a tu promocin y a la ms jven? Otra vez: La poesa chilena no existe (no se da), y por lo dems no es buena. Esta frase, esta tesis o este verso (pues pertenece a Cuatro tesis indivisas sobre la poesa chilena y unabajo (hiptesis), de Mas ntimas mistura), que a una primera oreja pudiera considerarse un disparate o una simple pachotada, acaso se entendiera mejor con la (no) respuesta a la pregunta precedente. En cualquier caso, cmo no aprovechar este paso (esto es, en tanto lectoescritor relativamente inconsciente y, que, por tanto, aunque me lo propusiera no lograra dominar enteramente lo que mi firma firma) para leerla otra vez? De entrada la frase no se sostendra en su inestabilidad umbilical si no se calara la diferencia marcada entre lo que existe (antes y/o despus de lo que, por as decirlo, es) y lo que es, esto es, entre acontecimiento o lo que toca y ser (tal metafsico envin), etc. Si se acepta esa diferencia (pero cmo no aceptarla si ya venimos en ella antes de pretender o no aceptarla?; no lo dice as Patricio Marchant en Sobre rboles y madres, pero muy bien pudiera haberlo dicho), la frase se vuelve ms, no digo enteramente, legible? Y el resto del poema, ms picante? Puro chile? Ulupica? (Claro que el verso que sigue, dice: La poesa chilena es buena (levanta esta piedra) ms a perdido norte [sic]) Tal vez. Otra lectura, en conjuncin: la poesa chilena, tal identificacin nacional en poesa, subordina un conjunto variable de textos (el canon que le llaman, an el ms generoso, de la supuesta poesa chilena) a una institucin estadonacional y, de paso, a la historia. As, a ratos hay gente que se pone a hablar en nombre de la poesa chilena, como sus portavoces o sus representantes: simples operadores polticos que nadie los eligi democrtica o ciudadanamente para operacin tal. Con lo cual: el autoritarismo sigue operando a travs de quienes acaso menos se espera. Aunque esto viene de antes, de mucho antes: desde que la representacin campeara en el discurso del arte. O sea, casi desde que el arte es arte (moderno) no potica escritura, menos aguayo, churata o waka. La poesa chilena: artefacto para el turismo cultural tal vez, tal vez para antologas de autocelebracin estado-nacional bicentenar, o, quin sabe, para movimientos ciudadanos ms interesantes, porque tal vez ms histricamente generosos. O para la sociologa literaria. Mucho ms decisivo o decidiente a la hora de escribir (esto es, de leer, de leer abierto a los acontecimientos, a lo que toca) fuera la lengua, la lengua como institucin (sea lo que llamamos lengua natural castellano, aymara, ingls, por caso , sea la tradicin potica como lengua), con que hemos de habrnosla, saludndola y a la vez des(em)plazndola, licuificndola cada vez. En Trilce Vallejo lo dice tal cual: Este cristal aguarda ser sorbido / en bruto por boca venidera / sin dientes. Y no hay lingisticismo alguno en ello, pues cada lengua guarda memoria de sus dataciones y de lo dado; tambin de lo histrico, pero no slo ni prioritariamente. Cmo un poema, cada poema que viene o se da, podra olvidarlo? (Y, claro, quienes el narcisismo de la autoafirmacin nacional en poesa parece quedarles corto no encuentran nada mejor que perorar sobre una supuesta poesa latinoamericana sin leer, sin entender, ni escribir, significar y/o suspender la significacin, ms que una o con suerte dos de las decenas sino centenas de lenguas

en que se escribe aquello que suelen evocar cuando hablan de Latinoamrica. Con lo cual prosiguen con la Conquista artstica, ya lo deca Shakespeare en La tempestad de Amrica. Slo falta que tales polticas del yo-yo terminen llevndolos a hacerse portavoces de una supuesta poesa global!). (Y aun otro acordable? resto: antologa de [la] poesa chilena del pleistoceno a nuestros das ms que una antoLoga ms que una majadera un transasombro sin nombre toda una capsicultura una oportunidad nica de hacernos llegar sus semillas como su nombre lo indica una oportunidad nica de hacernos llegar sus semillas del pleistoceno a nuestros das chile a granel, chile como poco se sabe o como no se sabe en el seno del pleistoceno comienza a escribirse (hay etimologa varia desl [parte 2] iz entre vistas Andrs Ajens: La poesa chilena no existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) entre vistas a ajens

(desliz) deslizarse desl [parte 2] iz entre vistas Andrs Ajens: La poesa chilena no existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) entre vistas a ajens (desliz) y en monteverde temprana metida de pata) esta oportunidad nica de hacernos llegar sus semillas ulupica y aun cacho de cabra entre otras vainas) Las promociones, dices? No fuera mejor dejar eso para la Coca-Cola, Ripley o el Mall del Centro? Y en lo que atae a las/los jvenes?, qu decir sino leer de paso al carajo de Rimbaud? Pues hoy por hoy hay nutrida concurrencia de poetas jvenes que repiten automticamente, sin la menor noticia, el paso de Rimbaud, es decir, en parte, el de Baudelaire. Con lo cual: dejan de escribir, pese a toda las promociones que se autoproveen recitando, en horrendas traducciones, pasajes de Una temporada en el infierno. Rimbaud, el hijo, el padre de Neruda (de veras fijo de Victor Hugo & Arthur Rimbaud, entre otros/as), de Huidobro, de de Rokha, de Parra (G. Mistral, V. Parra y A. Bello son de otra laya), etc. Rimbaud, no por joven: por temprano. Despus de una temporada en el franco desierto, aos, hubiera ocasin de digerir su firma y, como no, vomitarla en su ltimo, antepenltimo envo, (en) La ltima carta de Rimbaud. Otra cosa es La poesa chilena, de Juan Luis Martnez, ese atad de la chilena poesa con escritos del Estado de Chile inclusos, que, dicho sea aun de paso, saludara ms de una vez y, literalmente, en parte quemara ante los ojos desorbitados de los vigilantes crticos (del Museo OHigginiano de Talca) y volviera a su

suspenso, tiempo ha, otra vez (cf. Merodeos en torno a la obra potica de Juan Luis Martnez, Elvira Hernndez y Soledad Faria, edts.). deslizarse deslizarse Qu opinas de las nuevas formas de difusin literaria por Internet como revistas literarias, blogs, pginas sobre literatura? Estoy en contra. En contra de qu? En contra de estar en contra de la tcnica alias tekn, es decir, del arte. Pues un poema slo se da, si se da, una vez que el arte (se) parte nest-ce pas? La imprenta, el libro impreso, tambin suscitara resquemor en las privilegiadas castas. La inquietud, la entrevera picantera ante la provocacin tcnica, otra cosa fuera. Y por ltimo, a qu le tienes miedo? Aparte de las entrevistas, dices t? Tal vez: al cuero de la laguna chica de Morada Alta, Pinares, frente al Bo-Bo, hacia donde an miro de memoria, fotogrfica a ratos, y mirando leo maravillado sin huachis en los ojos, extasiado, oiga, y sin mucho entender... (Paz, cuero). *Ernesto Gonzlez Barnert (Temuco, Chile) ha autopublicado La coartada de los dragones por el camino pequeo (2000); una primera versin de esta entrevista, hecha por correo electrnico, fue publicada en un medio literario chileno con la misma fotografa (solicitada), ms un prrafo introductorio y un ttulo ligeramente diverso. A. A. a. ajens ante el bo-bo (meridiano ro) entre vistas Andrs Ajens: La poesa chilena no existe,

y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) entre vistas a ajens desl [parte 2] iz (desliz) desl [parte 2] iz entre vistas a ajens Por desliz los inter-venires tipogrficos en el color corresponden al entrevistado, quien a partir de una arbitraria divisin de colores (entrevistador-entrevistado) describi estos movimientos segn el criterio de intervenir tipogrfica y coloridamente como mejor lo estimes, como lo sientas as la danza va tomando su color, entre dos, al menos dos, la grafodanza [a ajens]. entre vistas Andrs Ajens: La poesa chilena no existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) liz:

hola a, me encant la entrevista propiciada por ernesto gonzlez barnert, pero me gustara entablar un dilogo para de entre lneas, desliz, algo as como una conversacin te embullas? entre vistas a ajens (desliz) andrs ajens: s, s, liz, me embullo, me doy al embullar, me dejo silenciosamente llevar por la palabra-embulla, que hasta ahora me fuera casi enteramente inoda, te la agradezco desde ya; dale noms con el desliz -- vamos, pues, a entablar un dilogo. ps. entablar: tr. Cubrir, cercar o asegurar con tablas algo (dicho del viento: fijarse de una manera continuada en cierta direccin). deslizarse liz: por qu la poesa an en ese espacio no concretable que le otorgas [ms bien como una insinuacin: "esta falta, esta falta de la Poesa (idea o ideal regulador), abre campo a cada poema"], y con el que me sensibilizo plena mente, pero por qu no la escritura, dicha as, como quien dice lo por decir, degenerada ya de antemano la letra -sin el gnero, desgenerada la posibilidad de fronteras limitantes convencional izadas-; por qu la poesa? an de la apertura, diafragmtica toda, del puo? Y que sera dado el caso lo escritura... andrs ajens: a esta pregunta, liz, a esta pregunta que no fuera tal vez slo una pregunta, y que no fuera slo una pregunta sino de entrada ms de una, cmo no responder, cmo no responder diversamente, en ms de una respuesta quiero decir, ms de una que no fuera slo ms de una respuesta sino tambin otra "cosa" allende y/o aquende la presunta responsabilidad asegurada (no voy a decir la sapiencia supuesta) de una respuesta, de una res puesta palmaria, puesta en evidencia? ms de una va que hasta cierto punto confluyen, se coyuntan, se deslizan entrelazadas hasta cierto punto, desliz in/cierto. por ejemplo, dices (preguntas): por qu la poesa...? responde otra/o en m, de angelus silesius a gertrudes stein & al di l, viejonuevo camino: la poesa (el poema que hay cada vez que un poema hay, subrayo) es sin por qu, incluido su nombre o ttulo si lo ha (por ejemplo un poema

que se llame "la poesa" o simplemente "poema" y no hay pocos con nombre tal); esto es, si un poema sobreviene o se da ya no respondera a ningn fundamento, a ningn por qu, "porque" tal se da (o no se da; porque se da puede a la vez no darse). por esta va por ventura nos encontramos con el y lo dado, que an por dems est en el aire: el don de poema, el poema don o poema presente, presente griego (digamos, por economa, la literatura pero no slo la literatura, occidental). un "poema" no occidental, una escritura qulla (en los meridionales Andes) por caso, violencia fuera llamarlo o traducirlo sin ms como "literatura" o aun "poema", so pena de borrar de entrada su alteridad en escritura, de asimilarlo, de occidentalizarlo paternal o progresistamente (de ah que el presente griego haya de orse en todos los sentidos de la expresin). otro camino: la escritura, dicha as, como quien dice lo por decir, degenerada ya de antemano, dices t? s, s, tal vez. slo una o dos remarcas esta vez. si el pensamiento contemporneo de la de la escritura fuera, con tal nombre, tan poderoso (guardo el adjetivo, sin duda vulnerable), en su fuerza dislocadora, desjerarquizante e indecidibilizante (como no mencionar aqu los poemas en prosa de jacques el destripador, digo, derrida?), hubiera no poco que ver con que el renombre de la escritura, ya sea a partir de las sagradas escrituras, ya sea como el antagonista con que se estructura la tradicin filosfica, fuera parte del drama singular de eso que nombramos, por economa, occidente (y un nombre, hasta cierto punto, jams se desprende de una economa). en los intersticios entre occidente y otras tradiciones, otras interpelaciones ("indoamericanas"?, "africanas"?, etc.), vamos a nombrar la cosa sin ms escritura? deslizarse desl [parte 2] iz entre vistas Andrs Ajens La poesa chilena no existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) entre vistas a ajens (desliz) desl [parte 2] iz entre vistas Andrs Ajens: La poesa chilena no

existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) (quant l'criture: il faut, oui, traduire les crits, il faut un traduire ouvert aux vnements en traduction, de jacques the ripper? -- santiago, justement, de cuba, de chuco ou, par exemple, du chili: cf. Un ver soi, 1998, p. 54 et passim). otro camino, acaso el mismo?: ...dado el caso lo escritura, liz, dices? feliz desliz? feliz traslucine de la trace, s, s, de la huella antes del gnero y del desgeneramiento, antes de la ley y del desacato que valida la ley ("aqu" en santiago y sus alrededores hay una serie de nombres que comienzan con "lo", y que guardan memoria de antiguos apellidos terratenientes del llamado valle central: Lo Espejo, Lo Matta, Lo Abarca, Lo Valledor, Lo Errzuriz, Lo Ovalle, Lo Martnez... y hasta Lo Amor! no s si ser una especialidad "chilena" -- no me lo he encontrado en otros parajes --; en cualquier caso, slo ayer, s, ayer, se me vino de pronto a la mollera la idea peregrina de escribir, de llamar a un aguayo por venir Lo Espejo). aun otro camino, otra huella donde se interrumpe, se suspende la huella: ...dado el caso, dices? allende, allende el nombre y el renombre, allende la tan familiar como infamiliar economa ma, tuya o, quin sabe, nuestra, allende, allende aquende, lo dado en un dado precipitndose ya a tierra. tal vez. sta. liz: lo escritura un desliz a pecho, lo por desgenerar o in generado; sigamos precipitando pues. es traductor y ha sido traducido al ingls y francs. qu opina de lo traduccin andres ajens? entre vistas a ajens andrs ajens: opinar? o pinar, dices? o pinares? (desliz) liz: [opinar. (Del lat. opinn). intr. Formar o tener opinin. || 2. Expresarla de palabra o por escrito. U. t. c. tr. || 3. Discurrir sobre las razones, probabilidades o conjeturas referentes a la certeza de algo.] opinares grafoaclaro; claro, y andrs ajens:

in qu me opinione sine caus esse, ne quis credat. Titus Livius, Ab urbe condita ncora de cor: cmo no opinar de lo traduccin, cmo no conjeturar (no dir especular) de lo traduccin que no hay salvo cuando un/a lo traduccin, transombro, translucine, diferida o traspaso sobreviene o se da. traduccin abierta entonces a lo que (nos) toca, traduccin abierta a lo traduccin. pero entonces cundo? cul vez? traduciendo tal repartida vez: deslizarse desl [parte 2] iz entre vistas Andrs Ajens: La poesa chilena no existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) entre vistas a ajens (desliz) TRANSLUCIENDO A SAENZ En el inexplicable lugar donde nonada y encuentro se dan lugar, la hermosura de la vida es un dato que no puede ni ha de negarse. The beauty of life, through the miracle of living. The loveliness of life, which remains, through the musphata of dying. La vida fluye y pasa y vuela y repligase en una interioridad inescrutable. En el aura de los andantes, en lo ms vivo, en el viento conmovindose con el ir y venir de los susodichos, en los dichos, en las mandas, en el humo, en los gritos en las calles con iluminadas paredes a veces y otras en la ms completa oscuridad. En el contemplar las cosas, con que los animales suelen contemplar;

en ese contemplar de lo humano con que lo humano suele contemplar el contemplar de los [animales que contemplan las cosas contemplar. En la urdiembre de la tela, en el fierro cuando el fierro es fierro. En la mesa, en la casa. En el borde del ro, en lo hmedo del aire. En el calor del verano, en el fro del invierno, en la luz de primavera en un abrir y cerrar de ojos. Rasgando el horizonte o tumbndose en el abismo, la vida entreveraz encabrtase y submrgese. Traduccin de traduccin? De Immanent Visitor, selected poems of Jaime Saenz, traslape (al) ingls de Kent Johnson y Forrest Gander (U. California Press, 2002), p. 44 & 45, pasaje que corresponde al sptimo acpite de To Cross this Distance (Recorrer esta distancia, de Jaime Saenz); traslucine con Mara Loreto Pizarro, publicado inicialmente en Jacket Magazine n 29, Sydney, abril del 2006. deslizarse y/o, con una pizca de aj de lengua (aymara), tal vez: desl [parte 2] iz MACHAQ QULLU rnica, aliento de ojos, el sorbo en el pozo con dado estrellado, arriba, en la cabaa, entre vistas Andrs Ajens:

en el libro qu nombres sobrevenidos antes que el mo?, en este libro, la lnea escrita de una esperanza, hoy, en un pensador decir de corazn por venir. La poesa chilena no existe, y por dems no es buena mata silvestre, inallanada, orqudea y orqudea, diversas, entre vistas a ajens lo crudo, ms tarde, en camino, meridiano, (desliz) (ernesto gonzlez barnert) quien nos lleva, lo humano, quien lo coescucha, a medio transitar la trocha de palos en la cinaga alta, lo hmedo, muy. * Akax Machaq qulluti. Paul Celankiwa. Toutenoua-... deslizarse desl [parte 2]

iz entre vistas Andrs Ajens: La poesa chilena no existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) entre vistas a ajens (desliz) deslizarse liz: uno traduce incluso cuando no traduce; uno traduce porque, trasluces, uno andrs ajens: s, toda la razn, liz: uno traduce incluso cuando no traduce -- uno y/o una, y/o ms de 1. concuerdo plenamente, y algo de ello se insina en la pregunta, tan insistente como no slo retrica: cmo no traducir?, esto es, tambin, cmo no traducir si traducimos incluso cuando no traducimos? y a la vez... resta que (y "resta que" es ya una traduccin, probablemente una "mala" traduccin, un "galicismo"; tal vez mejor: con todo, y con toda la razn en traduccin), algn da vamos a saber, lo que se llama saber, de qu hablamos cuando hablamos de traduccin? en razn, por de pronto, a que la palabra "traduccin" no se deja controlar por un concepto, un significado o un contenido semntico nico e irreductible (y as hablamos de traduccin tanto para el 'transporte entre lenguas' como para todo 'convertir' y 'mudar', y an para todo 'explicar', 'interpretar' y 'leer', para atenernos por ahora a lo que traduce la R.A.E. al dar cuenta de la 'traduccin')... este no saber de la traduccin, este no saber que hace por dems posible la traduccin, lo que llamamos corrientemente (en) traduccin, no nos impidiera, con todo, reitero, seguirle cada vez la pista al drama singular en traduccin, a la escena singular de la traduccin, la heredada, la traducida o transmitida o destinada, aquella que hace, en parte, que estemos hablando ahora, aqu, de paso, de traduccin y no ms bien de nada. en breve: tal drama singular que se ha jugado y an se juega en nombre o con el nombre o llamada a la traduccin en occidente, en aquello que se ha

dado en llamar occidente, fuera el drama o tragedia de la imposibilidad o prohibicin de la traduccin, de la escritura en traduccin. desde cicern y san jernimo hasta hoy, o hasta hace muy poco, la traduccin se tradujera dominantemente como transmigracin de almas en cuerpos diversos, transporte de un contenido o significacin ideal inmutable en cuerpos o significantes distintos. manteniendo ininterrogada la distincin entre alma y cuerpo, significado y significante, la traduccin heredada suea con una prctica (de traduccin) sin escritura, sin acontecimiento en traduccin, reafirmando las jerarquas acumuladas. con todo, la traduccin, otra traduccin en traduccin, si la hay, lo traduccin, trans-ferida y tras-paso por caso, no habr esperado ninguna autorizacin, ningn reconocimiento tradicional para escribir/se, para estarse abierta a lo que toca. incluso para arruinar la traduccin como transduccin, como lo solicita por ah la poeta erin mour, incluso para dar lugar a esa ruina de la trans-duccin, tras la duccin o conducccin en traduccin, transferida o traslape (ms de e[s]to: en after translation & altras correspondanzas, 2006, trala traducin e outras correspondanzas, 2007; meter la pata, 2007; traduire en marchant, 2004, etc.) desl [parte 2] iz entre vistas Andrs Ajens La poesa chilena no existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) entre vistas a ajens (desliz) deslizarse liz: otra suerte de cuestionarte: qu siente ajens al respecto de ser el primer escritor latinoamericano que fuera invitado a la Cambridge Conference of Contemporary Poetry en 1999 andrs ajens: qu siento? presiento que nada iba a decir, mas digo: no s, no s lo que siento, liz, lo siento, de veras lo siento, pues lo siento. no s, por dems, si el primer escritor latinoamericano que fuera invitado al CCPP sea una expresin feliz, liz, venturosa, tanto por lo de escritor latinoamericano como por lo de primer escritor en... (esto ltimo tal vez no sea ms que resabio de una dependencia cultural por interrumpir, pues -- pregunto -- qu diferencia hay en ser invitado a un encuentro de poesa en Cambridge, R. U., a una lectura en el Bocaisapo de La Paz, Bolivia, o en el caf de la esquina?, y lo primero llama al menos a interrogar qu fuera lo latinoamericano ah en juego, y si es posible,

por caso, una pertenencia latinoamericana sin pertenencia, un latinoamericanismo sin latinoamericanismo, esto es, sin asegurada adscripcin previa). si algo queda de ese encuentro, "algo" allende y aquende la nonada que presiento, fuera la alegra del inslito, imprevisible encuentro, lo siento, encuentro con erin mour, la escritora, la excelente poeta, poeta y traductora, poeta porque traductora allende la trans-duccin, traductora porque poeta, "canadiense". por dems, lo loco de la invitacin por parte de los organizadores ingleses, fue que fuera en mi calidad de... poeta francs! (s, as apareca en el programa del imprevisible encuentro de Cambridge, French poet, pues de hecho haca parte de una suerte de delegacin de poetas franceses de "primera lnea", dado que algunos textos firmados por m acababan de ser publicados en traduccin en una memorable revista francesa de poesa, Quaderno, dirigida por el poeta franco-francs Philippe Beck, que se presentara en la CCPP, y todo ello poco despus de la publicacin en Chile de ese ensayo-relato-poema algo monstruoso que fuera La [mi] ltima carta de Rimbaud). liz: todo un evento francs pues... nada, que si te sonaba nada y das respuesta vana a pregunta calva, pues tienes razn an sin que la tal sea enunciada, y nada ms que por ser enunciada en frase tal. dada respuesta esperada, sigamos la conversa; y esta es: crees pues pregunto qu diferencia no hay en ser invitado a un encuentro de poesa en Cambridge, R. U., a una lectura en el Bocaisapo de La Paz, Bolivia, o en el caf de la esquina? el pblico no hara la diferencia? el pblico no hace la diferencia? en los varios sentidos de la frase, el pblico no resulta interactivo andrs ajens: s, s, liz, el honorable, cmo no, face la diferencia, por supuesto, y por supuesto que no, tambin y tampoco: s y no (s y no que responden a ms de una interpelacin, interaccin si quieres, en juego, en pblico). el pblico hace y no hace la diferencia en (el) pblico. hace la diferencia porque l mismo no fuera ningn l mismo sino de entrada, diferente a s, ms de uno/a, ms de un/a destinatario/a, insumable, desbaratando de antemano la supuesta unidad de lugar (de "recepcin"). y hace la diferencia tambin, si la hace, pues acontecimiento de lectura (de oda-vista-sentida en "vivo", por caso), si hay, diferente como fuera, imprevisible, difiriendo, inaticipable fuera. y no hay, no hay diferencia, si alter (alias destinatario/a, pblico, etc.) fuera (es) cada vez alter, enteramente alter; en eso no hay diferencia, la diferencia fuera (es) cada vez enteramente diferente... en fin, para volver al pblico, al secreto pblico como al pblico secreto, de la Mistura, de entrada, por venir, por caso, esto: . calibra carsimo lector, lectora cara, ojo manufacturante o sello libre, el ms pintado, lengua indocumentada, a migrante, libro hoy, leyente, ste, exento de con- y de preceptos: [...] liz: hablas de la diferencia en el pblico, de la supuesta unidad de lugar (de "recepcin"); y qu hay de la supuesta unidad del supuesto emisor?; creo que posees una manera particular de escribir, de grafoexpresarte, muy tuya y por tanto identificable, reconocible cuando se te ha ledo. entonces, hasta qu punto te sensibilizas, en trminos personales y en relacin con tu escritura, con estos versos de Apollinaire: Perdn por mi ignorancia

Perdn por no conocer el antiguo juego de los versos Yo nada s y amo nicamente Las flores a mis ojos se vuelven llanas Medito divinamente Y me sonro de los seres que no he creado Mas si llegara el tiempo en que la sombra al fin slida Se multiplicase realizando la diversidad formal de mi amor Admirara mi obra deslizarse entre vistas Andrs Ajens La poesa chilena no existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) desl [parte 2] iz entre vistas a ajens (desliz) desl [parte 2] iz andrs ajens: estoy menos seguro que ti, liz, de tener una manera particular de escribir, una ma, de veras ma traduccin de traduccin fuera, in(re)apropiable o rigen noms los certificados de compra y venta, original en traduccin, de entrada en camino; a veces ni me logro identificar, se me vuelve irreconocible eso que pasa por m, de tan rpido y/ o desprendido que va, fuera, y nunca me termino de leer, lo que se llama nunca, ni entender la trazadura de la firma con que suelo firmar, lo que se llama leer. un vaco despunta, al leer, liz, vacancia a ratos, una apertura imprevista leer, ja, meine Freundin, sehr leer. hasta qu punto me sensibilizo, dices? hasta qu punto siento, personalmente, tales versos? de Apollinaire?

cmo saber? cmo saber hasta qu punto siento? y hasta qu punto son (versos) de Apollinaire? olvido del cuerpo, obliteracin del corpus en traduccin? hasta qu punto perdn por mi ignorancia (es lo que) dice Apollinaire? y si lo dijera, si lo dice en traduccin, quin?, fuera algo ms que un artefacto retrico pedir perdn por no saber? cmo saber? cmo no saber? y si, hasta cierto punto, un in/cierto no saber fuera inherente a este estar, a la posibilidad de escribir, al dar y/o pedir perdn, cmo saber no saber para dar y aun per-donar qu a quin? por ejemplo: Translating Translating Apollinaire, alucingeno regalo de bpNichol, coterrneo de Erin Mour, tan legible como ilegible, por ah: entre vistas Andrs Ajens: La poesa chilena no existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) entre vistas a ajens (desliz) deslizarse desl [parte 2] iz entre vistas Andrs Ajens: La poesa chilena no existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez

barnert) entre vistas a ajens TTA 5: re-arranging words in poem in alphabetical order a a a, an and aware Aztecs back backs beating becoming bodies, brown built by by cars centuries cold cou coup [corto, recorto] hasta qu punto me sensibiliza esta otra "traduccin" -- con coma, sin punto? zen cible, point, c'est tout, chre desliz, TTA 7: re-arranging letters alphabetically Aaaaaaaa aaaaaaa aa, aaaaa aaa aaaaaabb bbbb bbbcc cccc ccccdddd ddddddde eee eee ee eeeee ee gg ggggg eeeee eeeeee ee eeeee eee eeeee, fffffff fffff gggg, ggh hhh hhhhhhh hhhhhhhhI, iiii iiii, iiiiii iiiii iiiJkkk lll lllllllll

iiiiii lllM Mmmmmmmm mn, nnn nnnn nnnnn nnnnnnn, n nnnnn nnn nnnn nnnnn, nnnnnooooo oo ooooooo' ooooooo (desliz) deslizarse oooo oo ooooo ooPpp pp rrr rrrrr r rrrrr rrrrrr rrrrrr rrrrrSs sssss sss ssssss sss sss sssss, "sssstt ttt ttttt", ttttt tt tt tttttt tttt tt tu uuuu uu uuu uuuuu uuuvvvww wwwww ww ww wyy yy yyzzzzz ii cc ffffgg iii iii c ggg cccc, desl [parte 2] liz: iz permteme insistir, estimadsimo ajens, antes de realizar mi ltima pregunta;

te vuelvo a entregar el Apollinaire, ahora directamente del francs -haba copiado, ensimismada en el impulso de lo preguntado, la versin transcrita para m misma en una libreta de apuntes por cierto, traduccin de Ahmed el-Boab en edicin bilinge, Pardonnez-moi mon ignorance Pardonnez-moi de ne plus connatre Iancien jeu des vers Je ne sais plus rien et jaime uniquement Les fleurs mes yeux redeviennent des flames Je mdite divinement Et je souirs des `tres que je nai pas crs Mais si le temps venait o Iombre en fin solide Se multipliait en ralisant la diversit formelle de mon amour Jadmirerais mon ouvrage La poesa chilena no existe, y por dems no es buena en mi lectura del poema, el principio, como dices, es retrico, una retrica introduccin necesaria para, a partir del tercer verso, comenzar a darse apollinaire; dar se mediante el mostrar de su posicin ante un "saber" autoritario; en los tres ltimos versos -cursivas mas-, radicalizado y expuesto ya su parecer, enuncia un deseo este tico para su obra; y es ese el que da pie a la pregunta: son estos los versos que realmente me interesa me diga si algo le dicen, andrs ajens: entre vistas Andrs Ajens: Santiago, 11, agosto. de acuerdo, liz, todo saber, todo saber todo, todo saber sabindose en el horizonte del saber (absoluto), todo saber que olvida o no quiere saber! de su no saber fundamental, fundamental abismo, sabe a autoritarismo, fuera autoritario, fuera. y el autoritarismo, a no olvidar, fuera cada vez tambin asunto de autor y de autora, de autoafirmacin de autor, de autoamor por medio de su

criatura o creacin alias obra. an est (estamos con) apollinaire escribiendo el tan viejo como nuevo testamento? el espritu nuevo, (ernesto gonzlez barnert) entre vistas a ajens (desliz) deslizarse desl [parte 2] iz traslapo, es de este mismsimo tiempo en que vivimos. un tiempo fecundo en sorpresas. los poetas quieren dominar [dompter: amaestrar, domar, amansar] la profeca, esa ardiente yegua [cavale (sic)] que nunca ha sido domada [matrise: amaestrada, dominada, controlada]. quieren en buenas cuentas, un da, maquinar la poesa [machiner; tramar, urdir artificiosamente] como se ha maquinado el mundo (G. Apollinaire, L'esprit nouveau et les potes, conferencia dada en el Vieux Colombier, Pars, 26 de noviembre de 1916). como podrs ya degustar, liz, ese nuevo pentecosts maquinal (potico) que anuncia o parece anunciar Apollinaire, sabe a provocacin inaudita, tal vez a la provocacin tcnica de la que nos precave ese maestro de alemania que hubiera refugio en Todtnauberg. pero, no digamos saber lo que Apollinaire dice, sino simplemente seguirle la pista con tanto cario como rigor, fuera cosa que escapa a las posibilidades de este entretien. as que vuelvo a tierra, a poner los pies en tierra, y a esos versos que dan pie para el corazn de tu solicitud... en los tres ltimos versos -cursivas mas-, radicalizado y expuesto ya su parecer, [Apollinaire] enuncia un deseo este tico para su obra; y es ese el que da pie a mi pregunta. son estos los versos que realmente me interesa me diga si algo le dicen. a riesgo de ms de un malentenido, liz, voil lo que tales versos (me) dicen: Mais si le temps venait o lombre en fin solide Se multipliait en ralisant la diversit formelle de mon amour Jadmirerais mon ouvrage [nicamente insistir en que este Je (qui n'est pas du tout Moi) que confiesa que admirara su obra, su propia obra, si adviniera un tiempo en que la sombra al fin slida (pero cul, cul sobra -- pasaje sombro?) se multiplicase realizando, volviendo real la diversidad formal de su amor, ese Je, reitero, habr dicho de entrada: j'aime

uniquement, y por ello sabe, sabe que ya no sabe, nada de nada, es decir, todo: Je ne sais plus rien et jaime uniquement. Cmo, tras Rimbaud, traducir o transombrar J'aime uniquement ?, alter ama nica, solamente?, ama, cada vez que ama, diversa, alteradamente, esto es, de un modo nico cada vez? En cualquier caso o cada: alter -- l'autre -- uniquement] deslizarse entre vistas Andrs Ajens: La poesa chilena no existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) entre vistas a ajens (desliz) desl [parte 2] iz antes de dejar esta vez a Apollinaire, una nota escrita tiempo ha tambin en su memoria, memoria de su obra, lo que queda de ella al menos, cmo no, sus sobras, y Sous le pont Mirabeau coule la Seine, et nous amours an y aun de entrada; digo tambin, pues tal nota se anota tambin y acaso antes bien entre Kafka y su padre, y/o entre Kafka y Derrida, sta: coyollotl a lo ilegible de tu lengua (bis) ante la lengua ante la lengua [en] general no hay tal ante tu lengua antes de tu lengua

lo odo revisto ledo avant la lettre o yendo y viniendo en cuntas lenguas y en ninguna pues antes de tu lengua que lamo desierto antes que la ma su cediendo deslenguado es Currimiento antes de tu lengua tal guardalengua congnere romance por caso embriagante bipjaro viene un da una lengua virjen de la tierra cruda, ichpochtli inquiriendo la deje hablar generoso guardalengua de entrada corresponde: entre vistas Andrs Ajens: La poesa chilena no existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) entre vistas a ajens (desliz) deslizarse

desl [parte 2] iz mejor que no mejor que todava no and so on pasan los das pasan las semanas ni temps pass ni les amours reviennent (los aos tambin repasan) la cosa se va poniendo color de hormigas lo virjen est por extinguirse hasta que ocurre de improviso, muda su autopotico desvalimiento le hace un guachi al gurdalengua en su propia casa en su propia lengua romance, la ajena: si toda lengua cura hablar por s misma hablar [en] su lengua por qu en todo este tiempo slo yo habr venido a pedirte que me des la pas? guardalengua presintiendo lo virjen a punto de expirar susrrale a la oreja: nadie ms que t puede hablar tu lengua: a ti te fue dada callarla en primer lugar ahora me dispongo a partir agrega lo guardalengua en otra lengua y paso [schliee ihn, en otros trminos kafkoderradeiros: termino, acabo] ante la lengua antes de tu lengua cara de cacho de cabra chilchotl, palpita el baile florece aire comienza a pinchar

entre vistas Andrs Ajens: La poesa chilena no existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) entre vistas a ajens (desliz) deslizarse desl [parte 2] iz liz: el ltimo pie / forzado / este; acerca de ese halo de fascinacin que rodea a los clsicos, Lourdes T. Fernndez de Castro escribi una vez: La virtud de una obra se relaciona con los confines que limitan al hombre y lo reiteran a travs del tiempo. Si tras la multiplicidad de sentidos no late lo humano que perdura, si los matices cambiantes de la superficie no surgen de la misma finita raz, el texto podr ser infinitamente ambiguo, pero su tiempo es limitado.(...) Lo infinito, el infinito son, dicho de una vez, matemtica, hiprbole, ilusin o disolucin. En poesa, en interpretacin, no hacemos sino repetirnos, cuando lo hacemos bien; repetirnos con distintas palabras. y andrs ajens qu dira, en conversacin con andrs ajens: desliz, acerca de tal parecer Rosal, 3 de agosto, 2007

en los confines de esta conversacin, liz, en la finita finitud de este grcil? desliz?, diagrama? (ya que no di-logo, no decisivamente al menos, entablado como fuera), un pie forzado llama a otro, no ya al otro (pie) de Rimbaud, el amputado de la poesa a la vuelta de su casa en frica, otro pie que tal vez ya no fuera enteramente forzado, otro que acaso fuera otra, otra (buena y/o mala) pata. reitero: en los confines que limitan al hombre y lo reiteran a travs del tiempo, al humano clsico?, otra pata, ni propiamente animal ni propiamente inhumana antehumana? , ya retraza. no tan lejos de ti, liz, ni tan lejos de m, al sur de un sur que pudiera ser muy bien a ratos un encendido norte, ha ms de doce mil quinientos ao un muchacho?, una muchacha?, cmo (no) saber?, el corazn palpitante, en la fiesta nocturna tal vez, tal vez en la caza de la maana, deja inscrita en el lodo su puntual, temblorosa, entreveraz metida de pata la que hoy por hoy pasa por ser la ms antigua, la ms temprana, escritura homnida americana , pre-originaria: entre vistas Andrs Ajens: La poesa chilena no existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) entre vistas a ajens (desliz) deslizarse desl [parte 2] iz alzando toldos junto al estero entre varios, con amarres antes del nombre del agua escurrindose y de fuegos y de hombres; el nombre (propio), antes que invencin, a coger, advenimiento que tarda?, nombre, dios, propio y hombre fluyendo, confluyendo, por la misma comarca, misma entreabierta punta de la trama? presagio de nombres, antes de aguayos, hundiendo estacas

como patas en el fango. entre vistas Andrs Ajens: La poesa chilena no existe, y por dems no es buena (ernesto gonzlez barnert) entre vistas a ajens (de monteverde, i n dito) (desliz) deslizarse desl [parte 2] iz Manuel Lpez Oliva Manzanillo, provincia Granma, Cuba, 1947. Pintor y crtico de arte. Ha realizado exposiciones personales en Francia, Escocia, Colombia, Lituania, Suecia, Polonia y Estados Unidos y Cuba. Obras suyas han sido adquiridas por colecciones de museos e instituciones en Francia, Estados Unidos, Espaa, Suecia, Italia, Checoslovaquia, Noruega y Cuba, as como por colecciones privadas de Colombia, Estados Unidos, Panam, Chile, Italia, Repblica Dominicana, Suiza, Espaa, Mxico, Noruega, Suecia y Polonia. En 1976 le fue concedido el Premio Internacional al Crtico de Arte ms Destacado, L'Humanit, Pars. Ha recibido numerosas distinciones nacionales y ha tenido amplia participacin en encuentros y bienales internacionales en todo el mundo. Las obras plsticas de Manuel Lpez Oliva que presenta desliz,

fueron hechas en impresin digital y acrlico, y han sido creadas a partir del performance Escrito sobre la piel, concebido como homenaje a Frida Kahlo por este artista y el grupo teatral El Ciervo Encantado. En el performance, que tuvo lugar el 6 de julio en la Casa Benito Jurez (Habana Vieja), se proyectaron imgenes plsticas sobre el cuerpo desnudo de una actriz, cuyo trabajo corporal facilitaba la emergente confluencia entre deslizarse el discurso pictrico de Oliva y la vital tridimensionalidad del Obras en Web de Manuel Lpez Oliva: www.art-havana.com/lopezoliva www.lopezoliva.art-havana.com www.huronazul.info/ha_content www.artelista.com/autor/5100698618034874-lopezoliva Pgina de El Ciervo Encantado: www.teatrociervo.com Escrito sobre la piel Obras pictricas confeccionadas por Manuel Lpez Oliva a partir del performances Escrito sobre la piel. Fundamentacin del performances Escrito sobre la piel, por Nelda

Castillo, directora de El Ciervo Encantado. desl [parte 2] iz Escrito sobre la piel Obras pictricas confeccionadas por Manuel Lpez Oliva a partir del performances Escrito sobre la piel. Fundamentacin del performances Escrito sobre la piel, por Nelda Castillo, directora de El Ciervo Encantado. Fundamentacin de Escrito sobre la piel por Nelda Castillo, directora de El Ciervo Encantado deslizarse El vnculo orgnico del lenguaje escnico de El Ciervo Encantado con las artes plsticas ha originado el inters del grupo hacia el performance y las intervenciones pblicas. En ese marco se ubica Escrito Sobre la Piel, performance realizado junto al pintor Manuel Lpez Oliva partiendo del tema de la figura de Frida Kalho. En este trabajo se vincularon coherentemente dos caminos, el de la pintura de Lpez Oliva tan conectada al universo del teatro, las mscaras y lo ritual, y Pjaros de la Playa, obra de El Ciervo..., realizada a partir de la novela homnima de Severo Sarduy, un estudio del sentido de la vida y la agona existencial del hombre. En este espectculo se investig profundamente desde el cuerpo las enfermedades humanas (morales, espirituales), que quedan marcadas como cicatrices en nuestra memoria corporal. De ah la organicidad de la imagen teatral con el tema de Frida, que el artista plstico supo captar y completar con su propuesta pictrica, creando as una tercera obra de mltiples lecturas. Aqu entonces no slo esta el testimonio de la experiencia humana desde la Memoria (de adentro hacia afuera), sino desl [parte 2] iz

Cuadr o1 Cuadr o2 Escrito sobre la piel Obras pictricas confeccionadas por Manuel Lpez Oliva a partir del Fundamentacin performances performances Escrito del sobre la Escrito sobre la piel. piel, por Nelda Castillo, directora de El Ciervo Encantado. Manuel Lpez Oliva Impresin digital y acrlico deslizarse desl [parte 2] iz Cuadr o2

Cuadr o1 Escrito sobre la piel Obras pictricas confeccionadas por Manuel Lpez Oliva a partir del Fundamentacin performances performances Escrito del sobre la Escrito sobre la piel. piel, por Nelda Castillo, directora de El Ciervo Encantado. Manuel Lpez Oliva Impresin digital y acrlico deslizarse desl [parte 2] iz Manuel Lpez Oliva deslizarse Escrito sobre la

piel Obras pictricas confeccionadas por Manuel Lpez Oliva a partir del performances Fundamentacin Escrito sobre la del performances piel. Escrito sobre la piel, por Nelda Castillo, directora de El Ciervo Encantado. deslizarse Juan Carlos Flores La Habana, 1962. Poeta. Ha publicado Los pjaros escritos (Premio David, 1990; Premio Pinos Nuevos, 1993; Premio de la Crtica, 1994) y Distintos modos de cavar un tnel (Premio UNEAC, 2002). Textos suyos aparecen en varias antologas cubanas y extranjeras y han sido traducidos al ingls, alemn, italiano y portugus. El conjunto Vegas que se presenta en desliz, corresponde a un proyecto Para recibir el disco Vegas Town escriba a jcfmuertovivo gmail.com realizado por el poeta Juan Carlos Flores en el pueblo de campo Vegas, al sur de La Habana, cuya existencia pocas veces es reflejada en mapa alguno, nacional o no, debido a su pequesima extensin a escala en el territorio de la isla. Despus de aproximadamente dos aos de convivencia espordica en la casa de uno de los vecinos de Vegas, el disco Vegas Town, compuesto de poemas para escuchar trabajados con sonidos diversos y msica, fue generado a partir de esta experiencia

de la que tambin surgieron los proyectos de un libro de poemas y un video-arte. Vegas quiere, segn nos dice su autor, explorar las relaciones entre vida y poesa. 4 poemas del proyecto Vegas Juan Carlos Flores cada poema se presenta en versin sonora extrada del disco Vegas Town y en la versin texto correspondiente al libro indito del mismo nombre. Las fotos fueron tomadas durante la estancia del poeta en el pueblo Vegas (fotos Mayra Lpez) Fran ja desl [parte El ro Espantap jaros Piedra Zen FRANJA Extrao sitio y extraas las palabras que lo nombran. Soy un hombre obstinado, la idea era viajar para disminuir el mal que padezco, gran mal o pequeo mal y sus daos colaterales, s que he de vivir mi vida entera soportando el mal que padezco, y sus daos colaterales, s que la causa verdadera de mi muerte ser el mal que padezco, gran mal o pequeo mal y sus daos colaterales, no la representacin pblica del mal que padezco, grandes o pequeas representaciones, ni lo que dao colateralmente. Llevo diente de ajo y otros atributos todo el tiempo, en el bolsillo trasero del pantaln, pero esta tctica familiar tiene sus fallas. Necesito pisar mierda, si fuera posible pisar mierda de vaca. Slo encuentro terrones, la fauna est

contrada. Extrao sitio y extraas las palabras que lo nombran. deslizarse Escuchar FRANJA desl [parte deslizarse FRANJA Escuc har desl [parte 2] iz EL RO (No es El tajo) el ro que pasa por la aldea/ si el ro que pasa por la aldea fuera El Tajo/ no pasara por la aldea/ pasara entre Espaa y Portugal/ (No es El tajo) ningn nombre tiene/ el ro que pasa por la aldea/ en ningn mapa fluvial est/ el ro que pasa por la aldea/ a veces/ est seco/ y ni siquiera pasa por la aldea/ el ro que hoy pasa por la aldea/ Soy El guardador de rebaos/ y mis rebaos son los sueos/ no soy El guardador de rebaos/ los poetas cubanos ya no suean/ pudiera ser El guardador de rebaos/ los poetas cubanos pudieran tener sueos/ tosca la silla en la que me he sentado a ver pasar la sucesin/ la procesin/ todo lo que se arrastra. Escuchar EL RO deslizarse desl [parte 2]

iz deslizarse EL RO Escuc har desl [parte 2] iz ESPANTAPJAROS El espantapjaros en el campo algo nos est queriendo decir/ no en los libros de historia/ no en los libros de filsofos/ no en los libros de inspirados profetas/ aunque de cierta forma/ all tambin/ La memoria del holy/ proyecte su sombra caliente/ contra el suelo/ de la misma manera que el espantapjaros proyecta su sombra caliente/ contra el suelo/ El espantapjaros en el campo algo nos est queriendo decir/ no en los libros de historia/ no en los libros de filsofos/ no en los libros de inspirados profetas/ aunque de cierta forma all tambin/ Oh, la noble piedra, por la mano del hombre convertida en pedrada, el mueco de tela, clavado con alfileres a una cruz, quiere testar! deslizarse Escuchar ESPANTAPJARO S desl [parte 2] iz deslizarse

ESPANTAPJAROS Escuc har desl [parte 2] iz PIEDRA ZEN PIEDRA NO SIMBLICA / FSICA y tierra sobre la que me he sentado a tomar sorbos de aire/ sin deseos siquiera de morir/ porque eso seria tener deseos. Una pequea piedra annima/ en un pequeo lugar annimo/ piedras hay/ poemas que tratan de piedras hay/ pero esta piedra es nica/ este poema es nico/ aunque esta piedra a otras piedras semeje/ y este poema a otro poema semeje/ esta piedra se acabar en la piedra/ esta voz se acabar en la voz/ aunque otras piedras semejen a esta piedra/ y otras voces semejen a esta voz/ lo que quema y no quema/ en la nocin de conjunto. PIEDRA NO SIMBLICA / FSICA y tierra sobre la que me he sentado a tomar sorbos de aire/ sin deseos siquiera de morir/ porque eso seria tener deseos. Una piedra comn un animal comn y deslizarse Escuchar PIEDRA ZEN desl [parte 2] iz deslizarse PIEDRA ZEN Escuc

har desl [parte 2] iz 4 poemas del proyecto Vegas Juan Carlos Flores Para recibir el disco Vegas Town escriba a [email protected] om cada poema se presenta en versin sonora extrada del disco Vegas Town y en la versin texto correspondiente al libro indito del mismo nombre. Las fotos fueron tomadas durante la estancia del poeta en el pueblo Vegas (fotos Mayra Lpez) Fran ja El ro Espantap jaros Piedra Zen deslizarse desl [parte deslizarse Kmilo Valds Fortes

La Habana, 1973 . Pintor, ilustrador, y artista digital. Babel ILuz vs tiempo Sm all Emerging soull Kmilo Vald s Fortes Babel I Cuadro al leo desl [parte deslizarse Babel ILuz vs tiempo Sm all Emerging soull Kmilo Valds Fortes Luz vs tiempo Cuadro al leo

desl [parte deslizarse Babel ILuz vs tiempo Sm all Emerging soull Kmilo Valds Fortes Small Foto digital desl [parte deslizarse contacto [email protected] ahoo.com Babel ILuz vs tiempo Sm all Emerging soull Kmilo Valds Fortes Emerging souls

II Cuadro al leo desl [parte desl [parte 2] iz Liz La Habana, 1981. Poeta, narradora, performer, ensayista e investigadora (graduada de Historia Universal en la Universidad de La Habana). Ha publicado Los mismos ojos, Ediciones Hipocampo, 2003. Fue cordinadora de la Revista Digital de Literatura Cacharro(s) (20032005, La Habana). Artculos, cuentos y poemas suyos han aparecido en las publicaciones impresas Extramuros (Cuba), Noticias de Arte Cubano (Cuba) y Mar con Soroche (Chile-Bolivia). En formato digital sus textos han sido recogidos en Cuba Encuentro en la red, Efory Atocha, Fogonero Emergente, 33 y 1/tercio, La caja de la China y Esquife. Blog personal: paladeoindeleiteblogspot.com indito Silabeo tctil 5 poemas la hoja de otoo toalla s madre y sof naturaleza muerta entre veteaduras (1) deslizarse La hoja de otoo liz

indito Silabeo tctil 5 poemas la hoja de otoo Plido, del otoo. toallas (Grave.) madre y sof De ensueos. naturaleza muerta Debajo la calidez que se deshizo en las aguas. Plida luz. entre veteaduras (1) Reflejada en la tersura de tus cortinas. Como oculta tu espejo das murientes. Plido, que antecede al invierno. Dejado en la afona del vocero de hojas secas el crujido. Como si vida y muerte en un instante... Hojas verdes. Como si hubiera agua en las venas de la hoja seca. Como si hubiera venas en la hoja: seca. deslizarse desl [parte desl [parte 2] iz Toallas Las toallas blancas, las rocas rspidas, las toallas rocas,

las toallas salientes, las toallas encallantes; la tibieza lmpida del patio (tras toallas rocas) y su claridad rigurosa felpa blanqusima. liz Miro desde dentro, una de las toallas es ma. indito Silabeo tctil 5 poemas la hoja de otoo toalla s madre y sof naturaleza muerta deslizarse entre veteaduras (1) desl [parte 2] iz Madre y sof Una madre y un sof en medio de paredes de oscilantes fronteras blancas. liz indito Silabeo tctil

5 poemas la hoja de otoo domstica toallas madre y sof deslizarse naturaleza muerta entre veteaduras (1) Naturaleza muerta liz tranquila superficie de tela. ajado en la puerta de la tienda, el tejido. gente sale, entra gente. y el trozo de tela da intensos recorridos. hacia los lados, propulsado por zapatos. indito Silabeo tctil 5 poemas la hoja de otoo toallas la escoba del barrendero lo pierde. y el tejido permanece madre y sof naturaleza muerta entre veteaduras toda la tarde.

(1) haciendo pliegues empolvados en la puerta. de la tienda a intervalos. (Taller de confecciones a pedido.) deslizarse desl [parte 2] iz istopos Entre veteaduras (I) indito lizSilabeo tctil 5 poemas la hoja de otoo Cuando el elevado piso entre las veteaduras descorranse aguas en climas templados nimos a la inusitada suerte madre y sof naturaleza muerta inusitada suerte inusitada toallas espera and sad tribulacin entre veteaduras (1) tribulapi dada, por generaciones y generaciones de palabras contenidas. Anidadas. Con T. Nidas y quitas y quitas, pequea personilla asustada.

deslizarse desl [parte 2] iz plstica desl [parte 2] iz deslizarse Javier Moya Hernndez La Habana, 1976. Arquitecto. Graduado en Instituto Superior Politcnico Jos Antonio Echevarria (ISPJAE), Ciudad de la Habana, Cuba. Actualmente es proyectista de la Empresa Diseo Ciudad Habana (DCH). Entre sus obras destacan: Diseo Interior del Lobby de la Inmobiliaria Valencia, Remodelacin de las Oficinas de la D.I.P., Proyecto Artstico Experimental para Parque Temporal 25 y O, Remodelacin de la Tienda Casa Blanca, Edificio

Principal Administrativo del Parque Lenin. Ha sido galardonado con el Primer Premio en FORUM de Ciencia y Tcnica en la Categora de Publicaciones por el articulo Arquitectura y Cine, y el Primer Premio en el Concurso Ttem para el Festival de la Juventud y los Estudiantes. ver proyecto arquitectnico vistas y fundamentacin (1) (2) (3) Pas Cuba vista deslizarse (1) Ir a Fundamentacin vista (1) vistas y fundamentacin (2) y (3) desl [parte Fundamentacin vista (1) vistas y fundamentacin (1) (2)

(3) Proyecto de Iglesia Evanglica para Centro Habana (Cuba) deslizarse desl [parte 2] iz vista deslizarse (2) Ir a Fundamentacin vista (2) vistas y fundamentacin (1) y (3) desl [parte Fundamentacin vista (2) vistas y fundamentacin (1) (2) (3) Proyecto de Iglesia Evanglica para Centro Habana (Cuba) deslizarse

desl [parte 2] iz vista deslizarse (3) vistas y fundamentacin (1) y (2) desl [parte deslizarse Javier Moya Hernndez ver proyecto arquitectnico vistas y fundamentacin (1) Proyecto de Iglesia Evanglica para Centro Habana (Cuba) desl [parte 2] iz (2) (3) Rafael Villares Orellana La Habana, 1989. EN PRES O T U A N

TACI Esto es un simulacro, esto es un simulacro, repito, esto es un simulacro de presentacion de Rafael Villares. Mucho gusto y cmo les va? fotos Rafael Villares f Obras en web: www.cubarte.cult.cu f f f f deslizarse c i n f c o o t o s desl [parte f f f c i n f c o o t o s

f Rafael Villares deslizarse desl [parte f f f c i n f c o o t o s f Rafael Villares deslizarse desl [parte f f f c i n f c o o t o s

f Rafael Villares deslizarse desl [parte f f f c i n f c o o t o s f Rafael Villares deslizarse desl [parte f f f f c i n f c o o t o s

Rafael Villares deslizarse desl [parte proyecto desliz [ parte 3 ] desli z deslizarse azarosamente planos-gua / planos-gua convocato rias deslizarse azarosamente elige [parte 3] X X X de los autores sealados con una X X X proyecto

desliz convocatorias deslizarse azarosamente planos-gua [parte 3] Exergo desliz (El sumario que ofrecemos a continuacin es la sugerencia desliz, y por Lzaro Saavedra tanto se puede leer muestra de Galera I-ME IL seguiendo el manifiesto de Galera I-M movimiento AIL Marguerite Duras predeterminado de las 20 de mayo de 1968: texto p diapositivas) oltico sobre la fundacin del Juan Carlos Cast illn la biblioteca de l os libros perdid abel os la nueva arquite resea indita ctura, constatac

iones de un des plazamiento Comit de Accin Estudiantes -Escritores Carlos Aguiler a Canetti, un M apamundi resea, versin indit a La va de la alegre desespera cin, entrevista a Marguerite Duras por Claire Devarrieux proyecto desliz desli z [ parte 3 ] Slo me queda un tema en el tintero. No ha sido usted el nico que crey entender que mi posicin personal consiste en reafirmar la tarea del intelectual como crtico de la sociedad. Esa unanimidad de interpretacin me parece un sntoma de hasta qu punto persiste dentro de quienes se consideran intelectuales ese ideal de creer que el intelectual es la conciencia crtica de la sociedad. Ni siquiera Bordieu crea honestamente en las palabras con que pone fin a su libro Las reglas del arte y que usted hace mas slo porque las cito como ejemplo de esa persistencia: slo aumentando la autonoma caracterstica de los intelectuales stos pueden hacer aumentar la eficacia de una accin poltica. Por qu si no habra de fundar muy poco ms tarde un partido poltico? En cunto a m, lo que digo es: sorprende la persistencia del ideal crtico en la autodefinicin que los intelectuales hacen de s mismos. Y efectivamente me sorprende esa persistencia de la nocin de intelectual como crtico de la sociedad que, como escribo resurgi casi indemne del proceso brutal de transformacin econmica, social y cultural de los ltimos 30 aos. () Arrogarse la representacin de lo social y. adems, el de una conciencia critica

fundada en una supuesta objetividad que les permitira estar por fuera de todo inters es, a mi criterio, un pecado de soberbia. Lo es ms an cuando se verifica el deterioro de las instituciones manejadas por esos mismos intelectuales, que mal hacen en no entender que la caridad empieza, a veces, tambin por casa. Claudia Gilman deslizarse azarosamente planos-gua / desl [parte 3] iz Juan Carlos Castilln es una antiguo librero que cansado de vender libros ajenos lleva algunos aos escribiendo los propios. Tiene dos novelas, LA MUERTE DE HROE Y OTROS SUEOS FASCISTAS y NIEVES SOBRE MIAMI, y un libro de ensayos AMOS DEL MUNDO, UNA HISTORIA DE LAS CONSPIRACIONES, traducido o en vas de traduccin al polaco, portugus, ruso, rumano e italiano. Su prximo libro, EXTREMO OCCIDENTE, aparecera el ao que viene. ESEN AUTOPR TACIN LA BIBLIOTECA DE LOS LIBROS PERDIDOS Stuart Kelly Traducido al castellano por Paidos Ibrica LA BIBLIOTECA DE LOS LIBROS PERDIDOS de Stuart Kelly resea El enfoque inicial

Este libro nace de la obsesin del autor por crear listas, que le llev en su infancia a hacer una lista de los episodios del Doctor Who (una serie de cienciaficcin nunca difundida en Espaa o Hispanoamrica) que no haban sido reemitidos. Han pasado los aos, el autor ha crecido y esta es su nueva lista. Obviamente inconclusa, se trata de los libros cuya existencia conocemos, pero que no han llegado hasta nosotros o lo han hecho de forma incompleta. Hasta ochenta ejemplos nos son puestos de la fragilidad de la palabra escrita. Abundan los autores clsicos en esta lista que llega hasta el siglo XX y Georges Perec, cuyo inacabado Cincuentaytres das fue publicado por Mondadori hace pocos aos. Desde luego los clsicos estn sobre representados entre los autores perdidos. De ochenta artculos hay treinta y cuatro dedicados a escritores antiguos y medievales. Las guerras, las catstrofes naturales, el advenimiento del cristianismo o la destruccin de la biblioteca de Alejandra por un demasiado celoso califa de los creyentes, recortaron de forma drstica el nmero de obras teatrales y filosficas griegas y romanas. Por lo dems hay muchas formas de perderse un libro y en este volumen podemos verlas casi deslizarse desl [parte 3] iz Juan Carlos Castilln LA BIBLIOTECA DE LOS LIBROS PERDIDOS de Stuart Kelly resea todas: puede ser destruido por accidente o a causa de una guerra, censurado por la nueva religin, prohibido toda la obra de Confucio tuvo que ser reescrita de memoria tras la muerte del primer emperador de China, pero tambin ser destruido por el mismo autor el caso de muchos autores que habiendo crecido como literatos deciden limpiar sus propias creaciones, o darse el caso de aquellos cuentos de Ezra Pound que no fueron devueltos por la revista que los rechaz y de los que este no haba conservado copia. Muchos libros, una vez desaparecido su autor, son conocidos slo a travs de

citas, no siempre favorables, en las obras de otros autores; estn incompletos, han sido acabados por otros autores o corregidos de acuerdo con el espritu de la poca. Otras veces son publicados sin el consentimiento del autor. Las Epstolas de San Pablo son de varios autores que para dar peso a sus palabras las atribuan al apstol. Las memorias de Csar y sus campaas de frica e Hispania fueron escritas por amigos suyos. Se han perdido las memorias de los primeros emperadores romanos, y la lista de gente a ejecutar de Calgula fue destruida por su to y sucesor, del que sabemos era historiador gracias a una popular novela inglesa devenida serie televisiva, aunque de l tampoco nos ha quedado nada. Kafka no quera ver publicados sus inacabados manuscritos y dej instrucciones a un albacea literario que le desobedeci Kelly se pregunta hasta que punto es bueno que hayan aparecido tal y como lo hicieron, incompletos y revisados por Max Brod, un buen amigo pero un mal escritor. He construido un monumento ms resistente que el bronce, dijo Horacio, refirindose a su propia poesa. Existe la idea de que las obras sobreviven a los autores y les dan una inmortalidad ms o menos merecida. Esa inmortalidad es lo que buscamos consciente o inconscientemente todos los escritores. Ser recordados ms all de la muerte. Sin embargo la literatura universal est llena de textos olvidados e incluso de autores que a pesar de estar muertos han sobrevivido a su obra. En lo personal creo que un mal Kafka sigue siendo mejor que un buen Brod, y una mala revisin preferible, por lo general, a una destruccin total. Contrariando la afirmacin de Horacio, Safo, o al menos su fama, sobrevivi a una obra de la que no queda ni uno solo de sus poemas. De Gaio Cornelio Galo, un olvidado poeta pico romano, destacadsimo en vida, quedan slo cinco palabras: uno tellures dividit amne duas. deslizarse desl [parte 3] iz Juan Carlos Castilln LA BIBLIOTECA DE LOS LIBROS PERDIDOS de

Stuart Kelly resea Esos textos extraviados pueden ser importantes, algunos de ellos estn incluso entre los considerados como fundamentales por nuestra civilizacin. Gran parte del Antiguo Testamento est perdido o ha sido reescrito a partir de versiones anteriores de los textos perdidos. No se sabe con exactitud cuantos libros lleg a tener la Biblia precristiana pero s que se han identificado, a travs de citas, doscientos cuatro libros de los que slo quedan cincuenta y dos, y an teniendo en cuenta que por lo menos setenta de los perdidos no estaban destinados al gran pblico siguen faltando ochenta y dos que si lo estuvieron. Ah, si Dan Brown lo supiera probablemente ah estara la tercera parte del Cdigo Davinci confiemos en que no se entere Una defensa (no declarada) del canon occidental He aqu un libro que se conforma al canon de la literatura occidental, tal y como este es defendido por Harold Blom y los profesores de literatura neotradicionales norteamericanos. Es la lista habitual de Death white males hombres blancos muertos tan criticados hoy por feministas, estructuralistas, marxistas y posmodernos varios en la Academia norteamericana. No veo sin embargo en esta seleccin el animo de polmica que anim originalmente el Canon occidental de Bloom, o los libros de algunos otros de sus seguidores. El libro sigue un orden cronolgico y comienza con los grandes mitos del oriente medio y con la Biblia (que ms que un libro es una biblioteca), sigue con la antigedad clsica grecorromana, mezcla autores cristianos y musulmanes a lo largo de la Edad Media y el Renacimiento, antes de concentrarse en la literatura europea y norteamericana. scrito. Se conforma al canon de la literatura occidental, tal y como es defendido por Harold Blom y los profesores de literatura neo-tradicionales. Es la lista habitual de Death white males tan criticados hoy en algunos terrenos de la Academia norteamericana. No veo sin embargo en esta seleccin el animo de polmica que anima a Bloom y sus seguidores. El libro sigue un orden cronolgico y comienza con los grandes mitos del oriente medio y con la Biblia (que ms que un libro es una biblioteca), sigue con la antigedad clsica grecorromana, mezcla los autores cristianos y musulmanes a lo largo de la Edad Media y el Renacimiento, antes de concentrarse en la literatura europea y norteamericana. Ninguna antologa estar nunca completa por amplia que sea. Personalmente lamento la falta de Nietzsche, con sus libros reescritos posmortem por su hermana; de Petronio, el nico novelista romano que todos recuerdan y del deslizarse desl [parte

3] iz Juan Carlos Castilln LA BIBLIOTECA DE LOS LIBROS PERDIDOS de Stuart Kelly resea que no queda sino fragmentos; de la literatura rusa bajo el rgimen sovitico aos atrs leyendo un libro otro libro sobre los archivos literarios de la KGB descubr la existencia de decenas de autores que sencillamente no haban llegado a existir. Finalmente, un libro sobre bibliotecas y libros perdidos que no mencione a Borges, el bibliotecario que tanto hizo para destruir su obra de juventud, no ser nunca considerado como serio por un hispanoparlante. Aunque claro el autor pertenece a otra tradicin cultural. Aparecen algunos asiticos pocos y antiguos pero no veo latinoamericanos aunque, en el captulo dedicado a la reconstruccin interesada del pasado propio, tanto Neruda como Borges podran dar lecciones, ningn africano y slo tres mujeres: Safo, una griega de la que no queda ningn poema; Faltonia Proba, una romana de la que debido al genero que cultivaba el centn, una poesa permutativa creada a partir de un poema ajeno anterior queda una obra pero ninguna palabra propia; y Silvia Platt. Entre los autores de las eras moderna y contempornea abundan los procedentes de la tradicin anglosajona, lo que no deja de ser comprensible por ser a la que pertenece el autor, pero Kelly est bien al corriente de la literatura continental y la anglosajona no es una presencia abusiva, cerrada o pesada. Europa continental est bien representada, aunque slo a travs de sus literaturas mayores: francesa, alemana y rusa Los autores y obras tratadas lo son en artculos independientes entre s, de fcil lectura. Por regla general, Kelly sita al autor en su poca, nos da los datos disponibles sobre su vida y obra, que a menudo no son muchos, se regodea en su leyenda y a veces incluso sobre todo en los aspectos ms interesantes de la misma veo en ello menos una tctica comercial que un sincero afn de hacer un libro sobre libros que sea algo divertido, luego

analiza finalmente la obra perdida. Esto ltimo no siempre es fcil dado que de algunas obras no ha quedado sino el ataque, la parodia, la crtica o la cita trunca de los colegas. Existen otros compendios de libros: el famoso Mil libros de la editorial Aguilar o el Diccionario de argumentos de la literatura universal de Frenzel, publicado por Gredos, pero no uno destinado a las palabras perdidas. Quizs en ello reside algo de la originalidad de La Biblioteca de los libros perdidos, de Stuart Nelly. Es en cualquier caso un libro interesante y divertido que bien merece una lectura deslizarse desl [parte 3] iz abel La Habana, 1973 . Crtico de arte, bailarn y performer. Curs estudios de piano, qumica industrial e historia del arte. abel artculo La nueva arquitectura Constataciones de un desplazamiento deslizarse Pabelln de paredes de agua. Estructura interactiva cortinas lquidas en vez de paredes controlada digitalmente.. desl [parte 3] iz Descorrer o apartar de las cortinas ante la posibilidad de contacto; si se lanza una pluma a la pared, la forma de la pluma se dibujar como vaco en la superficie de agua para dejar pasar el objeto.

Las paredes de agua, por medio de sensores, podrn percibir la aproximacin de personas, y como el Mar Rojo para Moiss, abrirse para permitir a la gente el paso a travs de cualquier punto de ellas" (William J. Mitchell, jefe del Laboratorio de Diseo del MIT). abel artculo La nueva arquitectura Constataciones de un desplazamiento La estructura contendr un rea de exhibicin, un caf y otros espacios pblicos. La fachada del pabelln ser una gran pantalla en la aparecern imgenes y mensajes de texto (rtulos, patrones interactivos). La edificacin puede programarse de manera que al tocar la superficie del agua en cualquier punto, se propaguen ondas horizontales a lo largo de la pared hasta otras ubicaciones. Paredes de agua, agua digital: fila de vlvulas solenoides muy cercanas entre s a lo largo de una tubera suspendida en el aire. Las vlvulas se abren y cierran -con alta frecuencia- a travs de un sistema informtico. El resultado es una cortina de agua que cae con aberturas en ubicaciones especficas. Un modelo de pxeles creado de aire y agua en lugar de por puntos iluminados sobre una pantalla. La superficie completa se convierte en pantalla digital -un bit de profundidad- que continuamente se desplaza hacia abajo. Cada una de las paredes del pabelln de agua digital, con particiones verticales, tanto en los bordes del techo como dentro de l. (Se habla entonces del agua digital como un medio emergente. La instalacin de fontanera y la electrnica utilizadas no son inherentemente caras, y se piensa en el agua reciclada como un recurso abundante y barato, que permitira su empleo a gran escala...) El techo del pabelln, cubierto por una delgada capa de agua, se apoyar por medio de grandes pistones. Podr subir y bajar. Cuando haya demasiado viento, descender. Al cerrarse el pabelln, el techo bajar hasta tocar tierra y la estructura completa desaparecer. deslizarse El edificio se expondr a la entrada de la Expo Zaragoza 2008 y permanecer en tal ubicacin una vez finalizado el evento arquitectnico. La nueva arquitectura desl [parte

3] iz abel artculo La nueva arquitectura Constataciones de un desplazamiento deslizarse No soy el hombre vitruviano, inscrito en un nico crculo perfecto, desde el que miro al mundo con una perspectiva personal, que a la vez proporciona la medida de todas las cosas. Tampoco soy, el ente fenomenolgico, autnomo, autosuficiente y encarnado biolgicamente, que encuentra, objetifica y responde a su medio inmediato. El nuevo yo, construye y es construido, en un proceso recursivo que implica continuamente sus lmites fluidos y permeables y sus redes inacabables de extensiones. Soy un cborg espacialmente extendido. [p:39].[1] El crdito del pabelln de agua corresponde a los arquitectos del MIT Massachusetts Institute of Technology, MIT, centro universitario de investigacin con ubicacin en Cambridge (Massachusetts, Estados Unidos). El MIT fue fundado en Boston en 1865 por el gelogo William Barton Rogers. Entonces slo se impartan las ciencias industriales en el centro, luego el MIT se convierte en un conjunto de cinco sedes que ofrece estudios de licenciatura y posgrado. All pueden estudiarse las carreras de Biologa, Qumica, Matemticas y Fsica, tambin Ciencias planetarias, atmosfricas y de la tierra, as como otras carreras que abarcan todos los campos de la ingeniera, adems de aeronutica y astronutica. Existe una Facultad de Empresariales, dedicada a las ciencias

empresariales, que combina disciplinas fundamentales con estudios cuantitativos; una Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales con las carreras de Economa, Humanidades, Lingstica, Filosofa, Ciencias polticas, Tecnologa y Sociologa. Este instituto ofrece adems, de forma conjunta con la Institucin Oceanogrfica de Woods Hole, programas de posgrado en Oceanografa e Ingeniera ocenica. [2] En la Escuela de Arquitectura del MIT, junto a los estudios de arquitectura, planificacin y estudios urbansticos, los alumnos desl [parte 3] iz abel artculo La nueva arquitectura Constataciones de un desplazamiento deslizarse creatividad individual del estudiante, quien se nutre adems de una enseanza interdisciplinaria, humanstica, social y medioambientalmente responsable. En dicha Escuela de Arquitectura se obtiene titulacin en las reas de Diseo Arquitectnico, Tecnologa de la Construccin, Tecnologa del Diseo, Historia, Teora y Crtica de las Artes Visuales. El MIT est abalado por un reconocimiento y participacin preponderante a nivel global, y su editorial es conocida mundialmente por sus libros de teora lingstica, ciencias, arquitectura y estudios urbansticos. Teniendo en cuenta dicho

contexto, llaman la atencin el desempeo de este centro, los libros de William J. Mitchell, antiguo decano del MIT y actual jefe del Laboratorio de diseo de este instituto, y el proyecto de Smart Cities" (Ciudades Inteligentes) que lleva a cabo actualmente el MIT. Todo ello hace pensar en cierto grado de movilidad dentro de las concepciones arquitectnicas en relacin a dcadas pasadas. Esta variacin comprendera una mutacin en la tendencia que ha venido desarrollandose en la arquitectura en lo tocante a su rama constructiva, enmarcada en un accionar eminentemente tectnico cuyas manifestaciones abarcan dos vertientes bien definidas: la satisfaccin de las necesidades bsicas de vivienda, por un lado, y la produccin suntuaria y especulativa por otro[3], especializaciones estas que mantienen su decursar bastante al margen de un quehacer cultural. El conocimiento fresco y al corriente de la contemporaneidad de las timas dcadas ha permancido alejado de la arquitectura (tomamos como referencia la concepcin que define la dcada del setenta como el final del llamado siglo XX corto, y los inicios del siglo XXI), hecho que parece confimarse, como seala Jos Prez de Lama, en la distancia de la misma con el resto de las manifestaciones de la llamada alta cultura. Si nos guiamos por aquellas prcticas que han venido desl [parte 3] iz abel artculo La nueva arquitectura Constataciones de un desplazamiento deslizarse Al observar sin embargo el trabajo desplegado por el MIT y sus teoras y prcticas interdisciplinarias, parece que estas apuntan hacia una nueva forma de arquitectura que contempla las nuevas y ms complejas alianzas con los saberes de la

produccin inmaterial en pos de un trabajo encaminado hacia la reedificacin del mundo[5]. El proyecto Ciudades Inteligentes es un ejemplo de este nuevo estilo de trabajo cuyo punto de partida es la interaccin entre las diferentes zonas de conocimiento. Dicho proyecto, en manos de un equipo multidisciplinario de arquitectos que comprende a urbanistas, informticos y cientficos, se ocupa de proyectar el urbanismo de las prximas dcadas. Hasta ahora se conoce su concepcin de una ciudad en la que todos sus componentes desde los telfonos celulares hasta los autos y los edificios tendrn sistemas de inteligencia incorporados y estarn interconectados. Los proyectistas de Ciudades Inteligentes se refieren a estas urbes como "organismos vivos", dotados de inteligencia propia, y cuyo sistema nervioso ser Internet. Los automviles sern apilables, las calles tendrn sensores que indiquen en tiempo real la densidad del trfico, y que enviarn seales directamente a los automviles inteligentes. Un pequeo coche apilable y elctrico ya ha sido creado por este equipo de proyectistas del MIT. Pensado para dos pasajeros, consta de cuatro ruedas independientes capaces de rotar 360 grados segn la direccin de la conduccin. Ha sido tambin creado un automvil que se maneja utilizando solamente el cuerpo humano, y una pelota que reacciona a los gestos de los nios, persiguindoles o dejndose perseguir segn los movimientos de estos. Disearon tambin una lente electrnica que proporciona informacin en tiempo real de los edificios de una ciudad que el usuario enfoque. Revisando Internet pueden hallarse otras seales: el MIT desl [parte 3] iz abel artculo La nueva arquitectura Constataciones de un desplazamiento

deslizarse El centro financia para ello a un equipo de investigadores especializados en ingeniera de tejidos, ortopedia, neurotecnologa, diseo protsico y rehabilitacin. Dichas tcnicas complementarias se combinan para crear extremidades "biohbridas" compuestas de materiales biolgicos y artificiales, dentro de las que el nuevo tobillo-pie robtico es un buen ejemplo del resultado de estas investigaciones que ahora llamamos de vanguardia. El diseo computarizado de la nueva prtesis es tanto ms efectivo debido a que constantemente "piensa" y responde, permitiendo a la persona caminar o correr de forma ms fluida y confortable. Estas y otras actuales alianzas de conocimientos, si bien puede que conduzcan al arquitecto a un plano otra vez central en la sociedad, a diferencia de la poca en que esto ocurri en el siglo XX, no parece implicar el comprometimiento con ideologas o fronteras determinadas, sino ms bien con las nuevas estructuraciones polticas, aquellas que se desprenden de los bloques del poder econmico internacional. Estas nuevas formaciones cvicas estarn integradas en estructuras fsicas concretas - tan seguro como la ciudad amurallada de Atenas, las ciudades de hormign y acero de Nueva York o Londres, o los estados nacin e imperios lo fueron por sus infraestructuras de transporte y servicios. Tendrn forma geogrfica, y sern el resultado de inversiones en lugares especficos. Pero sern espacialmente discontinuas, con superposiciones e intersecciones, y desordenadamente asincrnicas en sus patrones de actividad cotidiana. Y estarn definidas, no por crculos de calor, ni por construcciones perimetrales de piedra, ni siquiera por las fronteras y lmites trazadas por los mapas polticos de hoy, sino por el constante hum de las vibraciones electromagnticas. [p:211] [6] El pabelln de agua que se expondr en 2008 y quedar luego instalado en el territorio de Zaragoza, ya una realidad, parece coincidir con esta descripcin que hiciera William J. Mitchell en

desl [parte 3] iz abel artculo La nueva arquitectura Entre la escala personal-individual y la de la polis global se despliegan, - casi secretamente para la mirada disciplinar aunque no para todos, los nuevos habitares. De los recintos fsicos y las fronteras a los flujos y las redes; la nueva espacialidad cborg - conectada y extendida; campos de presencia continua en el espacio hertziano; miniaturizacin y convergencia de tomos y bits; migracin multidireccional y flexible de funciones entre cuerpo, vestido, construcciones, medio urbano, territorio fsico y redes de informacin; softwarizacin del medio; arquitectura ambulante; electro-nomadismo y espacio postsedentario... son algunas de las intuiciones con las que juega el profesor-cborg Mitchell para pensar de forma contempornea La tecnologa tiende a ser ubicua, no una intrusiva, dijo WilliamlaJ. tarea hoy de launo nueva [7] mundiales en la planificacin Mitchell, dearquitectura. los referentes de las ciudades, al diario espaol El Pas hace algunos das. Cuanto ms tecnolgicamente avanzada sea una ciudad, menos se parecer a Blade Runner, acot. Hemos de alegrarnos,

apesadumbrarnos? De poco valen las acostumbradas oposiciones melnclicas; ms bien se trata de constatar el desplazamiento[8] Constataciones de un desplazamiento --------------------------[7] Recensin de M++. The Cyborg Self and the Networked City, de William J. Mitchell, por Jos Prez de Lama para Pasajes de Arquitectura y Crtica [03.2004]. [8] Operacin que consiste en desplazar los bits en un registro, a la izquiera o a la derecha, un nmero determinado de posiciones, deslizarse deslizarse Carlos A. Aguilera La Habana, 1970. Escritor y co-director de 1997 a 2002 en La Habana de la revista Dispora(s). Tiene entre otros libros publicados Retrato de A. Hooper y su esposa (Poesa, Cuba, Ediciones Unin, 1996)), Die Chinamaschine (poemas, relatos y ensayos, Austria, Editorial Leykam, 2004), Teora del alma china (Relatos, Mxico, Ediciones Umbral, DF., 2006). Sus textos y ensayos han aparecido en las revistas Letras libres, Revista de occidente, Diario de Poesa, Crtica, Manuskripte, Boundary 2, Ts ts, Mandorla, Encuentro de la cultura cubana, La Habana Elegante, Cubista, Quimera, Babylon, Quorum, A2, Ostra-gehege, etc., y en varios peridicos como Frankfurter Rundschau, El Pas o Die Presse. Escribe regularmente reseas para The Miami Herald, en la Florida. Actualmente reside en Frankfurt, Alemania.

Canetti, un Mapamundi... Carlos A. Aguilera resea texto aumentado indito desl [parte Canetti, un Mapamundi... Elas Canetti. Imgenes de una vida. Galaxia Gutenberg, Circulo de lectores, Barcelona. Si hubiera que destacar una de las obras fundamentales del siglo xx, sa vendra a ser, sin dudas, la de Elas Canetti. Filsofo a contratiempo, escritor de una novela tan densa como apasionante, observador desptico..., sus textos son una mezcla de aguda y a veces delirante reflexin sobre el poder (se que muchas veces se esconde detrs de la ideologa...), con una obsesin casi enferma por el animalito humano, sus mutas. Canetti, un Mapamundi... Carlos A. Aguilera resea texto aumentado indito Algunos de sus ensayos, que pasan por Broch, el coleccionismo, lo fecal, el odo, Speer, la etnologa, Kafka, sealan mejor que los libros de muchos de sus contemporneos donde se conectaba para l la relacin entre historia y delirio (la farsa de la historia y la farsa que es en s mismo todo delirio, tal y como llega a vislumbrarse en Masa y poder), o entre literatura y hundimiento colectivo... Y es que para Canetti, como muestra Imgenes de una vida, el lbum biogrfico editado por Galaxia Gutenberg, apenas exista una lnea clara entre la observacin extrema de lo que le rodeaba y el desastre que supo leer detrs de todo. Ese desastre caricaturesco que hace en Auto de fe pasear a Kien envuelto en llamas junto a su biblioteca como una especie de sapo enloquecido por la cultura (a

propsito, una de las propuestas de Alfred Kubin para la portada de la primera edicin de Die Blendung, que as se llama la novela en alemn, era precisamente la de un sapo encima de una montaa de libros...), o en las Memorias de un enfermo de nervios, las confesiones mstico-polticas del presidente del Tribunal Supremo de Dresde, Daniel P. Schreber, observar las innumerables conexiones que existen entre paranoia y poder, sobre todo cuando ste ha sido secuestrado por el horror en su versin ms maniquea. Todo lo que ocurre dice Schreber es referido a m. Yo me he convertido para Dios en el hombre en absoluto o en el nico hombre, en torno al que todo gira, al que todo lo que ocurre debe ser referido y el que por consiguiente tambin desde su punto de vista ha de referir todas las cosas a s mismo. deslizarse desl [parte 3] iz Imgenes de una vida, que va lasqueando el itinerario-Canetti por las numerosas ciudades donde vivi de 1905 a 1994: Rutschuck, Viena, Frankfurt, Londres, Zurich..., sabe acentuar muy bien los lados ms oscuros de Caete, como originalmente figuraba su apellido antes que sus antepasados, judos sefardes, lo italianizaran en el camino de Espaa a Bulgaria pasando por Adrianpolis, Turqua. Canetti, un Mapamundi... Carlos A. Aguilera resea texto aumentado indito Fotos que envi o fotos que le enviaron, recuerdos de familia, dedicatorias, fragmentos de cartas, apuntes... Lo primero que me llam la atencin en Brecht fue su indumentaria escribe, que me pareca un disfraz (...) Era muy flaco y tena una cara de hambre que pareca ligeramente torcida debido a la gorra (...) Pareca increble que slo tuviera treinta aos. Su aspecto no era el de una persona envejecida prematuramente, sino el de alguien que siempre haba sido viejo. O con ms benevolencia: De

[Issac] Babel aprend que podemos observar mucho tiempo a alguien sin enterarnos de nada; que slo bastante despus es posible decidir si sabemos algo sobre un ser humano, (..) cuando lo hemos perdido de vista ... Este libro que para mejor comprensin del lector ha sido estructurado bajo pequeos captulos, no oculta tampoco las fobias que sinti Canetti por otros escritores, sobre todo por Iris Murdoch, al que ya le dedica un captulo en Fiesta bajo las bombas y lleg a representar su maximum de odio (aqu slo se recogen las palabras ms tibias que all se expresan); por Franz Werfel, el escritor expresionista que tampoco pudo ocultar su antipata hacia el autor de La conciencia de las palabras, y al que suponemos en una especie de choque intelectual cada vez que se encontraban, si es que lo hicieron ms de una vez; y por Eliot, al que conoci en el campus ingls y detest quiz tanto como a la misma Murdoch. Contrastan estos incidentes con esa mirada benvola que trasviste tan bien Canetti en sus memorias, alejando de ellas cualquier comentario que lo situara frente a frente a alguna desavenencia personal en el momento en que estos libros fueron por primera vez editados? deslizarse desl [parte 3] iz Quiz s, pero eso es precisamente lo que posee de inters un libro-atlascartografa como ste, donde el peso de la imagen de Canetti: el del filsofo, el del seductor, el del narrador..., se hace cada vez ms complejo a la vez que enfermo. Canetti, un Mapamundi... Carlos A. Aguilera resea texto aumentado indito Sus opiniones sobre la guerra, en la que prohibi por ejemplo la edicin inglesa de su novela hasta que la monstruosidad terminara; sobre Walser o sus propias obras de teatro (ver especialmente lo que dice sobre Los emplazados); sobre el anschluss: Los nazis llegaron en marzo de 1938 a Viena, y aunque mis amigos insistieron no

me decid a huir inmediatamente, a pesar del peligro en que me encontraba como intelectual de origen judo. Me qued en Viena hasta la llamada Noche de los cristales rotos (...). Y en ese medio ao me mov por todas partes: la calle, los cafs, y habl con la gente que all encontraba. (...) en ese medio ao de experiencia directa del nacionalsocialismo aprend ms sobre l que en todos los aos anteriores; o sobre sus amantes, le dan un sabor especial a esta suerte de mapamundi, por lo menos en lo que esperamos se traduzcan sus cartas y la excelente biografa que Sven Hanuschek publicase el ao pasado en idioma alemn. Vendr a ser cierto entonces, como escribe Walter Benjamin, que cuando el hombre se ausenta de la fotografa, el valor de exhibicin supera al valor de culto? Despus de verleer un libro como ste, o como los que se han editado en Alemania de Brecht, Kafka, Christa Wolf..., slo queda negar esta posibilidad. Ms que culto, la vida de Elas Canetti se nos hace interesante porque entre otras cosas resulta exhibible, asimilable, sin entrar en contradiccin con los pequeos fetichismos que genera toda figura pblica. Una vida torcida y rellena con aos de estudio, odios y amores, como la de otro cualquiera.... Una vida menor, tal y como al final son todas, antes que el tiempo o los historiadores la conviertan en literatura deslizarse desl [parte 3] iz desl [parte 3] iz deslizarse Marguerite Duras 20 de mayo de 1968: texto poltico sobre la 20 de mayodel de 1968: formacin Comit texto poltico sobre la de

Accin Estudiantesformacin del Comit de Escritores Accin EstudiantesEscritores La va de la alegre desesperacin. La va de la Entrevista dealegre Claire desesperacin. Devarrieux a Marguerite Duras Entrevista de Claire Devarrieux a Marguerite Duras. Marguerite Duras 20 de mayo de 1968: texto poltico sobre la formacin del Comit de Accin Estudiantes-Escritores Solamente una vez somos sesenta. Es el 20 de mayo en Sorbona, en una sala de la Biblioteca de Filosofa. Se trata de la Asamblea Constitutiva del Comit de Accin Estudiantes-Escritores. Quince son clebres: escritores, periodistas, cronistas de la Televisin, profesores, escritores, periodistas, cronistas de la Televisin. Cuarenta no: escritores, periodistas, estudiantes, socilogos, socilogos. Se votan resoluciones por unanimidad. Un boicot de la ORTF 1 en particular. Hay numerosas intervenciones. Las ms respetadas son las de los cronistas de la Televisin. La mayora de las dems son inaudibles. Dos presidentes van turnndose. Resulta intil elegir un tercero. Se proclama varias veces que todo el mundo debe hablar. De hecho, seis o siete lo consiguen, entre ellos, los cronistas de Televisin y los estudiantes. Los estudiantes porque critican severamente el psimo desarrollo de la Asamblea. Los cronistas porque hablan de la Televisin. Es igual. Unos proyectos se perfilan y, a menudo, con precisin. Se nombran comisiones. Se constituye una secretara. Se instauran una permanencia. La buena voluntad brota, impone su buena voluntad. Nunca se reunirn las comisiones. Los que, en una fulgurantes espontaneidad se brindan para asumir la permanencia y la secretara no volvern; unos van muy pocas veces; otros, jams. No se asumir

ninguna permanencia, ninguna secretara. Los ms volubles sern los menos constantes. A la mayora no se les ver ms que en una ocasin: sa. Al da siguiente se produce una primera decantacin. ----------------(1) Televisin francesa. desl [parte 3] iz deslizarse Marguerite Duras 20 de mayo de 1968: texto poltico sobre la 20 de mayodel de 1968: formacin Comit texto poltico sobre la de Accin Estudiantesformacin del Comit de Escritores Accin EstudiantesEscritores La va de la alegre desesperacin. La va de la Entrevista dealegre Claire desesperacin. Devarrieux a Marguerite Duras Entrevista de Claire Devarrieux a Marguerite Duras. De los sesenta, vuelven veinticinco. Ya ningn cronista de la Televisin.

Socilogos an. Escritores tambin, menos clebres que la vspera. Estudiantes, s. Periodistas, se acab. El tono es menos alto. El discurso se va alejando. Durante varios das se establece un promedio: De quince a veinte personas vienen cada noche a la Reunin del Comit EstudiantesEscritores. No siempre son los mismos. Menos tres o cuatro. Estos constituyen el fondo del comit de Accin Estudiantes-Escritores. A partir de su incrustacin concreta en el lugar convenido, en la hora convenida, el comit se forma. Al cabo de tres das, el comit emigra a Censier y se produce una segunda decantacin. Cierto nmero de escritores, reunidos, dejan el comit, se apoderan de la Sociedad de la Gente de Letras y, a puerta cerrada, fundan la Unin de la Gente de Letras, que se har cargo firmemente del escritor propiamente dicho y se plantear, al fin, su estatuto, su papel, sus intereses y, siempre a puerta cerrada, su problema: la palabra. Esta salida, capital, separa a los escritores de los escritores. Aunque terica, pues de unos treinta iban al comit, tres o cuatro, esta salida deja a ciertos miembros del Comit perplejos durante algunas horas. Con la excepcin de los tres o cuatro y, pronto, de algunos ms. A lo largo de otros quince das, se establece el mismo promedio que en la Sorbona. Alrededor de los tres o cuatro, que haban llegado a ser siete y ocho, diversas idas y venidas alimentan numricamente el comit cada noche. Dos o tres estudiantes, vienen de modo irregular como censores. Son siempre escuchados con mucha atencin durantes este perodo. Luego cada vez menos. A veces acude alguien a quien no se ha visto nunca y vuelve siempre. Ocurre tambin que llegue alguien a quien no se ha visto nunca. A dnde cree que ha venido? Lee el peridico y desaparece para siempre. En ciertas ocasiones viene alguien a quien ya hemos visto o hemos vuelto a ver. Hay veces que viene alguien a quien no hemos visto, vuelve algunos das despus; despus, a intervalos cada vez menos espaciados; luego de repente, se queda. A menudo se trata de una visita nica, Viene alguien, mira, a veces escucha, y desaparece. O bien se presenta alguien, entrega un poema manuscrito o lee un poema. Vuelve a marcharse a Suiza. A Montreuil. desl [parte 3] iz deslizarse

Marguerite Duras 20 de mayo de 1968: texto poltico sobre la 20 de mayodel de 1968: formacin Comit texto poltico sobre la de Accin Estudiantesformacin del Comit de Escritores Accin EstudiantesEscritores La va de la alegre desesperacin. La va de la Entrevista dealegre Claire desesperacin. Devarrieux a Marguerite Duras Entrevista de Claire Devarrieux a Marguerite Duras. Transcurre un mes. Y ya se notan las bajas: el Comit ha quedado constituido. En general, son los mismos motivos los que hacen huir a unos y quedarse a otros. El principal, es la composicin del Comit. Resiste a todo anlisis, El azar, en el cruce de las calles, hara casi lo mismo. Los recin llegados, al no conseguir poner una etiqueta al ambiente en el cual han cado y al no conseguir tampoco descubrir el porqu de este acoplamiento, huyen. El motivo, que acta a ms corto plazo an, es la actividad misma del Comit.

Cada da, durante varias horas, con un ahnco que puede toldarse de manaco, el comit elabora textos colectivos. En general, el recin llegado no lo resiste ms de dos veces. Indiferentes a las bajas, el incansable comit sigue elaborndolos. Dos de cada tres veces, los diarios descuidan estos textos o los publican con retraso, de relleno cundo no tienen otra cosa que poner. Al Comit tanto le da. Sigue. Es el infierno de la elaboracin colectiva que efecta la seleccin diaria, una vez parte de la escudera de Massa. El aguante vara segn un criterio misterioso. As pues, slo cabe proceder a un anlisis emprico. He aqu lo que se puede decir: no resisten este infierno los escritores de quienes hubiramos podido pensar, con antelacin, que no lo resistiran. Y resisten aquellos de quienes hubiramos podido pensar, con antelacin, que lo resistiran. Al principio, la diferencia, entre los que quedan y los que huyen se convierte rpidamente en una diferencia nueva, esta ltima siempre creciente, entre los que se quedaron y los que huyeron. Los que se quedan y los que huyen y los que huyen emplean la misma palabra para designar tanto el estancamiento insensato de las sesiones como el aguante fuera de lo comn que hace falta para resistirlo. Es IMPOSIBLE, dicen los unos y los otros. Negar un texto tambin es elaborarlo. Un texto que, si fuera ledo en otra parte, desencadenara la adhesin, aqu es rechazado. El primer movimiento es el rechazo, el rechazo del texto sometido a juicio. El amaestramiento para ensear a decir que s es como la libertad, una vez soltada, en un principio DICE QUE NO. desl [parte 3] iz deslizarse Marguerite Duras 20 de mayo de 1968: texto poltico sobre la 20 de mayodel de 1968: formacin Comit

texto poltico sobre la de Accin Estudiantesformacin del Comit de Escritores Accin EstudiantesEscritores La va de la alegre desesperacin. La va de la Entrevista dealegre Claire desesperacin. Devarrieux a Marguerite Duras Entrevista de Claire Devarrieux a Marguerite Duras. Claro est que la elaboracin colectiva se sita al nivel de la crtica del trabajo de UNO SOLO. Por debajo es ilusoria. Ms abajo an, un disparate. Primera lectura: la desconfianza est en su punto culminantes. De entrada, se le achaca al texto pertenecer, ahora y siempre, a la irreductible soledad de la operacin mental. A su autor, ignorado, se le castiga objetivamente en su irresponsabilidad misma. Se destroza el fruto de sus entraas. Segunda lectura: cede la desconfianza. Tercera lectura. Quinta lectura. Ya est, purgada la pena del INDIVIDUO, la comunidad funciona. Un texto, pasado bajo el rodillo, tirado, abucheado, negado, DESAPARECIDO, vuelve a nacer. Y con una forma que muchas veces apenas difiere de la inicial. As pues, con una variante gramatical ms o menos, este texto llega a ser COMN. Atraves el tnel. Sale. Emprende el vuelo. Me aburro aqu, dice un escritor. Ya no se le vuelve a ver. Pero sale avergonzado. Su impaciencia si bien se prevea, lo retrata de nuevo a nuestros ojos. Nos percatamos despus, a la lectura de sus escritos, que, efectivamente, no ha hecho ms que trasladarse sano y salvo de lo antiguo a lo nuevo. Los textos procedentes del comit Estudiantes-Escritores son casi

siempre textos de un rigor ejemplar. S. No conservan ninguna huella de la inmensa dificultad de su alumbramiento. Esta dificultad se sufre como la seduccin esencial de la empresa de la elaboracin colectiva. La define al nivel ms profundo. Es la resultante de la resistencia de cada uno al funcionamiento del conjunto. De la subjetividad de cada uno frente a la objetividad del conjunto. Tiene la edad del mundo. La dificultad de cada uno para SOBREVIVIR es de la misma ndole que esta dificultad general. Pero aqu, la dificultad de cada uno se comparte. Llega a ser la dificultad de cada uno para compartir su supervivencia. El comit es INVISIBLE. As se va construyendo. La galera navega desde hace cuatro meses. Nosotros estamos en la sala de mquinas. Todos los sabotajes (nocturnos) se intentaron. De nada sirvieron. Lo nico que nos une es el rechazo. Descarriados de la sociedad de clase, pero vivos, desl [parte 3] iz deslizarse Marguerite Duras 20 de mayo de 1968: texto poltico sobre la 20 de mayodel de 1968: formacin Comit texto poltico sobre la de Accin Estudiantesformacin del Comit de Escritores Accin EstudiantesEscritores La va de la alegre desesperacin. La va de la

Entrevista dealegre Claire desesperacin. Devarrieux a Marguerite Duras Entrevista de Claire Devarrieux a Marguerite Duras. inclasificables pero incomprensibles, decimos que no. Llevamos el no hasta rechazar integrarnos en las formaciones polticas que reivindican rechazar lo que rechazamos. Decimos que no al rechazo programado de las instituciones de oposicin. Nos negamos a que nuestro rechazo, atado, empaquetado, lleve una marca. Y que se agote su manantial y que su curso se vuelva atrs. En el comit Estudiantes-Escritores no hay ni un militante poltico de organizacin o de partido. Ninguno lo habra resistido. Si se hace la solicitud y regularmente se hace, de expresar una vez, las ideas de cada uno, esta solicitud es siempre rechazada por la mayora. Sigue el alivio de haber escapado a un peligro. Decimos que rechazamos la divisin terica, el veneno de la idea clara. No llegamos a decir lo que nos pareca ser la verdad: lo que compartimos no es nuestro bagaje de ideas sino ms bien la desconfianza que en ellas tenemos. Nuestro rechazo incluye tambin el de la divisin del rechazo por idiosincrasias. A partir del primer da se instaur la reserva no slo respecto a las ideas sino tambin a la vida privada, a la referencia a la individualidad. Y esto se hizo de modo natural. Slo el insulto reivindica la informacin, el atributo privado. T qu tienes. T qu eres. Slo el insulto, para daar ms, recorre el valor retrgrado del saber sobre las personas. En general, todos los miembros del comit tienen el instinto recobrado de permanecer silenciosos sobre sus razones de estar aqu mejor que en otro sitio. Por otra parte, slo una lenta exposicin psicoanaltica podra seguramente dilucidar, y muy poco, los entresijos y sus repercusiones. El denominador comn seguira siendo, como en todos los Comits de Accin, sea de modo consciente o no, el rechazo salvaje. Todos, en un esfuerzo constante, preservan la OPACIDAD COMN

FUNDAMENTAL, en la que est sumido el Comit. Muchas veces no se hace nada. Se dice: Que conste que no se hace nada. Costumbre. El problema no estriba ah. desl [parte 3] iz deslizarse Marguerite Duras 20 de mayo de 1968: texto poltico sobre la 20 de mayodel de 1968: formacin Comit texto poltico sobre la de Accin Estudiantesformacin del Comit de Escritores Accin EstudiantesEscritores La va de la alegre desesperacin. La va de la Entrevista dealegre Claire desesperacin. Devarrieux a Marguerite Duras Entrevista de Claire Devarrieux a Marguerite Duras. Es en estos tiempos muertos cuando el comit existe del modo ms

incontestable. Por qu hacer algo forzosamente? Cuando su secreto corre el riesgo de aflorar a la superficie de su vida, es cuando se puede hablar de existir. Estamos cada da en la paradoja personal de volver hacia este ensamblaje infernal DE OTRAS MIL OPCIONES, como hacia aquellas que habramos elegido. Este ensamblaje ejerce sobre cada uno de nosotros una REPULSIN ATRACTIVA. Constantemente estamos dudando entre el impulso de rechazarlo y el de volver a l. Se propone y se rechaza otra vez. Su forma est en curso. De qu se trata? De una cosa totalmente distinta quiz? Quiz. Somos la anticlula. Alrededor de nosotros, solo nuestros semejantes, los otros Comits de Accin. Nada de rdenes. Nada de modelos de militantes. O se dice que no o se traga veneno. Se opera. Se une. Aqu, nada de discurso magistral, nada de lnea. Aqu no clasificamos a nadie, al principio. Aqu reina el desorden. A falta de referencias adecuadas, procedamos por analoga: el Comit tiene la inconsistencia del sueo. Al igual que l, es cotidiano. Se puede solar con un amor sin objeto. El lazo que nos une al azar. La ausencia aparente de cualquier afinidad entre sus miembros le hace ya parecerse para quine venga de fuera- a una sociedad, pero a una sociedad de una clase muy particular, CMICA: DE LOCOS. Estn locos se oye a menudo en boca de nuestros observadores. No contestamos. Sois de un irrealismo poltico que se pasa de la raya. Es la costumbre. La irrealidad sigue siendo un crimen. Habra que esperar cien aos. Nos hemos resistido a los ltimas barricadas, a las elecciones, al verano, a la dispersin de los estudiantes, a su retorno, al cierre de las facultades, a su reapertura, a las discrepancias violentas, a los peores insultos. Nadie nos ha abandonado desde hace dos meses. Esas pruebas nos parecen suficientes. Somos eternos. Somos la prehistoria del porvenir. Somos el esfuerzo. El paso previo a partir del cual el futuro ser posible. Estamos al principio del PASO. Somos el esfuerzo para darlo. Jams hemos resistido. Los que huyeron ( en una palabra como en mil) estaban ya atrapados. Pueden decir lo contrario. Es intil. desl [parte 3] iz deslizarse

Marguerite Duras 20 de mayo de 1968: texto poltico sobre la 20 de mayodel de 1968: formacin Comit texto poltico sobre la de Accin Estudiantesformacin del Comit de Escritores Accin EstudiantesEscritores La va de la alegre desesperacin. La va de la Entrevista dealegre Claire desesperacin. Devarrieux a Marguerite Duras Entrevista de Claire Devarrieux a Marguerite Duras. Nadie est nunca satisfecho del todo acerca de cmo se desarrollan las sesiones. En general, se dice que los problemas de detalle llevan demasiado tiempo. Pero slo se precisa muy rara vez de qu naturaleza debera ser la generalidad de los problemas que habran de sustituirlos. Empieza a notarse una consecuencia notable de nuestro aguante. Cada reunin resulta ser parte previa de la que sigue. De tal manera que al recin llegado le cuesta ahora seguir lo que decimos, comprender lo que pasa en ese momento, y cul es el objeto de nuestras preocupaciones. Las sesiones, aunque espaciadas, no cien ya nuestra relacin. sta las desborda. Resultamos incompresibles a

los que nos han conocido a tiempo. Se confunden. Es una pena, perdis el tiempo. Ha llegado la hora de firmar los textos, de utilizar vuestros nombres. Hbito. El trabajo interno que se hace aqu no se cuenta en el balance. Caminamos juntos hacia una rigurosa libertad. Confesmoslo, los que huyen sin lamentos nos dejan ya sin que nosotros lo lamentemos. Este reclutamiento, a partir de la voluntad de cada uno de ser intercambiable, esta promocin de la persona, nos parece ser la nica revolucionaria. Se acompaa con la promocin de la persona separada de su personaje. Decidimos, por mayora, publicar un boletn que relejar, as lo esperamos, la experiencia. No sabemos si el comit resistir esta prueba. Nota: El texto arriba citado ha sido rechazado por el comit de Accin Estudiantes-Escritores. Se ha considerado demasiado personal, literario, mal intencionado, falso. Este rechazo fue el origen de la dislocacin del Comit de Accin Estudiantes-Escritores. Hace unos aos, LObservateur public una parte, as como fragmentos de Maurice Blanchot, y de Dionys Mascolo que tambin aparecan en el Boletn del Comit. Solo se mencionaban estas dos firmas, la ma fue omitida Tomado de Marguerite Duras. Los ojos verdes. Plaza Jans, Barcelona, 1990 desl [parte 3] iz deslizarse Marguerite Duras 20 de mayo de 1968: texto poltico sobre la 20 de mayo 1968: de formacin deldeComit texto poltico sobre la Accin

Estudiantesformacin del Comit de Escritores Accin EstudiantesEscritores La va de la alegre desesperacin. Entrevista La va de la de alegre Claire Devarrieux a desesperacin. Marguerite Duras Entrevista de Claire Devarrieux a Marguerite Duras. Cada vez que Marguerite Duras realiza una pelcula, una misma violencia enfrenta el entusiasmo de un pblico fiel y la exasperacin -no menos fiel- de sus detractores. Le Monde subray siempre la importancia de esta obra cinematogrfica, que no puede parecerse a ninguna otra, ya que no deja de avanzar, al lado del cine francs. El Camin (que ha sido elegida para representar a Francia en el Festival de Cannes) y Baxter, Vera Baxter han aparecido casi al mismo tiempo. El guin de El Camin acaba de publicarse en las Editions de Minuit, pues las pelculas de Marguerite Duras son en primer lugar textos. Marguerite Duras presta a la vida y a las personas, una atencin generosa, y tiene una filosofa propia, a la vez que habla del paso de lo escrito a la realizacin de manera que, despus de ella, no se puede mirar la televisin, ni ir al cine, ni escuchar la radio con la misma tranquilidad. En esta entrevista, no dice nada de las dificultades materiales, ni de los presupuestos ridculos. Hace casi veinte aos que escribe guiones (Hiroshima mon amour, fue en 1959), hace once aos que es cineasta. Ha dirigido once pelculas, desde La Msica a El Camin; se apuesta sobre su pasin para dejarla luchar, y hacer con poco lo que otros no han sabido inventar con millones. A propsito de esta entrevista, que hubiera podido titularse el cine y la poltica, es lo mismo, dice que hay que salir de la desesperacin triste y llegar a

la alegre desesperacin. Claire Devarrieux desl [parte 3] iz deslizarse Marguerite Duras 20 de mayo de 1968: texto poltico sobre la 20 de mayo 1968: de formacin deldeComit texto poltico sobre la Accin Estudiantesformacin del Comit de Escritores Accin EstudiantesEscritores La va de la alegre desesperacin. Entrevista La va de la de alegre Claire Devarrieux a desesperacin. Marguerite Duras Entrevista de Claire Devarrieux a Marguerite Duras. -Cmo se puede concebir que una pelcula se base nicamente en la palabra? -El Camin no se apoya nicamente en la palabra, hay alguien que lee y alguien que escucha. El camin en la carretera es una imagen, es imagen. No hubiera podido ser teatro. El Camin no se

representa, se lee y no ha sido ensayado. Si lo hubiera sido, hubiera sido otra pelcula. No s si se puede hablar de realizacin, ni siquiera de montaje en El Camin, quiz solamente de una colocacin. En la cadena de la representacin, hay un parapeto blanco: en general, un texto, se aprende, se representa y se interpreta. En este caso, se lee. Y se produce la incertidumbre en cuanto a la ecuacin Camin. No s qu sucedi, hice esto porque s, por instinto, y me doy cuenta de que la representacin ha sido eliminada. El Camin es slo la representacin de la lectura en s. Y adems est el camin, elemento uniforme, constantemente idntico a s mismo, que atraviesa la pantalla como lo hara un pentagrama musical. Digo El Camin, del mismo modo que oigo hacerse la escritura. Pues sta se oye, antes de la proyeccin en la pgina. Ya es esperada antes de la salida de la frase. Me suspendo en este espacio, es estar lo ms cerca posible del enunciado interno. En general, existe la proyeccin en la pgina y la prensin de lo escrito por un tercero. Es el espectculo. Ah esto no existe. No se desciende hacia el estallido del texto. La lectura hace ascender hacia l, hacia el lugar donde l an no ha sido dicho. En una relacin personal, en la vida, hay surgir de la palabra, y no hay nada a hacer, nunca se vuelve a producir, ni en el cine ni en el teatro. Hay una especie de paso al acto del texto que la utiliza y que la envejece. En El Camin, excepto yo que lo conoca por desl [parte 3] iz deslizarse Marguerite Duras 20 de mayo de 1968: texto poltico sobre la 20 de mayo 1968: de formacin deldeComit texto poltico sobre la Accin

Estudiantesformacin del Comit de Escritores Accin EstudiantesEscritores La va de la alegre desesperacin. Entrevista La va de la de alegre Claire Devarrieux a desesperacin. Marguerite Duras Entrevista de Claire Devarrieux a Marguerite Duras. Como si lo escrito fuera una clandestinidad Es un texto aproximativo e intercambiable en su inmensa mayora. Esto cuenta mucho. En todo momento, yo podra autorizarme a cambiarlo todo. La pelcula se hizo a la vez que se filmaba. La pelcula se escribi a medida que se desarrollaba. Es tambin esto. El Camin. La pelcula est en peligro a cada instante, el desarrollo no fue consignado por adelantado, e incluso ahora est en peligro de no existir. Incluso yo, cuando lo veo, me digo que se va a parar, est en peligro de estropearse. Nunca haba hecho una pelcula con tanta duda. En lugar de ser estril, esta duda, era una libertad ms para Grard Dpardieu y para m. No sabamos a dnde bamos, la virtualidad era completa a la partida y a la llegada en esta historia que no tiene lugar, que se detiene antes. Quizs aqu sera necesaria una pregunta sobre la detencin de la historia. - -La responsabilidad de la detencin de la historia incumbe al chfer. l la rechaza. El chfer es tambin el espectador. Por medio de l, con frecuencia, la mujer contesta al espectador. Su disparidad es el objeto de la pelcula -que la mujer conteste a los espectadores resultaba sorprendente, sobre todo, en Cannes. La cabina del camin, es la sala de cine. Estn encerrados en un mismo sitio, juntos, el espectador y la pelcula, la mujer y el chfer.

-Habra que volver a la representacin. -Quin habla en una representacin teatral y cinematogrfica? desl [parte 3] iz deslizarse Marguerite Duras 20 de mayo de 1968: texto poltico sobre la 20 de mayo 1968: de formacin deldeComit texto poltico sobre la Accin Estudiantesformacin del Comit de Escritores Accin EstudiantesEscritores La va de la alegre desesperacin. Entrevista La va de la de alegre Claire Devarrieux a desesperacin. Marguerite Duras Entrevista de Claire Devarrieux a Marguerite Duras. Nadie lo ha traducido an. La operacin del autor es completamente solitaria, intransmisible para la puesta en escena y los actores. stos abordan el texto, lo traducen. O el autor lo reconoce, o es un espanto. Esto me ha sucedido. Era preciso entonces, que yo volviera al libro para volver a encontrar el

texto. En El Camin, estos intercesores no existen. Cuando un texto se representa, es cuando se est ms lejos del autor. Incluso a m, cuando realizo uno de mis propios textos, me ha sucedido; excepto en India Song. En India Song, los actores proponan los personajes, pero no los encarnaban. El off es an lugar de lo escrito. La representacin fantstica de Delphine Seyring en India Song consiste en que nunca se nos presenta, como si se tratara de la llamada Anne-Marie Stretter, sino como su doble lejano, contestable, como despoblado, y ella nunca se tom este papel como una ausencia que representar, sino, al contrario, como si su referencia a lo escrito A.M.S. permaneciera intacto. En las dems pelculas, algunas noches de rodaje, tena la impresin de haber perdido completamente el texto. Estaba desesperada. Su virtualidad indefida quedaba destruida, haba salido de su estado de escrito, para alcanzar una especie de pronunciacin definitiva. Si soy completamente sincera, he sufrido siempre por dar este paso, de cargarme el texto, por esto he hecho El Camin. No es un problema de actores. He tenido los ms grandes, como Claudine Gabey en Vera Baxter, pero no, es como si lo escrito fuera clandestino y que, una vez la palabra se ocupa de l, dejara de serlo. -Pero entonces, El Camin? -Un actor se pone ante el texto y lo coge. Nunca est detrs. Yo, desl [parte 3] iz deslizarse Marguerite Duras 20 de mayo de 1968: texto poltico sobre la 20 de mayo 1968: de formacin deldeComit texto poltico sobre la Accin

Estudiantesformacin del Comit de Escritores Accin EstudiantesEscritores La va de la alegre desesperacin. Entrevista La va de la de alegre Claire Devarrieux a desesperacin. Marguerite Duras Entrevista de Claire Devarrieux a Marguerite Duras. En El Camin, no hay representacin de la lectura, hay una lectura, y lo que intento dar es lo que oigo cuando escribo. Es lo que siempre he llamado la voz de la lectura interior. Si las personas rechazan El Camin, es que rechazan tanto la naturaleza del texto como su lectura. Se trata, pues, de un rechazo total. El hecho de que el actor y la realizacin se ocupen del texto y de la narracin hace que ya no vaya al cine. Es difcil de decir. Hay mil aos de teatro detrs de nosotros. Milenios de poder detrs nuestro. -Es el mismo poder? -Es poder, s. No hay diferencia entre lo que se exhibe todas las noches en la televisin y las pelculas comerciales. No hay diferencia entre los hombres polticos que ocupan un cargo y los de la oposicin, y el juego impuesto a los actores. A veces, la comedia finaliza. Es muy raro. Sucedi cuando Mendes France habl el otro da. Era completamente conmovedor: alguien que no menta. Los otros son representantes, estn en representacin. Cuando un actor acta, est en representacin. Actores y hombres polticos son delegados, dejan de ser ellos mismos, venden su mercanca. Un buen actor, es el que vende mejor, es el nico portavoz de la mercanca vendida. Algunos no son titiriteros, estn, como Mendes France, en una especie de distraccin de la representacin. El cine y la poltica, son lo mismo. Todo esto supone espectculo.

El cine supone espectculo, la poltica es un espectculo, divertido o no, para muchos es una diversin. Hay el mismo hiato al principio, iba a decir la misma mentira, tanto en la representacin poltica como en la representacin cinematogrfica comercial. desl [parte 3] iz deslizarse Marguerite Duras 20 de mayo de 1968: texto poltico sobre la 20 de mayo 1968: de formacin deldeComit texto poltico sobre la Accin Estudiantesformacin del Comit de Escritores Accin EstudiantesEscritores La va de la alegre desesperacin. Entrevista La va de la de alegre Claire Devarrieux a desesperacin. Marguerite Duras Entrevista de Claire Devarrieux a Marguerite Duras. completamente desterrada. Todos ostentan la solucin ideal, son los salvadores, los detentadores perfectos de lo que yo llamo la

solucin poltica. Todos hablan partiendo de una solucin radical, partiendo del poder. Esta afirmacin, la hallo en los actores clsicos, en la declamacin teatral, en el perfecto psicologismo de los actores de cine. Son ellos los que detentan la verdad del papel, son ellos los que detentan la verdad del futuro. Y de esto, ya hay ms que suficiente. Esta especie de hbito anclado, racionalista, sobre todo, europeo, de la necesidad de una solucin poltica, quizs habra que abandonarla. Esta especie de responsabilizacin por parte del Estado, sea cual sea, con respecto al individuo, lo engaa. Y el espanto, el miedo que tiene la gente a verse abandonada a s misma, es un miedo aprendido. Est la solucin en una programacin poltica. En una solucin de partido. Prefieren cualquier programa poltico a la ausencia de programa, cualquier direccin, canallada y estafa poltica, a la ausencia de solucin. La solucin de los polticos, del gobierno o de la oposicin, es rigurosamente idntica. El cine est en todas partes, y el teatro, tanto en la oposicin como entre la mayora. Quizs es esto lo que ha terminado. La mentira poltica es evidente, en todas partes, por qu no iba a denunciarse igualmente la mentira periodstica y cinematogrfica. -La mujer de El Camin dice: Que el mundo vaya a su perdicin es la nica poltica Qu quiere decir eso? -Hay una ambigedad: Que el mundo vaya a su perdicin es la nica poltica no es una profesin de fe anarquista. Es una opcin. Una prdida de la idea poltica y de las exigencias polticas. Yo prefiero un vaco, un verdadero vaco, a esta especie desl [parte 3] iz deslizarse Marguerite Duras 20 de mayo de 1968: texto poltico sobre la 20 de mayo 1968: de formacin

deldeComit texto poltico sobre la Accin Estudiantesformacin del Comit de Escritores Accin EstudiantesEscritores La va de la alegre desesperacin. Entrevista La va de la de alegre Claire Devarrieux a desesperacin. Marguerite Duras Entrevista de Claire Devarrieux a Marguerite Duras. una falta de poder, a estas proposiciones completamente trampeadas, falsas, engaosas, de una posibilidad de Estado democrtico, de una va socialista, cuando todo desde hace cincuenta aos contradice esta posibilidad. La desesperanza poltica que es la ma, y la de todos, se convierte en un tpico del cine. Las pelculas nadan en la desesperanza poltica, desde el neorrealismo italiano hasta el necrorrealismo americano. Estamos tranquilos, todo el mundo est desesperado, y esto se convierte en un estado del hombre. Esto se convierte en un pasotismo, y muy peligroso. Hay que salir de ah, creo. Nos han enseado desde la infancia que todos nuestros esfuerzos deben tender a hallar un sentido a la existencia que llevamos y, a la que nos proponen. Hay que salir de ah y con alegra. -Cmo se puede hacer con alegra? -El eje es el miedo inculcado, de la carencia, del desorden. Hay que superarlo. Insisto: cuando alguien deja de tener este miedo, perjudica a todos los poderes. Hay una equivalencia total entre todo, el individuo no puede salir de ah, sino es por s mismo, recuperando una indiferencia fundamental respecto a lo que es propuesto, asuntos polticos, asuntos comerciales. Sera

necesario que el miedo disminuyera: cada vez que aparece, el poder coger una presa. El nexo entre miedo y poder es directo. El espectador es objeto de debate El chfer de El Camin adopta, y para siempre, una solucin propuesta por el P.C.F. Aniquila en l todo espritu de libertad. Cmo se puede llegar a esto, a esta aceptacin de que las formaciones polticas sindicales desl [parte 3] iz deslizarse Marguerite Duras 20 de mayo de 1968: texto poltico sobre la 20 de mayo 1968: de formacin deldeComit texto poltico sobre la Accin Estudiantesformacin del Comit de Escritores Accin EstudiantesEscritores La va de la alegre desesperacin. Entrevista La va de la de alegre Claire Devarrieux a desesperacin. Marguerite Duras Entrevista de Claire Devarrieux a Marguerite Duras.

se hagan cargo de uno? ste es el problema del proletariado, es esto lo que se plantea en la pelcula. El chfer se mantiene en la definicin, en la alineacin mayor. Cmo ha llegado a esto la clase obrera inscrita? Al rechazo de mayo del 68? Al rechazo fundamental de la vida, de vivir. Ser apoltico, es estar inscrito en el P.C.F. No s cul es el futuro poltico de Francia, no s cul es el futuro del cine, y me da igual. Si tuviera la menor idea acerca del futuro, todava hara acto de poder, y mi juicio sera an signo de poder. El Camin es un acto de cine. -y la mujer de El Camin? -Esta mujer, sin rostro, sin identidad, desclasada, puede ser incluso una trnsfuga de un asilo de alienados, que inventa que es madre de todos los nios judos muertos en Auschwitz, que inventa que es portuguesa, o rabe, o de Mal, que vuelve a inventar todo lo que le han enseado, esta mujer, para m, est abierta al futuro. Si est loca tanto mejor, y ojal todo el mundo estuviera loco como ella. Loco, lo empleo en el sentido en que el espectador comprender. El espectador necesita reconocer antes de juzgar. Si no reconoce a esta mujer, en este movimiento que tiene ella hacia todas las opresiones, y que yo llamo aqu el amor, no puedo hacer nada por l, para que se encuentre con ella. El espectador es objeto de debate. Como el militante. Pongo en duda su responsabilidad, al igual que pongo en duda la responsabilidad del militante. - -S, al igual que el chfer del Camin, el espectador hace de poli con esa mujer, y reclama de ella una identidad reconocible, tranquilizadora; los veo en la misma oscuridad, en la misma noche poltica, aterradora. desl [parte 3] iz deslizarse Marguerite Duras 20 de mayo de 1968: texto poltico sobre la 20 de mayo

1968: de formacin deldeComit texto poltico sobre la Accin Estudiantesformacin del Comit de Escritores Accin EstudiantesEscritores La va de la alegre desesperacin. Entrevista La va de la de alegre Claire Devarrieux a desesperacin. Marguerite Duras Entrevista de Claire Devarrieux a Marguerite Duras. Vera Baxter, esta mujer de los bosques de la Edad Media -El Camin es tanto, una manera de discutir la responsabilidad de la clase obrera como la del espectador, la de una clase de espectadores. Este mismo inmovilismo, el mismo fallo desde hace decenios. Es este espectador, el que se pondr en manos de todos los poderes, de todas las ideologas. Su dependencia, su ecuacin fantstica de sumisin al sufrimiento, es su definicin. -Quin es Vera Baxter en la pelcula? -Lo que digo y repito es que Vera Baxter es una mujer infernal, vctima de su fidelidad. Es quizs un caso desesperado. Lo que yo s, lo que sabemos todos, es que este caso existe. Es infernal debido a su vocacin unvoca de matrimonio, de fidelidad. Pero, no me equivoco, no es el deseo, el deseo de un solo ser? No es el deseo lo contrario de la dispersin del deseo? Lo que yo s de Vera Baxter es que su existencia tiene apariencias completamente tranquilizadoras, normales, que debera ser reconocida como la mujer y la madre perfectas, y

esto ms all de todas las fronteras, y que a m me da miedo. No es la mujer de El Camin lo que me da miedo, sino Vera Baxter. La mujer de El Camin no est cercada por identidad alguna. Ha roto con todas las identidades posibles, no es ms que una autostopista. Algunos disponen de una prctica terica, marxista y otra. Ella dispone de la prctica del autostop. desl [parte 3] iz deslizarse Marguerite Duras 20 de mayo de 1968: texto poltico sobre la 20 de mayo 1968: de formacin deldeComit texto poltico sobre la Accin Estudiantesformacin del Comit de Escritores Accin EstudiantesEscritores La va de la alegre desesperacin. Entrevista La va de la de alegre Claire Devarrieux a desesperacin. Marguerite Duras Entrevista de Claire Devarrieux a Marguerite Duras. Vera Baxter carece, aparentemente, de recursos antes de la

pelcula. Antes de la pelcula es una enferma, si se quiere, de amor. Con la pelcula se produce un accidente en Vera Baxter. Es el del deseo. El hecho de que Jean Baxter haya pagado a un desconocido, para que su mujer deje de serle fiel, deja an ver deseo. El adulterio pagado de Vera Baxter tena que rentabilizar el deseo de la pareja. Pero, no se produce el resultado esperado. Vera Baxter, abandonada a la prostitucin, pagada o no, nunca volver ms a Jean Baxter. Quiz morir a causa de ello. Quiero decir morir por no poder amar al mismo hombre hasta la muerte. Creo que quiere matarse, porque es posible, simplemente, no amar ya al mismo hombre durante toda la vida. Ah reside profundamente el arcasmo de Vera Baxter. Esta mujer de los bosques de la Edad Media, hay millones en el mundo, abandonadas a nuestro tiempo. Creo que si Vera Baxter encontrara a la mujer de El Camin sentira miedo, pero no la relegara a las categoras polticas o mentales a las que la relega el chfer de El Camin. Lo que ellas tienen en comn, es sin duda irremediable, es el amor. Hemos odo hablar del de Vera Baxter por sus hijos y su marido, durante mucho tiempo. Del de la mujer de El Camin, menos. Amar a un nio o amar a todos los nios, en vida o muertos, son cosas que se tocan en algn punto. Amar a un estafador, de baja estofa pero humilde, o bien a un hombre honrado, que se cree tal, son cosas que tambin se tocan desl [parte 3] iz Lzaro Saavedra La Habana, 1964. Artista plstico. Ha realizado numerosas presentaciones personales y colectivas, en las que ha conjugado su obra pictrica con performances, happenins, video-instalaciones, entre otros medios de expresin. Profesor del Instituto Superior de Arte (ISA) en La Habana, fue miembro de Pur, en la dcada del 80, del proyecto Piln (1988-89), as como de Enema, grupo conformado por estudiantes del ISA, en los aos 90. Creador de Galera I-MAIL, proyecto en curso. Manifiesto Galera I-MAIL Lzaro Saavedra

Muestra de Galera I-MEIL the muppet s how made im chi na coleccionista motn perritos deslizarse punto entrevista que levante l a mano desl [parte 3] iz Lzaro Saavedra Muestra de Galera I-MEIL the muppet show made im china coleccionista motn perritos punto entrevista que levante la ma no se oye Manifiesto Galera I-MAIL deslizarse THE MUPPET SHOW desl [parte 3]

iz Lzaro Saavedra Muestra de Galera I-MEIL the muppet show made im china coleccionista motn perritos punto entrevista que levante la ma no se oye Manifiesto Galera I-MAIL MADE IN CHINA deslizarse desl [parte 3] iz Lzaro Saavedra deslizarse Muestra de Galera I-MEIL the muppet show made im china coleccionist a motn perritos punto entrevista que levante la ma

no se oye Coleccionista Manifiesto Galera I-MAIL desl [parte 3] iz Lzaro Saavedra deslizarse Muestra de Galera I-MEIL the muppet show made im china coleccionista motn perritos punto entrevista que levante la m ano se oye Motn Manifiesto Galera I-MAIL desl [parte 3] iz Lzaro Saavedra deslizarse Muestra de Galera I-MEIL the muppet show

made im china coleccionista motn perritos punto entrevista que levante la m ano se oye Perritos Manifiesto Galera I-MAIL desl [parte 3] iz Lzaro Saavedra deslizarse Muestra de Galera I-MEIL the muppet show made im china coleccionista motn perritos punto entrevista que levante la ma no se oye Punto Manifiesto Galera I-MAIL desl [parte 3] iz Lzaro Saavedra

deslizarse Muestra de Galera I-MEIL the muppet show made im china coleccionista motn perritos punto entrevista que levante la ma no se oye Entrevista Manifiesto Galera I-MAIL desl [parte 3] iz Lzaro Saavedra deslizarse Muestra de Galera I-MEIL the muppet show made im china coleccionista motn perritos punto entrevista que levante la mano se oye

Manifiesto Galera I-MAIL Que levante la mano desl [parte 3] iz Lzaro Saavedra deslizarse Muestra de Galera I-MEIL the muppet show made im china coleccionista motn perritos punto entrevista que levante la ma no se oye Se oye Manifiesto Galera I-MAIL deslizarse Manifiesto chocho pstumo de la Galeria I-MEIL Abril del 2007 Desde la Repblica Independiente del Cerro. Lzaro Saavedra 1. Todo manifiesto tiene derecho a existir antes o despus. Si existe antes, es de vanguardia; y si existe despus, es de retaguardia. 2. Galeria I-MEIL es un arte de retaguardia.

3. El Arte no se puede llevar a las masas porque las masas no caben en las galeras. 4. El Arte no se puede llevar a las masas porque los artistas son una minora. 5. Los artistas no son El Arte. 6. Los medios de difusin masiva pueden llevar a las masas materializaciones superficiales y descontextualizadas de lo que ha quedado del Arte, pero no pueden llevar el arte a las masas, solamente una parte de ste. 7. Los museos almacenan las materializaciones superficiales y descontextualizadas de lo que ha quedado del Arte, de la misma forma que un coral es el esqueleto de un ser que tuvo vida alguna vez. 8. Galeria I-MEIL no hace artesana con coral. 9. El pblico que frecuenta las galeras no debe ser subestimado porque es parte de la masa. 10. La masa hay que dejarla que repose. Muestra de Galera I-MEIL the muppet s how made im chin a coleccionista motn perritos punto entrevista que levante l a mano se oye desl [parte 3] iz deslizarse Manifiesto chocho pstumo de la Galeria IMEIL 11. El pblico que tiene correo no debe ser subestimado porque es parte de la masa.

12. El pblico que tiene correo es una minora e histricamente se ha demostrado que la mayora no siempre tiene la razn. 13. Tener o no la razn, no es importante, porque hay cosas muy razonables que no se pueden decir. 14. Todo el que tiene correo posee una galera virtual y privada en su casa, dicha galera est bajo control de un especialista, el del servidor. 15. La comunidad es una minora. 16. La comunidad no es un concepto fsico. 17. Galeria I-MEIL hace ARTE COMUNITARIO porque va dirigido a una comunidad virtual. 18. Hacer arte para una minora tiene tanto valor como hacerlo para una mayora. 19. Mayora y minora no son conceptos de valor artstico. 20. Aunque a muchos les pese, el tipo de pblico al que va dirigida la obra no determina el valor artstico de la misma. 21. No todo el mundo tiene correo, ni computadora, de la misma forma que no todo el mundo frecuenta las galeras. 22. Las galeras son como las iglesias catlicas: estn llenas de imgenes. Lzaro Saavedra Muestra de Galera I-MEIL the muppet s how made im chin a coleccionista motn perritos punto entrevista que levante l a mano se oye desl [parte 3] iz deslizarse

Manifiesto chocho pstumo de la Galeria I-MEIL 23. Frecuentar una galera es una opcin, tener computadora y correo es un privilegio. 24. Los pobres no pueden comprar computadoras. 25. No todo el que tiene computadora tiene dinero. Lzaro Saavedra 26. Mi obra es para la lite que posee computadoras y correo, de la misma forma que el arte que se exhibe en las galeras es para la lite que frecuenta las galeras. Muestra de Galera I-MEIL 27. El artista que haga arte para los pobres se muere de hambre. 28. Si usted quiere saber el gusto de los ricos observe la obra que hacen los artistas que venden mucho. the muppet s how made im chin a coleccionista 29. Los que tienen dinero son una minora. motn 30. Ser pobre no es una opcin. perritos 31. Todos los pobres quieren tener dinero. Los que tienen dinero no quieren ser pobres. punto 32. No todos los ricos son tan malos ni todos los pobres son tan buenos.

33. Los pobres no pueden comprar arte. El arte lo compran los que tienen dinero y los poderosos. 34. Los artistas venden mucho, ganan su dinero de forma honesta, y son una fuerza productiva. Las jvenes generaciones quieren estudiar arte para tener dinero. 35. La gran mayora de los que roban ya no lo hace para sobrevivir, sino para mantener o incrementar el nivel de entrevista que levante l a mano se oye desl [parte 3] iz deslizarse Manifiesto chocho pstumo de la Galeria I-MEIL 36. Para vender mucho no se puede hacer un arte problemtico, ni feo. El arte debe ser bonito, agradable y decorativo. El arte no es para crear problemas, es para el goce esttico. 37. A la galera I-MEIL le gusta gozar estticamente. 38. No todos los que tienen dinero les interesa comprar arte. 39. Los artistas generalmente regalan alguna obra a los poderosos, nunca a los pobres. 40. La obra de Galeria I-MEIL no es rentable. 41. La obra de Galeria I-MEIL es como Dios, est en diferentes lugares y no est en ninguna parte al mismo tiempo. 42. La obra de Galeria I-MEIL es creada digitalmente. 43. La obra de Galeria I-MEIL puede circular de mano en mano si se imprime, pero ya no es la obra de Galeria I-MEIL, es la obra de Galeria I-MEIL. 44. La obra de Galeria I-MEIL se puede reproducir al infinito sin violar ningn derecho o propiedad intelectual. Esa obra que est en tus manos es propiedad social, cudala para los que vengan detrs de ti. 45. La obra de Galeria I-MEIL puede ser intervenida por otras personas, sean artistas o no. Es propiedad social. 46. La obra de Galeria I-MEIL ha sido intervenida por otras personas, ya sean artistas o no.

47. La obra de Galeria I-MEIL es propiedad social, porque hay muchos implicados. Lzaro Saavedra Muestra de Galera I-MEIL the muppet s how made im chin a coleccionista motn perritos punto entrevista que levante l a mano se oye desl [parte 3] iz deslizarse Manifiesto chocho pstumo de la Galeria I-MEIL 48. La obra de Galeria I-MEIL es propiedad social, porque todos pueden adquirirla gratis. 49. La obra de Galeria I-MEIL llega a la casa de todos, los que tengan computadora con correo. 50. La obra de Galeria I-MEIL puede ser una creacin colectiva. Lzaro Saavedra Muestra de Galera I-MEIL 51. La obra de Galeria I-MEIL es para provocar la actividad mental. the muppet s how 52. La obra de Galeria I-MEIL es para masajear el cerebro y no

los ojos. made im chin a 53. La obra de Galeria I-MEIL es para exhibir en las paredes de la mente. coleccionista 54. La obra de Galeria I-MEIL se termina de construir virtualmente en tu mente, nace digitalmente en una computadora y termina de manipularse digitalmente en la computadora de la mente humana. Si eso es malo, eso le pasa a otros; si eso es bueno, yo soy el nico al que le sucede. motn 55. No importa si la obra de Galeria I-MEIL es verdad o mentira, lo verdadero es el estmulo mental. entrevista 56. Mi obra es consecuente e inconsecuente, como la de todos. 57. Galeria I-MEIL es mi obra y no es mi obra. 58. La sociologa declara que un divorcio es un problema personal, pero si existen muchos divorcios entonces estamos ante un problema social. Una persona robando es un problema personal, muchas personas robando son un problema social. Lo anterior no tiene nada que ver con La obra de Galeria I-MEIL. perritos punto que levante l a mano se oye desl [parte 3] iz deslizarse

Manifiesto chocho pstumo de la Galeria I-MEIL 59. Galeria I-MEIL se suma a la idea de que es imposible ensear arte y que las escuelas de arte deben desaparecer. Poco a poco se est logrando. Hace tiempo despareci el nivel elemental de artes plsticas y muy recientemente el cuarto ao de San Alejandro. Se est haciendo todo lo posible para estimular el arte mercantil y desaparecer todo arte experimental y que cree problemas. Con respecto a la facultad de plstica del ISA esperamos una arquitectura bella, restaurada, pero que no funcione. Que exista, pero que al mismo tiempo no exista. 60. Galeria I-MEIL se suma al criterio de que el arte contemporneo es una mierda y no lo entiende nadie, por eso Galeria I-MEIL hace arte convencional. 61. Este manifiesto, como todo manifiesto, es digno portador de posiciones extremas y disparates. 62. No importa si Galeria I-MEIL continuar o no, lo importante es que ya existi. 63. Muy pronto galera I-MEIL ser vendida a una modesta compaa y podr ser vista en el sitio www.galeriai-meil.com. Para visitar Galera I-MEIL ser necesario abonar una modesta suma mensual o anual. Las ganancias de Galeria I-MEIL, sumada a la ayuda de una ONG amiga, sern destinadas a pagar cuentas legales de servicio de internet (30 horas al mes) a los intelectuales y artistas que no disponen de ese servicio. Lzaro Saavedra Muestra de Galera I-MEIL the muppet s how made im chin a coleccionista motn perritos punto entrevista que levante la mano se oye

64. Une los puntos y vers desl [parte 3] iz desl [parte 3] iz Convocatorias desliz Convocatoria Mail Art desliz Convocatoria textodesliz Concurso artstico-literariodesliz proyecto desliz deslizarse l [parte Ides Concurso artstico-literario desliz 3] iz convocatorias -Se concursar con un sola obra, da igual si indita o deslizarse no, artstica y/o literaria de cualquier gnero o desgenerada que cumpla las siguientes bases: 3. Su autor debe concursar ofreciendo un libro al concurso, de edicin cuidada y de tema artstico y/o literario (dicha donacin, como se ver ms adelante, se halla estrechamente vinculada con el premio ver base 1-). Se presentar junto a la obra no solicitamos copias- la direccin

email y postal del autor y el libro antes mencionado. 1.Se otorgar un solo premio que constar de un paquete con todos los libros entregados por los concursantes. 4. Se concursar enviando la obra por correo electrnico o postal (en dependencia del formato y a eleccin), a la direccin postal [Enna 402 esquina Fbrica. Luyan. Municipio 10 de Octubre. Ciudad de la Habana. Cuba. C.P. 10700 ] o electrnica de desliz [[email protected]]. 7. El autor concursante debe comprometerse a elegir entre los jurados disponibles que enviaremos en una lista va email, y que sern seleccionados (cinco) por mayora de votaciones entre los participantes. 9. Todas las obras sern fotografiadas y expuestas en la pgina de desliz., donde tambin se publicar una relacin de los concursantes, as como de los libros entregados por los mismos al concurso. En Cuba se realizar una exposicin con todas las obras, especificando la ganadora. El catlogo de dicha exposicin ser enviado a todos los autores. desl [parte 3] iz convocatorias Convocatoria Mail Art desliz deslizarse Enviar en una hoja previamente estrujada, una muestra artstica y/o literaria acopaada por la direccin electrnica del autor (la hoja ha de estar firmada). Todas las obras enviadas se encuadernarn en un solo libro cuya curadura estar a cargo del equipo desliz. La edicin colectiva ser expuesta de forma permanente en un espacio cultural cubano. Se enviar a los autores una muesta digital del libro. Esta convocatoria vence dentro de seis meses. convocatorias teclea tu texto: teclea tu texto acerca de cmo y cundo

ocurre un desliz; no ms de 295 caracteres (contando espacios. seis de los textos recibidos sern publicados en el prximo nmero desliz) y envalo a desliz desl [parte 3] iz deslizarse En su primer nmero la revista desliz est conformada por tres partes y un suelto. Usted ha llegado al final de la parte tercera. Para continuar deslizndose contine con el suelto Cuarto de mquinas . ARCHIVO DIGITAL ARTSTIC OLITERARI O1 desli z Un suelto desl [un suelto] iz Tres textos de CUARTO DE MQUINAS recuerda que son tres textos, el primero dividido en 10 partes o

cagaitas de sinsonte el segundo texto marcado con un (2) es un bloque en parrafitos de anmico (dividido I ) texto (texto II ) ( I II ) Alberto Aguiar Daz Jorge fotos: Orlando Luis Pardo Lazo Cuarto de mquinas textos de Jorge Alberto Aguiar Daz fotos: Orlando Luis Pardo Lazo Jorge Alberto Aguiar Daz La Habana, 1966. Ha publicado el libro Adis a las almas (relatos; Letras Cubanas, 2002. Fue coordinador de la revista Cacharro(s) [La Habana, 2003-05]. Es hoy coordinador del archivo-revista de literatura y pensamiento"Fogonero Emergente", as como del espacio RRizoma(s) desde Espaa, este ltimo con jvenes creadores de La Habana. En 1999 cre el proyecto "Laboratorios de escritura creativa", y desde entonces ha impartido decenas de talleres de narrativa (ficcin) y cursos de escritura creativa en tres niveles: taller, laboratorio, y klnica; ste ltimo como un curso s obre literatura menor e ideas bsicas acerca de la nomadologa de Deleuze y Guattari. Tres textos de CUARTO DE MQUINAS Orlando Luis Pardo Lazo. La Habana 1971. Flagtgrafo y Escritor. Forma parte del staff de la publicacin The Revolution Evening Post.

recuerda que son tres textos, el primero dividido en 10 partes o cagaitas de sinsonte el segundo texto marcado con un (2) es un bloque ( I )en parrafitos de anmico dividido texto (texto II ) ( I II ) 1 Jorge Alberto Aguiar Daz Diario de fogonero (Blog personal) http://jorgealbertoaguiardiaz.bl fotos: Orlando ogspot.com/ Luis Pardo Lazo Laboratorios de escritura creativa http://talleresdeescritura.blogsp ot.com/ desl [un texto ( I ) Fogonero Emergente. Archivo de literatura y Caa la noche y parecamos (fuimos) manada de animales enloquecidos buscando huecos donde echarnos.

2 Alguien dijo, "nuestra locura no es personal", y pas por farragoso. Despus habl de la telaraa del estado. 3 Se dio candela. Dej un nio de cinco y una anciana de 90. Muchos aos despus los vecinos de la cuartera aun recuerdan el suceso. 4 Vayas donde vayas te entran a palos, machacan tus huesos y tu orgullo. Demasiado dinero corre por las cloacas. Demasiada ideologa. 5 Hace veinte aos (o diez) pensaba en matarse. Ahora piensa en morir. Grava el cuerpo un tajazo de vida. Grava vida. 6 Noches podridas. Baretos a bolina donde jugamos la tragedia de la patria en forma de comedia. Patria a bolina, baretos en la noche, juego podrido. Patria-bareto. 7 An confas en lo que llaman tercamente los hechos? Bordes fluctuantes. Mrgenes lquidos. Duracin del instante en que somos nadie. Tres textos de CUARTO DE MQUINAS recuerda que son tres textos, el primero dividido en 10 partes o cagaitas de sinsonte el segundo texto marcado con un (2) es un bloque ( I )en parrafitos de anmico dividido

texto (texto II ) ( I II ) Jorge Alberto Aguiar Daz fotos: Orlando Luis Pardo Lazo 8 Se lanz al mar con su mujer e hija. Sobrevivi. Seis meses despus muri de sobredosis. 9 Pero aun nos inventbamos nuestras mscaras de respiracin artificial. Animalitos domesticados o insumisos cavando para huir. Tneles, huecos, grietas. Atrapados en la madriguera. 10 desl [un suelto] iz desl [un Cuarto de mquinas textos de Jorge Alberto Aguiar Daz desl [un suelto] iz

texto ( II ) Tres textos de CUARTO DE MQUINAS recuerda que son tres textos, el primero dividido en 10 partes o cagaitas de sinsonte el segundo texto marcado con un (2) es un bloque ( I texto ) en( parrafitos dividido de anmico II ) ( I texto II ) Jorge Alberto Aguiar Daz fotos: Orlando Luis Pardo Lazo Dame sangre, dijo H. Le dimos sangre. Le di cabeza reventada y mondongos como carne de primera. Se inyect petrleo como el to en la crcel para tener "mejores condiciones de vida". As tambin el sobrino, aos despus, para que le dieran la baja del Servicio Militar, pinch sus venas. Dame sangre, dijo. Le dimos sangre. Una tarde entr al bao. Vi a Noda desnudo, sin uniforme verdeolivo, sin grados de capitn, sin las charreteras de la vanidad y el desprecio. Me di cuenta de que era un hombre como yo. Bastaba con ir al cuartel, buscar un fusil, y vaciarle el cargador en su panza de oficial de escuelita. All estaba, el gran jefe en pelotas, tiritando por el agua fria, hasta con la carne de gallina.

Nos deca gallinas si reclambamos nuestro derecho al pase de doce horas a la semana. Nos deca seoritas si nos lamentbamos de algo. Nos deca maricones porque le gustaba decirnos maricones. Capitn Noda, por qu no te abr como sardina rusa? Cuando lleg la noticia desde el Batalln Mdico de que H. se haba inyectado petrleo y estaba grave, Noda dijo que los mdicos eran unos flojitos y ahora iban a consolarlo y creerle que estaba loco. So que H vena y me gritaba dame sangre. Y la sangre era el combustible que haca rodar tanques y camiones que tiraban de obuses como brujas tiran de escobas en cuyas cerdas han quedado restos de ese mondongo humano que no sirve ya ni para dar de comer a los puercos. Algunas tardes iba al parqueo, me meta en la cama de un camin, me tiraba ah entre lonas, calor y oscuridad como si estuviese bajo tierra. Casi siempre lloraba. Y me senta indigno. No tena fuerzas suficientes para vivir all, darle cara a la vida militar? No, me dijo nuestro capitn una vez. Te faltan cojones, dijo, esto es para hombres de verdad, a qu seguro te metes por ah a llorar? Encontr a H en un camin. Sali de entre las lonas como el cadver que sera una semana despus. No me digas que vienes aqu a llorar? le dije. Hay que ser fuertes, le dije, tener cojones y aguantar, entiendes? le dije. Me cont entonces lo del to, el petrleo, las venas, mejorar la vida, escapar de all. No tuvo pena de llorar delante de m. Quise darle un abrazo pero me contuve. No poda, no deba. Cuando lleg la noticia de que H haba fallecido, el capitn se estaba desnudando para irse a las duchas. Lo saba, me dijo, ese mariconcito no iba a aguantar. Tres textos de CUARTO DE MQUINAS recuerda que son tres textos, el primero dividido en 10 partes o cagaitas de sinsonte el segundo

texto marcado con un (2) es un bloque ( I ) en parrafitos de anmico dividido texto ( II texto ) ( I II ) Jorge Alberto Aguiar Daz fotos: Orlando Luis Pardo Lazo desl [un suelto] iz desl [un Cuarto de mquinas textos de Jorge Alberto Aguiar Daz texto ( III ) Tres textos de CUARTO DE MQUINAS recuerda que son tres textos, el primero dividido en 10 partes o cagaitas de sinsonte el segundo texto marcado con un (2) es un bloque (texto I ) en parrafitos de anmico dividido

La cabeza. Siempre la cabeza. La cabeza contra el muro (paredn con vidrios detrs de las duchas) por una broma. Ese tipo de bromas que en el Ejrcito cuestan caro: t eres de los mariconcitos del parque de la fraternidad, yo te he visto. La cabeza bajo la bota rusa. Y la cabeza otra vez cuando te empujaron de la litera. El Coba lleg, saco de carne musculosa, torpe aunque silencioso, y la cabeza contra el hierro crudo de la cama personal. A los cinco aos la cabeza rebotando en una cada (prdida del conocimiento durante la digestin, dijeron los mdicos); y a los siete, la cabeza contra un poste de electricidad, huyendo de tres nios que te buscaban para una paliza a las doce del da. La cabeza. Golpes como piojos. Ranuras, canaletas, surcos, estras de sangre y dolor. En un albergue para inmigrantes y vagabundos, la cabeza abierta. Entra el africano y con un tubo, un golpe (que suena seco bajo el chorro de agua fra en una maana a ocho grados), y la cabeza contra la pared. Cabeza que chirra, cabeza con goznes, cabeza chatarra. Nunca preguntes por el precio de tu cabeza. La locura es vieja usurera ( IItexto ) texto ( III ) Alberto Aguiar Daz Jorge desl [un suelto] iz desl [un

Cuarto de mquinas textos de Jorge Alberto Aguiar Daz En la composicin de contraportada hemos utilizado el cuadro de Juan Mir El nacimiento de un mundo Archiv o Digital Artstic oLiterari oI equipo de realizacin: desliz liz abel mnica desli PORTADA

Recently Viewed Presentations

  • Notarzt-Refresher C 16

    Notarzt-Refresher C 16

    Herzlich willkommen zur Fortbildung in Oberwart ! Herzlich willkommen zum NA-Refresher in Oberwart ! Einführung Danke fürs Kommen ! Unterstützung durch die Firmen Böhringer-Ingelheim und Torrex Fresenius sowie Chemomedica Bristol-Myers Squibb Programm 1 Reanimation 2005 (OA.Dr. Racz) Verbrennung b.Kindern (Prof.Dr....
  • Zephyr Measure Life . . . Anywhere WPI

    Zephyr Measure Life . . . Anywhere WPI

    Squad commander sees the injury on his device and changes tactics assuming no over site from fire control. Medic uses his PSM display determines Sniper is dealing with bleeding and is not in shock so stays with attack team.
  • United Way of Greater Plymouth County Moving Give Away

    United Way of Greater Plymouth County Moving Give Away

    Office Supplies: Pick Up ASAP(first come, first served) Contact Kim. 508-583-6306 ext. 106. United Way of Greater Plymouth County Moving Give Away. 2 Tables. Office Supplies. United Way of Greater Plymouth County Envelopes. 1 box of plain, ~ 5 boxes...
  • Mobile Software Development for Android - I397

    Mobile Software Development for Android - I397

    The Vigenere Cipher selects one of twenty-six different Caesar Ciphers, depending upon the corresponding letter in the key. Running key ciphers are susceptible to statistical analysis. Both key and plaintext are English language strings and so have the entropy characteristics...
  • The CICE Consortium: A New Collaborative Paradigm for Sea-Ice ...

    The CICE Consortium: A New Collaborative Paradigm for Sea-Ice ...

    Department of Energy • Office of Science • Biological and Environmental Research. ESM. The CICE Consortium: A New Collaborative Paradigm for Sea-Ice Model Development . Sea-Ice Model Science. CICE—a preeminent model simulating the growth, melting, and movement of sea ice—is...
  • DASAR-DASAR FISIKA BUNYI - WordPress.com

    DASAR-DASAR FISIKA BUNYI - WordPress.com

    2. B. Skanning: - informasi struktur tubuh manusia, mis: hati,lambung, jantung janin dll. - Utk mendeteksi kehamilan sekitar 6 mgg, kel.uterus & kasus2 perdrhan - >> memberikan informasi dr pd X-ray dan sdkt resiko yg terjadi 3. M. Skanning -...
  • Flagstaff Fire Department

    Flagstaff Fire Department

    Invitation We Can Help Fuel Management Program 211 W. Aspen Flagstaff AZ 86001 (928) 779-7688 * * Introduce myself - NAU, 24 years wildland, City FMO Result = dense, overcrowded stands susceptible to destruction.
  • Induction and Inductance

    Induction and Inductance

    An inductor is a device that can be used to produce a known magnetic field in a specified region. If a current . i. is established through each of the . N . windings of an inductor, a magnetic flux...